«Tu­ve sín­to­mas des­de los 24 años, cuan­do me diag­nos­ti­ca­ron a los 35 te­nía la columna rí­gi­da»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Sociedad -

An­to­nio Ca­se­ro (Sa­la­man­ca, 1960) co­men­zó a sen­tir do­lor en la zo­na lum­bar a los 24 años. Su ca­so es el tí­pi­co que des­cri­ben los ex­per­tos: un hom­bre de en­tre 20 y 30 años. Pa­só una dé­ca­da de con­sul­ta en con­sul­ta, pri­me­ro lo acha­ca­ban a es­fuer­zos en el tra­ba­jo, des­pués a ciá­ti­cas, has­ta que a los 35 le diag­nos­ti­ca­ron una en­fer­me­dad de la que nun­ca ha­bía oí­do ha­blar: es­pon­di­li­tis an­qui­lo­san­te. Aho­ra tie­ne 56, la columna com­ple­ta­men­te rí­gi­da y ha­ce años que ha te­ni­do que de­jar su pues­to en Ren­fe, pe­ro tra­ta de ayu­dar a otros en­fer­mos des­de la Aso­cia­ción Vi­gue­sa de Es­pon­di­lí­ti­cos de Pon­te­ve­dra (Avi­de­po), la úni­ca que exis­te en Ga­li­cia y que cuen­ta con un mó­vil (678 58 68 65) al que res­pon­de él mis­mo. —¿Có­mo em­pe­zó la do­len­cia? —Los pri­me­ros sín­to­mas fue­ron sobre los 24 años apro­xi­ma­da­men­te: tu­ve do­lor des­de en­ton­ces, cuan­do me diag­nos­ti­ca­ron a los 35 ya te­nía la columna rí­gi­da. Esos diez años fue­ron un pe­re­gri­na­je de unos trau­ma­tó­lo­gos a otros, un va­cío, por­que cuan­do no exis­te un diag­nós­ti­co lo que hay es un gran pro­ble­ma, ma­yor que cual­quier en­fer­me­dad. En el mo­men­to en el que sa­bes qué tie­nes, sien­tes ali­vio por ma­lo que sea. Y en es­te ca­so más, por­que cuan­do no exis­te un diag­nós­ti­co tem­prano la en­fer­me­dad si­gue su cur­so sin freno... En eso se ha me­jo­ra­do mu­cho, los mé­di­cos tie­nen mu­chos más me­dios pa­ra de­tec­tar­la an­tes. —¿Evo­lu­cio­na­ron los sín­to­mas o eran siem­pre los mis­mos? —Em­pe­cé con un do­lor en la zo­na lum­bar que se con­fun­de mu­cho con lum­bal­gias, ciá­ti­cas que no se cu­ra­ban con des­can­so. De he­cho, en la ca­ma el do­lor era más in­ten­so. Des­pués pa­só a una ri­gi­dez en las ar­ti­cu­la­cio­nes, que es la con­se­cuen­cia de que los hue­sos se van co­mo sol­dan­do. Sobre to­do en las cer­vi­ca­les, que me im­pe­dían ha­cer mo­vi­mien­tos de ro­ta­ción nor­ma­les, ca­da vez que in­ten­ta­ba gi­rar la ca­be­za sen­tía co­mo si es­tu­vie­se cla­va­do, por eso se lla­ma an­qui­lo­san­te, por­que pro­du­ce una fi­ja­ción de las ar­ti­cu­la­cio­nes. No se de­be­ría lle­gar a es­tos ca­sos, pe­ro mi columna se fu­sio­nó de tal ma­ne­ra que pa­re­ce una ca­ña de bam­bú. Eso te li­mi­ta en la vi­da en to­dos los sen­ti­dos. —¿En qué es­tá li­mi­ta­do? —Ha­ce diez años que ten­go la in­va­li­dez ab­so­lu­ta, no pue­do tra­ba­jar, ten­go una pen­sión. Lle­vo con los nue­vos tra­ta­mien­tos bio­ló­gi­cos bas­tan­tes años y he­mos con­se­gui­do que la en­fer­me­dad se ha­ya fre­na­do, pe­ro los da­ños que te­nía no se han po­di­do co­rre­gir.

—Al­gu­nos pa­cien­tes di­cen que tie­nen efectos se­cun­da­rios... —Que yo se­pa no exis­te me­di­ca­men­to que no los ten­ga, lo que hay que so­pe­sar en la vi­da es si el ries­go de to­mar­los com­pen­sa o no com­pen­sa. Los tra­ta­mien­tos con­ven­cio­na­les tie­nen unos efectos ma­lig­nos tam­bién im­por­tan­tes a ni­vel es­to­ma­cal y de otros ór­ga­nos. Den­tro de lo ma­lo, nun­ca he te­ni­do nin­gún pro­ble­ma, lo que sí hay que te­ner es una se­rie de pau­tas y pre­cau­cio­nes, por­que al in­fluir en el sis­te­ma in­mu­ne so­mos una dia­na mu­cho más gran­de pa­ra las in­fec­cio­nes. Por eso an­tes de so­me­ter­se a uno hay que ha­cer mu­chas prue­bas.

MER­CE­DES MORALEJO

An­to­nio tu­vo que de­jar su tra­ba­jo en Ren­fe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.