Leo el pe­lu­che, ase­sor de In­gla­te­rra

Los ju­ga­do­res de In­gla­te­rra se tur­nan co­mo cui­da­do­res de una mas­co­ta du­ran­te la Eu­ro­co­pa

La Voz de Galicia (Lugo) - - Eurocopa - MI­GUEL ÁLVAREZ

La se­lec­ción in­gle­sa cuen­ta con un com­pa­ñe­ro de viaje in­se­pa­ra­ble du­ran­te la Eu­ro­co­pa: Leo el león. Se tra­ta de un pe­lu­che que re­ci­be los mi­mos y las aten­cio­nes de los ju­ga­do­res del equi­po bri­tá­ni­co. An­tes del en­tre­na­mien­to de ayer en Saint-Étien­ne, fue Jack Wils­he­re el en­car­ga­do de por­tar a sus es­pal­das al fe­lino. Pre­via­men­te lo ha­bían he­cho otros com­pa­ñe­ros co­mo Sma­lling, Sto­nes o el mis­mí­si­mo Way­ne Roo­ney.

Pe­ro la his­to­ria de Leo el león no se re­du­ce a pa­sear­se por los cam­pos de In­gla­te­rra en los bra­zos o es­pal­das de las acau­da­la­das es­tre­llas pross. El por­ta­dor del fe­lino de pe­lu­che que­da, en cier­to mo­do, re­tra­ta­do.

Tras días de si­len­cio y es­pe­cu­la­cio­nes —Sma­lling se ne­gó a con­tes­tar pre­gun­tas sobre Leo en rue­da de pren­sa—, se ha apun­ta­do a va­rias po­si­bles cau­sas que de­sig­nan la fi­gu­ra del cui­da­dor.

Uno de los mo­ti­vos po­dría ser que el ju­ga­dor que peor ha en­tre­na­do en la an­te­rior se­sión ha­ga de ni­ñe­ro. El cas­ti­go no se me­di­ría en tér­mi­nos de ren­di­mien­to, sino en cuan­to a la in­ca­pa­ci­dad de man­te­ner el pe­so ideal. To­da una se­ñal de ver­güen­za que, sin em­bar­go, los fut­bo­lis­tas bri­tá­ni­cos se to­man con hu­mor. Tam­bién se ha­bla de po­si­bles vo­ta­cio­nes pa­ra ele­gir el can­gu­ro.

La fi­gu­ra de Leo se ha agran­da­do con el pa­so de los días. To­do ello a pe­sar de que al­gún fut­bo­lis­ta ru­so tra­tó de mo­far­se del león des­pués del em­pa­te fir­ma­do an­te In­gla­te­rra en la jornada inau­gu­ral.

Aje­nos a las crí­ti­cas, los ju­ga­do­res de la se­lec­ción in­gle­sa in­clu­so han re­dac­ta­do un có­di­go de con­duc­ta que re­gu­la el tra­to que se le da a la mas­co­ta. Se han de­ta­lla­do san­cio­nes en ca­so de que el mu­ñe­co de pe­lu­che su­fra da­ños o, in­clu­so, sea ex­tra­via­do.

Con ese pa­no­ra­ma de fon­do, no han tar­da­do en apa­re­cer las fi­gu­ras de im­pro­vi­sa­dos se­cues­tra­do­res. Se tra­ta de fut­bo­lis­tas re­sen­ti­dos o tra­vie­sos que apro­ve­chan los des­cui­dos de al­gún com­pa­ñe­ro du­ran­te su la­bor de can­gu­ro pa­ra arre­ba­tar­le a Leo. Con ello, con­si­guen que el pe­so del có­di­go de con­duc­ta re­dac­ta­do pa­ra sal­va­guar­dar al fe­lino cai­ga con to­da su fuer­za sobre los cui­da­do­res des­pis­ta­dos.

Leo se ha con­ver­ti­do en uno más del ves­tua­rio pross. Has­ta el pun­to de que al­gu­nos in­sis­ten en que la ca­ma­ra­de­ría ha me­jo­ra­do gra­cias a la di­plo­ma­cia que ge­ne­ra la pre­sen­cia del ani­mal de pe­lu­che. Un león que ac­túa co­mo psi­có­lo­go y ta­lis­mán.

AFP

Wils­he­re, con Leo a la es­pal­da, ayer en Saint-Étien­ne. JOE KLAMAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.