Ofen­si­va de la UE y los go­bier­nos eu­ro­peos: «Qué­den­se»

La Voz de Galicia (Lugo) - - INTERNACIONAL - CRIS­TI­NA PORTEIRO

A dos días del his­tó­ri­co re­fe­ren­do bri­tá­ni­co de per­ma­nen­cia en la UE los can­tos de si­re­na des­de el Vie­jo Con­ti­nen­te co­bran vi­gor pa­ra re­di­ri­gir el rum­bo del vo­to ha­cia el sí. La po­lí­ti­ca de no in­ter­fe­ren­cia que guar­da­ron has­ta aho­ra lí­de­res co­mu­ni­ta­rios y los go­bier­nos eu­ro­peos sal­tó ayer por los ai­res en vís­pe­ras de la vo­ta­ción.

«Me gus­ta­ría ape­lar a los bri­tá­ni­cos en nom­bre de ca­si to­dos los eu­ro­peos: Qué­den­se con no­so­tros. Sin vo­so­tros, no so­lo Eu­ro­pa, sino to­da la co­mu­ni­dad oc­ci­den­tal se de­bi­li­ta­rá», su­pli­có ayer el pre­si­den­te del Con­se­jo, Do­nald Tusk. El po­la­co ad­mi­tió que sea cual sea el re­sul­ta­do que arro­jen las ur­nas el jue­ves, los lí­de­res eu­ro­peos de­be­rán ha­cer un aná­li­sis «lar­go y pro­fun­do del fu­tu­ro de la Unión».

El pro­yec­to se en­cuen­tra en un pun­to crí­ti­co, cues­ta aba­jo y sin fre­nos, con se­ña­les de frac­tu­ra en to­da Eu­ro­pa. Se­ría «es­tú­pi­do» ig­no­rar­lo, ase­gu­ró Tusk. El co­mi­sa­rio de Eco­no­mía, Pie­rre Mos­co­vi­ci, re­co­no­ce que el 23 J mar­ca­rá un an­tes y un des­pués en la his­to­ria del blo­que co­mu­ni­ta­rio, he­ri­do por to­dos sus cos­ta­dos: «In­de­pen­dien­te­men­te de lo que su­ce­da, la UE ya no se­rá la mis­ma al día si­guien­te», ase­gu­ró el ga­lo, pa­ra el que un hi­po­té­ti­co triun­fo del no da­ría «ma­las ideas» a otras fuer­zas eu­ro­es­cép­ti­cas.

Pa­ra el pri­mer mi­nis­tro por­tu­gués, An­to­nio Cos­ta, el fu­tu­ro que le de­pa­ra a los bri­tá­ni­cos y el del res­to de eu­ro­peos es­tá for­zo­sa­men­te li­ga­do: «Que­re­mos que el Reino Uni­do per­ma­nez­ca con no­so­tros. Ten­dre­mos que es­tar siem­pre jun­tos, de cual­quier for­ma», ma­ni­fes­tó.

Las pér­di­das eco­nó­mi­cas pue­den ser muy do­lo­ro­sas, pe­ro na­da pue­de ame­na­zar más al pro­yec­to eu­ro­peo que las con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas del di­vor­cio. «Si de­ci­den ir­se, per­de­re­mos al­go más que un país. Per­de­re­mos his­to­ria y tra­di­cio­nes. Eu­ro­pa se­rá mu­cho más po­bre si el Reino Uni­do aban­do­na», de­cla­ró el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res ale­mán, Frank Stein­meier. Su ho­mó­lo­go fran­cés pi­dió a los bri­tá­ni­cos no ol­vi­dar la his­to­ria co­mún que com­par­ten to­dos los eu­ro­peos de «tra­ge­dias y tam­bién de mu­chas es­pe­ran­zas».

Más preo­cu­pa­dos por el efec­to con­ta­gio se mos­tra­ron lu­xem­bur­gue­ses y es­pa­ño­les. «No es­toy se­gu­ro de que el no sea una bue­na elec­ción pa­ra los bri­tá­ni­cos. De­be­rán ca­mi­nar so­los», ad­vir­tió el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res de Lu­xem­bur­go, Jean As­sel­born. El es­pa­ñol Gar­cía Mar­ga­llo pi­dió ace­le­rar el pro­ce­so de in­te­gra­ción ha­cia los «Es­ta­dos Uni­dos de Eu­ro­pa» si se pro­du­ce el bre­xit, con el ob­je­ti­vo de con­te­ner las de­man­das de re­na­cio­na­li­za­ción de com­pe­ten­cias que pi­den al­gu­nos paí­ses del es­te. Un ca­mino por el que Es­pa­ña ca­mi­na ca­si en so­li­ta­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.