In­ves­ti­gan en San­tia­go un claus­tro gó­ti­co ocul­to en una igle­sia, un bar y dos tien­das

La Voz de Galicia (Lugo) - - Cultura -

bi­li­ta­ción de una vi­vien­da ubi­ca­da sobre el an­ti­guo bar Los Por­ches, ya ce­rra­do al pú­bli­co en la par­te pos­te­rior del con­jun­to, cuan­do em­pie­zan a des­cu­brir­se, el pa­sa­do mes de mar­zo, nue­vos ele­men­tos que sus­ten­tan la te­sis de que el edi­fi­cio per­di­do era un claus­tro gó­ti­co de fi­na­les del si­glo XIV y prin­ci­pios del XV.

La in­ves­ti­ga­ción di­ri­gi­da por el ar­queó­lo­go Jo­sé Suá­rez Otero ha atraí­do ya la aten­ción de es­pe­cia­lis­tas españoles y ex­tran­je­ros, y el in­te­rés de las ad­mi­nis­tra­cio­nes que ha­brán de de­ci­dir con el Ar­zo­bis­pa­do de San­tia­go, pro­pie­ta­rio del con­jun­to, el fu­tu­ro de la in­ter­ven­ción. Suá­rez Otero, pro­fun­do co­no­ce­dor de la Com­pos­te­la me­die­val y de la Ca­te­dral, don­de de­sa­rro­lló gran par­te de su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal, pre­sen­tó ayer la in­ves­ti­ga­ción de San­ta Ma­ría Salomé me­dian­te una con­fe­ren­cia en la Real Academia de Be­llas Ar­tes de San Fer­nan­do, en Madrid.

«To­do el mun­do ha­bla­ba de los ar­cos, pe­ro na­die del claus­tro», ex­pli­ca el ar­qui­tec­to Ricardo Sáez, en­car­ga­do de la obra de reha­bi­li­ta­ción ori­gen de los nue­vos ha­llaz­gos. Sáez na­rra con en­tu­sias­mo có­mo al em­pe­zar abrir mu­ros rui­no­sos aflo­ra­ron res­tos que, ana­li­za­dos por el ar­queó­lo­go, hil­va­nan un re­la­to cohe­ren­te pro­duc­to de una uni­dad de di­se­ño y de cons­truc­ción. Pri­me­ro un mu­ro de en­tra­ma­do con la­dri­llos del si­glo XVIII, si­lla­res gó­ti­cos con res­tos de po­li­cro­mía, un din­tel gó­ti­co, una do­ve­la, una pie­dra con ins­crip­ción, in­clu­so un din­tel con dos leo­nes ram­pan­tes y una cruz pa­ta­da, par­te de un tím­pano gó­ti­co que se en­con­tra­ba en la fa­cha­da del edi­fi­cio, ador­nan­do el por­tal jun­to al bar. Ha­bía mu­chas evi­den­cias, pe­ro has­ta aho­ra no se ha­bían in­ves­ti­ga­do en pro­fun­di­dad y con una vi­sión de con­jun­to. Uno de los ar­cos de la tien­da de bi­su­te­ría ado­sa­da a la igle­sia de Salomé tie­ne una flor de lis, y den­tro del tem­plo tam­bién hay res­tos muy vi­si­bles, co­mo el sal­mer de otro ar­co de­co­ra­do en la ca­pi­lla de San An­drés e in­di­cios de lo que fue el sue­lo del pro­pio claus­tro.

Es­te re­cin­to gó­ti­co ten­dría una ex­ten­sión apro­xi­ma­da de 400 me­tros cua­dra­dos, de­li­mi­ta­do en ca­da uno de sus la­dos por lo que hoy son la igle­sia, las casas pa­rro­quia­les, la sa­cris­tía y las dos tien­das de la rúa No­va. Al pa­tio se ac­ce­de des­de la igle­sia. Ac­tual­men­te es una huer­ta en cu­yos la­te­ra­les se apre­cian ar­cos, sus ba­ses, cor­ni­sas y do­ve­las. Una de las par­tes más lla­ma­ti­vas por su be­lle­za es el con­jun­to de ca­ne­ci­llos que de­bie­ron es­tar en el trán­si­to de la igle­sia al claus­tro y que más tar­de, en la trans­for­ma­ción del ro­má­ni­co al ba­rro­co, fue­ron re­co­lo­ca­dos ba­jo la cu­bier­ta del tem­plo, en el la­do que da al pa­tio. Son her­mo­sas es­cul­tu­ras en pie­dra, prin­ci­pal­men­te re­pre­sen­ta­cio­nes de ani­ma­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.