La ho­ra de la res­pon­sa­bi­li­dad

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - Tino No­voa

Si los da­tos de la en­cues­ta de Son­da­xe se con­fir­man en las ur­nas el pró­xi­mo do­min­go y si los par­ti­dos man­tie­nen sus lí­neas ro­jas, den­tro de una se­ma­na se­gui­re­mos co­mo es­ta­mos des­de ha­ce me­ses: blo­quea­dos y sin Go­bierno. Los dos par­ti­dos que se pre­su­men ven­ce­de­ros de las elecciones han po­la­ri­za­do tan­to la campaña que aho­ra co­rren el ries­go de que­dar­se ais­la­dos en sus res­pec­ti­vas trin­che­ras. Que en eso han con­ver­ti­do la po­lí­ti­ca: en una gue­rra de trin­che­ras que ha arra­sa­do el te­rri­to­rio in­ter­me­dio. Jus­ta­men­te la zo­na don­de, en las de­mo­cra­cias avan­za­das, se en­cuen­tran las res­pues­tas. Ocu­rre que en los úl­ti­mos años he­mos en­gor­da­do la bo­la de la sim­pli­fi­ca­ción, la des­ca­li­fi­ca­ción y la ra­di­ca­li­za­ción. ¿Con­se­cuen­cia? Los españoles tien­den a agru­par­se en los ex­tre­mos, a ha­cer piña con los pro­pios y ne­gar el pan y la sal al con­tra­rio.

Es­ta ac­ti­tud sir­ve a sus im­pul­so­res pa­ra li­de­rar las en­cues­tas, pe­ro con ello cie­rran puer­tas al acuer­do con los de­más. Ni Ma­riano Ra­joy ni Pa­blo Igle­sias ten­drán más apo­yos que los de los su­yos, y en am­bos ca­sos se­rán in­su­fi­cien­tes pa­ra go­ber­nar. La co­rrup­ción y la pre­po­ten­cia con la que ha go­ber­na­do el pre­si­den­te es­tos años lo han ais­la­do. Vol­ve­rá a ga­nar, pe­ro su par­ti­do no ten­drá nin­gu­na po­si­bi­li­dad de go­ber­nar si él no da un pa­so a un la­do. Igle­sias qui­zá con­si­ga su ob­je­ti­vo y su­pere al PSOE, pe­ro con una arro­gan­cia que ha ro­to puentes y un pro­gra­ma eco­nó­mi­co, te­rri­to­rial e ins­ti­tu­cio­nal in­com­pa­ti­ble con el de los so­cia­lis­tas, no ten­drá su apo­yo por mu­cho que se em­pe­ñe. Y Pe­dro Sán­chez ha hi­po­te­ca­do a su par­ti­do al ve­tar tan­to a Ra­joy co­mo a Igle­sias. El PSOE es­tá en una si­tua­ción muy di­fí­cil, pe­ro en al­gún mo­men­to de­be­rá aban­do­nar su in­de­fi­ni­ción y rear­mar su dis­cur­so.

Ca­da uno tie­ne sus ra­zo­nes, e in­clu­so bue­nas ra­zo­nes, pa­ra jus­ti­fi­car su pos­tu­ra. Pe­ro es pre­ci­sa­men­te la ca­pa­ci­dad de sa­cri­fi­car­se per­so­nal­men­te en aras de un be­ne­fi­cio su­pe­rior lo que di­fe­ren­cia a los po­lí­ti­cos de Es­ta­do de los po­lí­ti­cos a se­cas. Es ho­ra de ha­cer un ejer­ci­cio de má­xi­ma res­pon­sa­bi­li­dad, in­clu­so la re­nun­cia per­so­nal, pa­ra pro­pi­ciar un acuer­do de Go­bierno des­pués de las elecciones. Lo inad­mi­si­ble es que se cro­ni­fi­que el blo­queo y nos lle­ve a unas ter­ce­ras elecciones. Ese se­ría el ma­yor da­ño que se le po­dría ha­cer a es­te país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.