«Ese pe­nal­ti en­tró en la his­to­ria y fue mi mo­men­to de glo­ria»

Ase­gu­ra que la idea del lan­za­mien­to le vino a su ca­be­za una no­che, cuan­do es­ta­ba en la ca­ma

La Voz de Galicia (Lugo) - - Eurocopa - C. Z. E.

Ha­ce 40 años, el 20 de ju­nio de 1976, el che­cos­lo­va­co An­to­nin Pa­nen­ka, ins­cri­bió su nom­bre en el dic­cio­na­rio del fút­bol mun­dial al mar­car su cé­le­bre pe­nal­ti, con un dis­pa­ro sua­ve, ele­va­do y al cen­tro, en la fi­nal de la Eu­ro­co­pa en Bel­gra­do, en la tan­da decisiva por el tí­tu­lo an­te la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral Ale­ma­na. En es­ta his­to­ria se mez­cla fi­lo­so­fía, ta­ble­tas de cho­co­la­te, as­tro­lo­gía y sobre to­do des­ca­ro. Lla­ma­do el

poe­ta del gol, Pa­nen­ka, que en la ac­tua­li­dad tie­ne 67 años, re­cuer­da aquel mo­men­to por el que pa­só a la his­to­ria.

—¿Có­mo na­ció el «pa­nen­ka»? —Fal­ta­ba apro­xi­ma­da­men­te un año pa­ra que se dispu­tara la Eu­ro­co­pa de 1976, yo me en­tre­na­ba re­gu­lar­men­te a lan­zar pe­nal­tis en el Bohe­mi­ans de Pra­ga, con el por­te­ro Zde­nek Hrus­ka. Apos­tá­ba­mos di­ne­ro o una ba­rra de cho­co­la­te. A me­nu­do, él lo­gra­ba de­te­ner mis dis­pa­ros, lan­zán­do­se a la de­re­cha o a la iz­quier­da. La idea de un ti­ro sua­ve al me­dio de la por­te­ría me vino a la ca­be­za una no­che, en la ca­ma: Si dis­pa­ro fuer­te al cen­tro, el por­te­ro que se ti­ra ha­cia un cos­ta­do aún po­drá de­te­ner el ti­ro con una mano o un pie. Por ello fin­té an­tes de lan­zar sua­ve­men­te y Zde­nek no tu­vo nin­gu­na opor­tu­ni­dad (de pa­rar­lo). El úni­co pro­ble­ma es que en­gor­dé bas­tan­te... ¡de tan­to co­mer cho­co­la­te!. —¿Cuán­tos «pa­nen­ka» lan­zó? —Una trein­te­na. Tres se­ma­nas an­tes de la Eu­ro­co­pa de 1976, in­clu­so ba­tí al por­te­ro de la se­lec­ción, Ivo Vik­tor del Du­kla de Pra­ga. Era la épo­ca del Te­lón de Ace­ro, es­ta­ba con­ven­ci­do de que Sepp Maier (el por­te­ro ale­mán) lo des­co­no­cía. So­lo fa­lle un dis­pa­ro pi­ca­do, en un amis­to­so, en pro­vin­cias. Ha­bía al­gu­nos char­cos de agua en la lí­nea de gol. ¡El por­te­ro no se mo­vió pa­ra no mo­jar­se la ca­mi­se­ta y de­tu­vo fá­cil­men­te mi dis­pa­ro!.

—Tam­bién mar­có así un pe­nal de­ci­si­vo con­tra Fran­cia en la Eu­ro­co­pa-1980. ¿No era muy arries­ga­do?. To­do el mun­do co­no­cía ya la as­tu­cia. «En el que lan­zó Zi­da­ne, tu­vo suer­te, ya que el ba­lón dio en el lar­gue­ro an­tes de en­trar»

—Un com­pa­ñe­ro me su­su­rró: Mé­te­la por el me­dio, na­die se es­pe­ra que lo va­yas a ha­cer por­que pre­ci­sa­men­te to­do el mun­do lo sa­be. To­qué el ba­lón y (el ar­que­ro ga­lo Do­mi­ni­que) Dropsy se dio cuen­ta en­se­gui­da de lo que pa­sa­ba, pe­ro ya no po­día de­te­ner su mo­vi­mien­to. La ma­ña­na del par­ti­do, un diario ha­bía pu­bli­ca­do las pre­dic­cio­nes de un as­tró­lo­go que de­cía que Pa­nen­ka iba «Mi mi­sión aquí, en es­te mun­do, siem­pre ha si­do la de tra­tar de di­ver­tir a la gen­te» a fa­llar un pe­nal esa no­che. Por suer­te, no leí el diario, si no, no lo hu­bie­se lan­za­do. —Cien­tos de ju­ga­do­res han imi­ta­do su ges­to, con ma­yor o me­nor éxi­to. ¿Có­mo lo va­lo­ra, em­pe­zan­do por el lan­za­do por Zi­ne­di­ne Zi­da­ne en la fi­nal del Mun­dial de 1986? —Tu­vo suer­te de que el ba­lón pa­só la lí­nea de gol des­pués de ha­ber da­do al lar­gue­ro. Al­gu­nos los ti­ran bien, otros me­nos bien. Pe­rio­dis­tas de una te­le­vi­sión chi­le­na me en­se­ña­ron re­cien­te­men­te una cua­ren­te­na de ‘pa­nen­kas’ pa­ra opi­nar sobre ellos. Lo que me sor­pren­dió fue que hu­bo uno que lo lan­zó me­jor que yo: un ju­ga­dor des­co­no­ci­do de la se­gun­da di­vi­sión ar­gen­ti­na.

—¿Ese ges­to le­gen­da­rio eclip­só el res­to de su ca­rre­ra? —Por un la­do sí, mu­chos de mis go­les o de mis asis­ten­cias se han ol­vi­da­do. Por otro la­do, es­te pe­nal ha en­tra­do en la his­to­ria, es mi mo­men­to de glo­ria. Pe­ro mi mi­sión aquí, en es­te mun­do, siem­pre ha si­do an­te to­do di­ver­tir a la gen­te a tra­vés del fút­bol y eso fue lo que siem­pre tra­té de ha­cer.

AFP

Pa­nen­ka, que en la ac­tua­li­dad tie­ne 67 años, era un jo­ven de tan so­lo 27 cuan­do lan­zo su fa­mo­so pe­nal­ti. MI­CHAEL ZIZEK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.