«Ber­to­luc­ci es un enamo­ra­do de los pi­mien­tos de Pa­drón»

La re­la­ción con las pe­lí­cu­las de es­te lu­cen­se em­pe­zó en las sa­las y se con­so­li­dó en la crí­ti­ca en re­vis­tas

La Voz de Galicia (Lugo) - - Cultura - JO­SÉ MA­RÍA, «CHEMA», PRA­DO MI­GUEL AN­XO FER­NÁN­DEZ

An­ti­ci­pa­da su ju­bi­la­ción co­mo director de la Fil­mo­te­ca Es­pa­ño­la, Jo­sé Ma­ría Pra­do (1952) lu­ce co­mo su más re­cien­te lo­gro —en su am­plia la­bor de ges­tión— la aper­tu­ra del mo­derno CCR (Cen­tro de Con­ser­va­ción y Res­tau­ra­ción), de­di­ca­do a pre­ser­var el pa­tri­mo­nio fíl­mi­co del país. Chema, pa­ra los ami­gos, de­jó la Fil­mo­te­ca des­pués de cua­tro dé­ca­das, des­de 1988, en su di­rec­ción. De es­te

ilus­tre ga­lle­go de Rábade, el Di­cio­na­rio do Ci­ne en Ga­li­cia 18962008 re­co­ge, en­tre otros as­pec­tos, que es «pe­za cla­ve nas re­la­cións in­ter­na­cio­nais do ci­ne es­pa­ñol». Cos­mo­po­li­ta, via­je­ro in­fa­ti­ga­ble, tes­ti­go pri­vi­le­gia­do de los ava­ta­res del ci­ne de la de­mo­cra­cia, vin­cu­la­do a la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Ar­chi­vos Fíl­mi­cos (FIAF) y a nu­me­ro­sos fes­ti­va­les de ci­ne (San Se­bas­tián, Ró­ter­dam, Pé­sa­ro…), en 1995 Fran­cia lo re­co­no­ció con la pres­ti­gio­sa distinción de ca­ba­lle­ro de la Or­dre des Arts et des Let­tres y tam­bién le fue otor­ga­da la Me­da­lla de Oro de la Academia Ga­le­ga do Au­dio­vi­sual en el 2005, apar­te de otros galardones y ho­me­na­jes (el más re­cien­te, el del co­lec­ti­vo Es­pag­no­las en Pa­ris, el pa­sa­do miér­co­les). —Cuan­do mi­ro atrás... Nun­ca me lo ha­bría ima­gi­na­do en aquel ni­ño que des­cu­brió sus pri­me­ras pe­lí­cu­las en el en­tra­ña­ble ci­ne Man de Rábade… Re­cuer­do Yu­ma, de Fu­ller, el día an­tes de mi pri­me­ra co­mu­nión. Con mi ma­dre, pa­sá­ba­mos los ve­ra­nos en A Co­ru­ña, tam­bién con mu­cho ci­ne, en los an­ti­guos Pa­rís, Equi­ta­ti­va, Go­ya, Co­lón. Des­pués, ya

in­terno en los je­sui­tas de Vigo, nos co­mi­mos Mo­lo­kai, Mar­ce­lino, pan y vino, Fray Es­co­ba, en el Fra­ga, el Tam­ber­lick... —A edad muy tem­pra­na, es­tan­cia en Londres, el di­se­ño, un pro­gra­ma de mú­si­ca en RNE, y crea su pro­pia em­pre­sa. —Era un es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra (FEKS, Fá­bri­ca del Ac­tor Ex­cén­tri­co), que me per­mi­tió cier­ta hol­gu­ra económica pa­ra via­jar a fes­ti­va­les, que in­clu­so cu­brí pa­ra Fo­to­gra­mas, Cam­bio 16, Ci­nes­tu­dio y al­gu­na otra re­vis­ta. Y que qui­zá sea la ra­zón por la que Jos Oli­ver me lla­mó en 1976 pa­ra tra­ba­jar en la que era en­ton­ces Fil­mo­te­ca Na­cio­nal, y que fue mi ca­sa des­de en­ton­ces. Por aque­lla épo­ca es­ta­ba muy in­te­gra­do en el Madrid cul­tu­ral. Des­pués de FEKS, me aso­cié con el tam­bién crí­ti­co y di­se­ña­dor Jo­sé Ig­na­cio F. Bour­gón e hi­ci­mos al­gu­nos tra­ba­jos pro­mo­cio­na­les pa­ra pe­lí­cu­las es­pa­ño­las.

