Brin­dis por la UE con vino in­glés

La Voz de Galicia (Lugo) - - INTERNACIONAL -

sus edi­to­res eu­ro­peos se reunie­ron en Lon­dres con Bar­nes pa­ra ce­le­brar con una ce­na su 70 cum­plea­ños y, an­te ellos, el au­tor con­fe­só que has­ta que se vio tra­du­ci­do no em­pe­zó a con­si­de­rar­se un es­cri­tor de ver­dad.

Era inevi­ta­ble abor­dar el re­fe­ren­do y Bar­nes lo hi­zo tan­to en su bien­ve­ni­da a los in­vi­ta­dos co­mo en con­ver­sa­cio­nes in­for­ma­les. Re­ba­tió el es­te­reo­ti­po de la in­su­la­ri­dad con una ver­dad li­te­ra­ria: la pri­me­ra tra­duc­ción in­gle­sa del Qui­jo­te apa­re­ció en 1612, mien­tras que los es­pa­ño­les tu­vie­ron que es­pe­rar has­ta 1798 pa­ra leer un Ham­let ver­ti­do del fran­cés. El pro­pio me­nú era un mues­tra­rio de eu­ro­pei­dad: vi­nos fran­ce­ses e in­gle­ses —sí, exis­ten—, ca­ba­lla ahu­ma­da, cor­de­ro, que­sos, bre­sao­la, ra­vio­lis o pa­na­cot­ta.

Más allá de los la­zos his­tó­ri­cos que han ata­do al Reino Uni­do a Eu­ro­pa y que los par­ti­da­rios del bre­xit pa­re­cen ha­ber ol­vi­da­do, la cam­pa­ña en sí ha si­do cri­ti­ca­da. Bar­nes ex­pli­ca­ba que am­bas par­tes han jus­ti­fi­ca­do sus ar­gu­men­tos con una pro­fu­sión de ci­fras y por­cen­ta­jes cu­yo pleno en­ten­di­mien­to so­lo es­tá al al­can­ce de un es­pe­cia­lis­ta en fi­nan­zas. Y si

la eco­no­mía sir­ve pa­ra de­fen­der una pos­tu­ra y su con­tra­ria al mis­mo tiem­po, so­lo que­da ol­vi­dar­se del ra­cio­ci­nio y cen­trar­se en las emo­cio­nes, que los par­ti­da­rios de ir­se han cen­tra­do en el te­mor a la in­mi­gra­ción. Los re­sul­ta­dos les ha­bían fa­vo­re­ci­do y el jue­ves ha­bían au­men­ta­do su ven­ta­ja en las en­cues­tas (no así en las ca­sas de apues­tas, qui­zá un ter­mó­me­tro más fia­ble). Pa­ra em­peo­rar­lo, a las tres de la tar­de la se­lec­ción in­gle­sa per­día an­te Ga­les, aun­que lue­go re­mon­tó: «Lle­gué a pen­sar que nos echa­rían de la Eu­ro­co­pa an­tes de que nos die­se tiem­po a ir­nos de la Unión», iro­ni­zó el es­cri­tor.

La ce­na con Bar­nes tam­bién cons­ta­tó có­mo los de­ci­di­dos a que­dar­se pa­re­cen ma­yo­ría en Lon­dres, pe­ro fue­ra de la ca­pi­tal hay mu­chos lu­ga­res don­de las pro­por­cio­nes se in­vier­ten. De he­cho, en las ca­lles más cén­tri­cas na­die di­ría que una se­ma­na más tar­de es­tá pre­vis­ta la ce­le­bra­ción de un re­fe­ren­do de­ci­si­vo. Hay que es­cu­dri­ñar pa­ra dar con al­gún in­di­cio —un pin aquí, un le­ma es­cri­to en un im­permea­ble allá— en­tre el río in­ce­san­te de tu­ris­tas que deam­bu­lan en­tre tien­da y tien­da de gran­des ca­de­nas de ro­pa, co­mi­da rá­pi­da o ca­fé. En los me­dios, es­pe­cial­men­te la te­le­vi­sión, la co­ber­tu­ra al mi­nu­to de las reac­cio­nes tras el ase­si­na­to de Jo Cox re­le­gó el de­ba­te.

Si uno se ale­ja ha­cia la pe­ri­fe­ria se en­con­tra­rá con ex­pa­tria­dos es­pa­ño­les que co­men­tan con cier­to tono de envidia que, más allá de aban­do­nar o per­ma­ne­cer en la UE, se pue­de plan­tear un de­ba­te so­bre la Eu­ro­pa que que­re­mos cons­truir, a la vez que con­fie­san su de­cep­ción con el de­ba­te a cua­tro de las elec­cio­nes es­pa­ño­las. Un te­ma por el que tam­bién in­quie­re Bar­nes, con una co­pa de un mul­ti­pre­mia­do es­pu­mo­so in­glés en la mano: «Por ley no se le pue­de lla­mar cham­pán». En el brin­dis por los 70 años del es­cri­tor —y por la per­ma­nen­cia en Eu­ro­pa— era di­fí­cil dis­tin­guir­los: otra mues­tra de lo mu­cho que une al Reino Uni­do con el con­ti­nen­te, más allá de las eti­que­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.