El ra­cis­mo de Fa­ra­ge pro­vo­ca la pri­me­ra gran de­ser­ción en el bando del «bre­xit»

La con­ser­va­do­ra Sa­yee­da War­si se har­tó del odio y la xe­no­fo­bia de los que quie­ren ir­se

La Voz de Galicia (Lugo) - - INTERNACIONAL - RI­TA ÁL­VA­REZ TUDELA

Se lla­ma Sa­yee­da War­si, es dipu­tada con­ser­va­do­ra y, has­ta ayer, era una de las fi­gu­ras de re­fe­ren­cia en el bando del bre­xit, del que ha de­ci­di­do de­ser­tar as­quea­da por «el odio y la xe­no­fo­bia» del lí­der del UKIP, Ni­gel Fa­ra­ge. Es la pri­me­ra frac­tu­ra de re­lie­ve que re­gis­tra el cam­po eu­ro­es­cép­ti­co, pe­ro no la pri­me­ra gran di­vi­sión in­ter­na que lo sa­cu­de, co­mo pu­so de re­lie­ve la reac­ción ai­ra­da del ex al­cal­de de Lon­dres, Bo­ris John­son, des­mar­cán­do­se del ata­que de Fa­ra­ge con­tra los re­fu­gia­dos si­rios. ¿Es­tá ha­cien­do re­ca­pa­ci­tar el ase­si­na­to de Cox a los par­ti­da­rios de la sa­li­da? ¿Les ha­ce ver que la agre­si­vi­dad que em­plean in­cen­ti­va el ex­tre­mis­mo de los más ra­di­ca­les?

Es pron­to pa­ra sa­ber­lo. Aun­que ha vuel­to a la cam­pa­ña, el país si­gue ba­jo la con­mo­ción cau­sa­da por la muer­te de la dipu­tada, ho­me­na­jea­da ayer por sus co­le­gas en Westminster. El ac­to tu­vo lu­gar en una sa­la de los Co­mu­nes lle­na has­ta la ban­de­ra y con una bu­ta­ca va­cía que re­cor­da­ba con una ro­sa ro­ja y otra blan­ca la au­sen­cia de Cox. Esa flor blan­ca, tí­pi­ca de Yorks­hi­re, la pro­vin­cia de la dipu­tada, sim­bo­li­zó un ra­ro mo­men­to de unión, con el que la cla­se di­ri­gen­te bri­tá­ni­ca in­ten­tó in­ten­tó es­tar a la al­tu­ra del do­lor de los dos hi­jos de Cox, su ma­ri­do, sus pa­dres y su her­ma­na.

El pri­me­ro en to­mar la pa­la­bra fue el por­ta­voz del Par­la­men­to, John Ber­kow, quien des­cri­bió «la des­ga­rra­do­ra tris­te­za» y «sin­ce­ra so­li­da­ri­dad» de una Cá­ma­ra que no te­nía pen­sa­do re­unir­se has­ta co­no­cer­se el re­sul­ta­do del re­fe­ren­do. El pri­mer mi­nis­tro Da­vid Ca­me­ron ha­bría si­do el si­guien­te en to­mar la pa­la­bra, pe­ro en un ex­tra­or­di­na­rio ges­to de tri­bu­to a Cox, ce­dió su turno al je­fe la­bo­ris­ta, Je­remy Corbyn, quien vio en la muer­te de la dipu­tada «un ata­que a la de­mo­cra­cia».

Ca­me­ron re­cor­dó que co­no­ció a Cox en Dar­fur en el año 2006 y di­jo que le ha­bía im­pre­sio­na­do que die­se la bien­ve­ni­da a un po­lí­ti­co con­ser­va­dor, lo que no fue bien vis­to por to­dos. «Era tí­pi­co de su de­ter­mi­na­ción cru­zar las lí­neas de los par­ti­dos en asun­tos que ella sen­tía que eran mu­cho más im­por­tan­tes que las po­lí­ti­cas de par­ti­do», ar­gu­men­tó.

A par­tir de ahí, va­rios par­la­men­ta­rios si­guie­ron re­cor­dan­do tra­ba­jos y ha­za­ñas de Cox, de la que tras­cen­dió que es­ta­ba ul­ti­man­do un in­for­me so­bre el as­cen­so de la ex­tre­ma de­re­cha en su país. Fue­ron mu­chos los que no pu­die­ron con­tro­lar las lá­gri­mas y la emo­ción. Uno de ellos, Step­hen Kin­nock, hi­jo del ex­lí­der la­bo­ris­ta Neil y de su mu­jer Glenys, en cu­ya ofi­ci­na en el Par­la­men­to Eu­ro­peo tra­ba­jó Cox ha­ce vein­te años, no pu­do ser más ex­plí­ci­to. Di­jo que su ami­ga se hu­bie­se sen­ti­do «fu­rio­sa» al ver el pós­ter «que de­mo­ni­za a cien­tos de re­fu­gia­dos», uti­li­za­do por Fa­ra­ge pa­ra pro­mo­ver la mar­cha de la UE.

El eu­ro­es­cép­ti­co tra­tó de de­fen­der­se ayer del di­lu­vio de crí­ti­cas que re­ci­bió por es­te mo­ti­vo di­cien­do que su in­ten­ción era uti­li­zar ese car­tel pa­ra se­ña­lar que «la UE es un pro­yec­to fra­ca­sa­do en to­dos los sen­ti­dos». No se le ha en­ten­di­do así y, ade­más, la coin­ci­den­cia con el ase­si­na­to es­tá re­sul­tan­do le­tal pa­ra sus as­pi­ra­cio­nes se­ce­sio­nis­tas.

Ade­más de la mar­cha de War­si, hay otra prue­ba en la reac­ción de los mer­ca­dos. La co­ti­za­ción de la li­bra re­gis­tró ayer su ma­yor ga­nan­cia en ocho años tras la se­rie de en­cues­tas que mues­tran que los bri­tá­ni­cos son ca­da vez más pro­pen­sos a vo­tar por per­ma­ne­cer en la UE.

LUKE MA­CG­RE­GOR

Un ac­ti­vis­ta en­tre­ga pu­bli­ci­dad en Lon­dres a fa­vor de la per­ma­nen­cia en la UE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.