—De ahí su amis­tad con ce­le­bri­da­des del ci­ne. —Fue sur­gien­do de mo­do na­tu­ral, tan­to en lo pro­fe­sio­nal co­mo en lo per­so­nal. Man­ten­go una muy bue­na re­la­ción con Ber­nar­do Ber­to­luc­ci y su es­po­sa Cla­re Pe­ploe, con el pro­duc­tor Pau­lo Bran­co o con el ac­tor John Mal­ko­vich. Tam­bién con Al­mo­dó­var. Con Jim Jar­mush nues­tra amis­tad vie­ne de an­ti­guo, qui­zá por coe­tá­neos. Nos reí­mos mu­cho re­cor­dan­do nues­tra mu­tua ad­mi­ra­ción preado­les­cen­te [ri­sas] por Bri­git­te Bar­dot en Ba­bet­te se va a la gue­rra [Ch­ris­tian-Ja­que, 1959], aun­que tam­bién nos mar­có el th­ri­ller A que­ma­rro­pa [John Boor­man, 1967]. —Y a la pri­me­ra oca­sión los in­vi­ta­ba a ve­nir a Ga­li­cia. —Soy un apa­sio­na­do de mi tie­rra y pro­cu­ro con­ta­giar­lo. He­mos es­ta­do en oca­sio­nes, Ma­ri­sa [Pa­re­des] y yo con Cla­re y Ber­nar­do, por cier­to, un enamo­ra­do de los pi­mien­tos de Pa­drón. In­vi­té a Step­hen Frears, a Art­hur Penn, a Ma­noel de Oli­vei­ra, a Pau­lo… Tam­bién a Mal­ko­vich. Sue­lo lle­var­los a Ca­sa Sal­va­dor en A Bar­ca­la y O Ga­to Ne­gro en Com­pos­te­la. Al­gu­nas fotos hay por allí. Otro de mis ami­gos, Bob Ra­fel­son, se vino él mis­mo de in­cóg­ni­to e in­clu­so se acer­có a Rábade pa­ra sa­car­se va­rias fotos que des­pués me en­vió [ri­sas]. —Tam­bién los re­tra­ta. —Me apa­sio­na la fo­to­gra­fía des­de an­ti­guo, en par­ti­cu­lar el re­tra­to. Hi­ce mi pri­me­ra ex­po­si­ción en 1993 y aún el pa­sa­do mar­zo inau­gu­ré Chema Pra­do Se­ries en el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de Gua­da­la­ja­ra, en Mé­xi­co. En oc­tu­bre del 2014 me or­ga­ni­za­ron Le ci­né­ma, les amis, les vo­ya­ges en el Ins­ti­tut Lu­miè­re de Lyon. Siem­pre lle­vo con­mi­go una cá­ma­ra. E in­clu­so cuan­do vi­si­to ro­da­jes, los de Ma­ri­sa, sobre to­do, tam­bién gra­bo mu­cho. —Sé que to­da­vía al­ber­ga un sue­ño vin­cu­la­do con Ga­li­cia… —La vie­ja ca­sa fa­mi­liar en Santalla de Rioa­ve­so, en Cos­pei­to, que es­pe­ro res­tau­rar al­gún día, co­mo le pro­me­tí a mi pa­dre. Pe­dro del Llano me hi­zo el pro­yec­to. To­dos los años me voy allí, ya se sa­be, al­go emo­cio­nal, las raí­ces. —¿Y aho­ra qué to­ca? —To­már­me­lo to­do con más cal­ma, cul­ti­var a los ami­gos, or­ga­ni­zar mi co­pio­so ar­chi­vo per­so­nal, cen­trar­me en la fo­to­gra­fía crea­ti­va y man­te­ner­me vin­cu­la­do al ci­ne co­mo siem­pre. Y se­guir vien­do pe­lí­cu­las. No me abu­rri­ré, se­gu­ro.

BE­NI­TO OR­DÓ­ÑEZ

Chema Pra­do es un apa­sio­na­do del re­tra­to fo­to­grá­fi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.