«La cá­ma­ra no en­ga­ña; an­te ella nos mos­tra­mos tal co­mo so­mos»

Sub­ra­ya que «Ga­li­cia tie­ne el me­jor ma­ris­co del mun­do, que sus chefs pre­pa­ran co­mo na­die»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Alta Definición - PE­PE RO­DRÍ­GUEZ BEGOÑA ÍÑIGUEZ

El po­pu­lar co­ci­ne­ro man­che­go Pe­pe Ro­drí­guez Rey (Illes­cas, 1968), una es­tre­lla Mi­che­lín, pre­mio na­cio­nal de Gas­tro­no­mía y ju­ra­do de Mas­ter­Chef Es­pa­ña, via­jó a Lis­boa, in­vi­ta­do por la em­ba­ja­da de Es­pa­ña, pa­ra ela­bo­rar «un mano a mano» de ta­pas ibé­ri­cas con el chef por­tu­gués Hen­ri­que Sá Pes­soa y en el que no fal­tó el ex­tre­me­ño Ni­co Jiménez, el me­jor cor­ta­dor de ja­món del mun­do. Con la mis­ma na­tu­ra­li­dad y cam­pe­cha­nía que mues­tra en la tele, Ro­drí­guez se con­fie­sa «en­can­ta­do de vol­ver a Lis­boa». «Me es­toy enamo­ran­do de es­ta ciu­dad y de su luz», afir­ma. De la co­mi­da lusa se que­da «con el ba­ca­lao es­pi­ri­tual» que pre­pa­ra Sá Pes­soa. Sobre Ga­li­cia di­ce: «Tie­ne el me­jor ma­ris­co del mun­do que sus chefs pre­pa­ran co­mo na­die».

—¿Có­mo con­si­gue con­ci­liar tan­ta ac­ti­vi­dad pú­bli­ca con su la­bor de co­ci­ne­ro? —La ver­dad es que no lo sé muy bien (ri­sas). Tra­ba­jo mu­chí­si­mo, sie­te días por se­ma­na, 11 me­ses al año. Si no llega a ser por el gran apo­yo de mi mu­jer, y la pa­sión que sien­to por los fo­go­nes, se­ría im­po­si­ble con­ci­liar se­me­jan­te rit­mo. Soy co­pro­pie­ta­rio de dos res­tau­ran­tes en la pro­vin­cia de To­le­do, el Bohío y La Ca­sa de Car­men, de una em­pre­sa de ser­vi­cios gas­tro­nó­mi­cos, ju­ra­do de Mas­ter­Chef Es­pa­ña e in­vi­ta­do a actos co­mo es­te. Me­jor no pen­sar­lo mu­cho (ri­sas de nue­vo). —¿Có­mo se ha sen­ti­do en es­te «mano a mano» con Hen­ri­que Sá Pes­soa? —Es­tu­pen­da­men­te, con gran com­pe­ne­tra­ción. Nos hi­ci­mos ami­gos ha­ce dos años, cuan­do vi­ni­mos a gra­bar a Lis­boa un epi­so­dio de Mas­ter­Chef. Pro­bé su ba­ca­lao es­pi­ri­tual y me que­dé enamo­ra­do de su co­ci­na. Ca­da uno he­mos pre­pa­ra­do nues­tras ta­pas, aun­que con dos in­gre­dien­tes co­mu­nes en la gas­tro­no­mía ibé­ri­ca de ve­rano: la sar­di­na, el pi­mien­to ver­de y un pla­to co­mún en to­da la Pe­nín­su­la, el co­ci­do, con nu­me­ro­sí­si­mas va­rie­da­des re­gio­na­les. —¿Po­de­mos ha­blar de gas­tro­no­mía ibé­ri­ca? —Sin du­da. A pe­sar de mi gran des­co­no­ci­mien­to de la gas­tro­no­mía lusa, que es­toy co­no­cien­do aho­ra, te­ne­mos in­gre­dien­tes y pla­tos si­mi­la­res, co­mo las ta­pas, que aquí se lla­man pe­tis­cos, y una ri­que­za úni­ca por nues­tra tra­di­ción y lo­ca­li­za­ción geo­grá­fi­ca. Tras via­jar por to­do el mun­do con­si­de­ro a Por­tu­gal un te­so­ro gas­tro­nó­mi­co por des­cu­brir pa­ra mu­chos españoles.

—¿Le ha cam­bia­do la fa­ma? —Al­go siem­pre cam­bia. Mi vi­da de aho­ra po­co tie­ne que ver con la de ha­ce unos años, me­ti­do to­do el día en­tre fo­go­nes. Soy un per­so­na­je pú­bli­co y co­mo tal he per­di­do bas­tan­te in­ti­mi­dad, aun­que no me pue­do que­jar, por­que amo mi tra­ba­jo y más ¡¡Con lo di­fí­ci­les que es­tán las co­sas!! De pa­rar­me los pies se en­car­gan mi mu­jer y mis tres hi­jos, el mo­tor de mi vi­da. —¿Los con­cur­san­tes de «Mas­ter­Chef» son tan au­tén­ti­cos co­mo pa­re­cen? —Por su­pues­to. Si al­go he apren­di­do en te­le­vi­sión es que la cá­ma­ra no en­ga­ña y que los que apa­re­ce­mos en ella te­ne­mos que mos­trar­nos tal y co­mo so­mos por­que si no es­ta­mos per­di­dos (ri­sas) —¿Des­co­nec­ta en al­gún mo­men­to? —Un mes al año es sa­gra­do pa­ra de­di­cár­se­lo a mi fa­mi­lia. Apro­ve­cha­mos pa­ra es­ca­par­nos a al­gún si­tio pa­ra co­mer y des­co­nec­tar. Nos en­can­ta ir a La Rio­ja. Lo­ren­zo Ca­ñas es un ex­ce­len­te an­fi­trión, al igual que la fa­mi­lia Pa­nie­go, en cu­ya ca­sa, El Echau­rren (Ez­ca­ray) he­mos es­ta­do los cin­co y dis­fru­ta­do mu­cho. —¿Qué opi­na de la gas­tro­no­mía ga­lle­ga? —Ga­li­cia, Ca­ta­lu­ña y el País Vas­co son un re­fe­ren­te en la re­no­va­ción y evo­lu­ción de nues­tra co­ci­na re­gio­nal. No te voy a de­cir con qué co­ci­ne­ro me que­do, por­que ten­go gran­des ami­gos en Ga­li­cia co­mo Pe­pe So­lla y Mar­ce­lo Tejedor. Me sue­lo es­ca­par a Ga­li­cia pa­ra co­mer ma­ris­co y dis­fru­tar. Mis co­le­gas ga­lle­gos tie­nen el me­jor ma­ris­co del mun­do y lo pre­pa­ran co­mo na­die. —¿Qué le que­da por ha­cer en la co­ci­na a Pe­pe Ro­drí­guez? —Mu­chas co­sas. Tras 30 años de du­ro tra­ba­jo ten­go que se­guir ins­pi­rán­do­me ca­da día y dar lo me­jor de mí, co­mo si fue­se la pri­me­ra vez. Aun­que, en es­tos mo­men­tos, con to­do lo que ten­go sobre mis es­pal­das no quie­ro pen­sar a muy lar­go pla­zo.

B. I.

Ro­drí­guez ela­bo­ró ta­pas ibé­ri­cas en Lis­boa jun­to a un chef lu­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.