Las en­cues­tas re­fuer­zan la es­tra­te­gia de po­la­ri­za­ción y vo­to útil de PP y Po­de­mos

La Voz de Galicia (Lugo) - - A FONDO -

ci­sos. En La­ti­noa­mé­ri­ca, y so­bre to­do en Cen­troa­mé­ri­ca, es ha­bi­tual asis­tir a una bru­tal gue­rra de en­cues­ta­do­ras que pre­ten­den po­ner co­mo cla­ro ga­na­dor a un de­ter­mi­na­do can­di­da­to o a otro, bus­can­do así lo que so­cio­ló­gi­ca­men­te se de­no­mi­na efec­to band­wa­gon,a na­die le gus­ta apos­tar por el per­de­dor y los in­de­ci­sos se aca­ban de­can­tan­do por el ca­ba­llo ga­na­dor. Y al con­tra­rio, an­te una des­gra­cia la gen­te tien­de a so­li­da­ri­zar­se con la víc­ti­ma, y le aca­ban vo­tan­do. Por ejem­plo, el la­men­ta­ble ase­si­na­to de la dipu­tada la­bo­ris­ta, po­dría in­fluir sin du­da en el re­fe­ren­do del bre­xit. Es­te efec­to, de­no­mi­na­do un­der­dog, par­ti­cu­lar­men­te lo he su­fri­do al ver có­mo un ri­val, en una cam­pa­ña pre­si­den­cial en Cen­troa­mé­ri­ca, si­mu­la­ba un ac­ci­den­te de he­li­cóp­te­ro. En Es­pa­ña, nin­gún can­di­da­to ha lo­gra­do aún nin­guno de es­tos dos efec­tos. PP y Po­de­mos, fa­vo­ri­tos en las en­cues­tas, bus­ca­rán el efec­to ca­ba­llo ga­na­dor a tra­vés de la ape­la­ción al vo­to útil. Es­to sin du­da mo­vi­li­za­ría a los in­de­ci­sos el día D. ex­pec­ta­ti­vas y de las que les dan las en­cues­tas, los par­ti­dos con­cen­tra­rán sus es­tra­te­gias, pri­me­ro, en la mo­vi­li­za­ción y fi­de­li­za­ción de los su­yos, y si­mul­tá­nea­men­te en la cap­ta­ción de las bol­sas de in­de­ci­sos. A es­tos úl­ti­mos acu­dien­do al vo­to del mie­do o vo­to útil, en es­pe­cial los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, o al vo­to de la ilu­sión por par­te de los nue­vos par­ti­dos o coa­li­cio­nes. En am­bos seg­men­tos de vo­tan­tes se jue­gan bue­na par­te de los re­sul­ta­dos fi­na­les. En de­fi­ni­ti­va, las es­tra­te­gias no va­ria­rán en lo fun­da­men­tal de lo ya he­cho, en­tre otras co­sas por­que no da tiem­po.

Las es­tra­te­gias elec­to­ra­les de­pen­den más de en­cues­tas no pu­bli­ca­das. Pe­ro si nos ate­ne­mos a es­tas, pue­de de­cir­se que PP y Po­de­mos son los par­ti­dos que in­ten­si­fi­ca­rán su di­se­ño ini­cial. Es de­cir, la po­la­ri­za­ción y el vo­to útil, des­ti­na­dos aho­ra a im­pe­dir que los in­de­ci­sos se in­cli­nen por los otros dos par­ti­dos, al sub­ra­yar que so­lo ellos tie­nen op­cio­nes reales pa­ra cons­truir un go­bierno de de­re­chas (mo­de­ra­do) o de iz­quier­das (mo­de­ra­do). A la po­la­ri­za­ción aña­den aho­ra una cier­ta mo­de­ra­ción, que bus­ca atraer even­tua­les vo­tan­tes de cen­tro. PSOE y Ciu­da­da­nos lo tie­nen más com­pli­ca­do: la mo­de­ra­ción no bas­ta; y si de­ci­den ra­di­ca­li­zar­se tam­bién se­rá di­fí­cil que pue­dan rom­per la bi­po­la­ri­dad, con el ries­go aña­di­do de pér­di­da de vo­tan­tes mo­de­ra­dos. 27 nos en­con­tra­re­mos en un es­ce­na­rio muy pa­re­ci­do al 20D y es ahí don­de ha­brá que ver có­mo ges­tio­nan los re­sul­ta­dos ca­da una de las cua­tro for­ma­cio­nes por­que unas ter­ce­ras elec­cio­nes no se­rían bien acep­ta­das por la opi­nión pú­bli­ca. Otra lec­tu­ra que pue­de ex­traer­se de las en­cues­tas es que la coa­li­ción con IU pa­re­ce que no pe­na­li­za a Po­de­mos. En es­to pue­de ha­ber in­flui­do la in­sis­ten­cia de Pa­blo Igle­sias en pre­sen­tar­se co­mo so­cial­de­mó­cra­ta pa­ra no asus­tar a los po­si­bles vo­tan­tes del PSOE y el per­fil ama­ble que ha adop­ta­do la for­ma­ción mo­ra­da en la cam­pa­ña.

Igle­sias in­sis­ti­rá en pre­sen­tar su ca­ra más ama­ble.

Ca­da par­ti­do ha­rá su pro­pia lec­tu­ra, pe­ro tam­bién por sus trac­king in­ter­nos. En ese sen­ti­do, el PP tra­ta­rá de con­ti­nuar con su cam­pa­ña de ape­lar al vo­to útil fren­te a los ex­tre­mis­mos y es po­si­ble que en lo que que­da de cam­pa­ña arre­cien los ata­ques a Ciu­da­da­nos. El PSOE tra­ta­rá de mo­vi­li­zar a aque­llos ciu­da­da­nos que no tie­nen de­ci­di­do su vo­to y que du­dan en­tre PSOE y Po­de­mos. Uni­dos Po­de­mos, vis­tas las en­cues­tas, bus­ca­rá se­guir ofre­cien­do el per­fil ama­ble y so­cial­de­mó­cra­ta que vie­ne cul­ti­van­do Igle­sias pa­ra no ahu­yen­tar al vo­tan­te de cen­troiz­quier­da. Ciu­da­da­nos tra­ta­rá de man­te­ner los apo­yos que ob­tu­vo el 20D de vo­tan­tes de cen­tro­de­re­cha y lo­grar apo­yos de po­si­bles vo­tan­tes de cen­troiz­quier­da des­con­ten­tos con el PSOE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.