La cri­sis en la CUP se lle­va por de­lan­te su cú­pu­la un año des­pués de ser ele­gi­da

Ini­cia el pro­ce­so pa­ra ele­gir otra di­rec­ción, que de­be­rá de­ci­dir si apo­ya a Puig­de­mont

La Voz de Galicia (Lugo) - - ESPAÑA - CRIS­TIAN REINO

Tres días des­pués de que seis de los quin­ce miem­bros de la cú­pu­la an­ti­ca­pi­ta­lis­ta die­ran un so­no­ro por­ta­zo con la re­nun­cia a sus car­gos y con acu­sa­cio­nes a la di­rec­ción de «ac­ti­tu­des sec­ta­rias y ma­quia­vé­li­cas», la CUP ini­ció ayer el pro­ce­so pa­ra re­no­var su eje­cu­ti­va. Un ta­rea na­da sen­ci­lla, que pi­lo­ta el ex­dipu­tado Quim Arru­fat, y que de no cul­mi­nar­se de una ma­ne­ra que sa­tis­fa­ga a las di­fe­ren­tes co­rrien­tes in­ter­nas pue­de aca­bar en di­vor­cio. La di­rec­ción cu­pe­ra fue ele­gi­da en el 2015 y su man­da­to era de cua­tro años. Sin em­bar­go, la cri­sis que ha es­ta­lla­do en la for­ma­ción, a la que Con­ver­gèn­cia y Es­que­rra acu­san de ser la res­pon­sa­ble de de­jar el pro­ce­so ca­ta­lán to­ca­do tras co­brar­se la ca­be­za de Ar­tur Mas y ve­tar los pre­su­pues­tos, ha obli­ga­do a los an­ti­ca­pi­ta­lis­tas a bus­car ai­re fres­co, ca­ras nue­vas y a di­sol­ver la eje­cu­ti­va.

Las elec­cio­nes in­ter­nas pa­ra cam­biar la cú­pu­la pue­den pro­lon­gar­se un mes, pe­ro se han idea­do con el ob­je­ti­vo de pre­pa­rar al par­ti­do pa­ra afron­tar lo más uni­do po­si­ble el es­co­llo que plan­tea Car­les Puig­de­mont con la cues­tión de con­fian­za de sep­tiem­bre. Si la apo­yan, el Go­bierno se­gui­rá, pe­ro si la re­cha­zan lo de­rri­ba­rán y ha­brá ca­si con se­gu­ri­dad elec­cio­nes. La CUP tum­bó los pre­su­pues­tos de la Generali- tat ha­ce quin­ce días y de­jó la le­gis­la­tu­ra de 18 me­ses en el ai­re, pe­ro vol­ve­rá a te­ner en sus ma­nos la es­ta­bi­li­dad del Go­bierno ca­ta­lán y el fu­tu­ro del pro­ce­so. Si los an­ti­sis­te­ma va­rían la ten­den­cia obs­truc­cio­nis­ta y se imponen las te­sis de los pac­tis­tas, li­de­ra­dos por Po­ble Lliu­re, Puig­de­mont tra­ta­rá de cul­mi­nar el pro­ce­so con la CUP. De lo con­tra­rio, si en la re­no­va­ción in­ter­na vuel­ven a ga­nar los más ra­di­ca­les, los que an­te­po­nen la re­vo­lu­ción a la in­de­pen­den­cia (En­da­vant), el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat ten­drá que de­ci­dir si cam­bia de so­cios, lo que im­pli­ca­rá al­gu­na re­nun­cia en la ho­ja de ru­ta, o lla­ma a los ca­ta­la­nes a las ur­nas.

Dos de los seis miem­bros de la di­rec­ción que di­mi­tie­ron el vier­nes pa­sa­do re­co­no­cie­ron ayer que el par­ti­do pue­de rom­per­se y que el cli­ma de di­vi­sión con­ti­nua­rá en la nue­va cú­pu­la. La CUP es víc­ti­ma del rol de­ci­si­vo que el elec­to­ra­do le dio con sus diez dipu­tados en las pa­sa­das elec­cio­nes del 27S. Por pri­me­ra vez ha te­ni­do que tran­si­tar de la pro­cla­ma ca­lle­je­ra a ges­tio­nar el apo­yo a un Go­bierno, y es­ta tra­ve­sía ha de­ja­do al des­cu­bier­to las con­tra­dic­cio­nes in­ter­nas. Una par­te quie­re la in­de­pen­den­cia por en­ci­ma de to­do lo de­más, y la otra cree que sin la re­vo­lu­ción no se pue­de al­can­zar la re­pú­bli­ca ca­ta­la­na. Por tan­to, si Po­ble Lliu­re y En­da­vant no sol­ven­tan su pug­na es po­si­ble que el cam­bio en la eje­cu­ti­va no va­ríe el pa­no­ra­ma. En par­te, por­que la di­rec­ción de la CUP jue­ga un pa­pel re­la­ti­vo, pues los ór­ga­nos con ca­pa­ci­dad de de­ci­dir son la asam­blea y el con­se­jo po­lí­ti­co. Pe­ro to­do tie­ne un pre­cio y la CUP pier­de apo­yo de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble. Un son­deo pu­bli­ca­do ayer ase­gu­ra­ba que de ce­le­brar­se hoy elec­cio­nes, per­de­rían sie­te de sus diez es­ca­ños pa­ra que­dar­se de nue­vo en tres.

JO­SEP LA­GO

La CUP de­ci­de en asam­bleas los asun­tos im­por­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.