El avión so­lar des­pe­ga ha­cia Se­vi­lla

El des­tino de una de las etapas más du­ras se su­po po­co an­tes de de­jar Nue­va York

La Voz de Galicia (Lugo) - - SOCIEDAD - R. ROMAR

Mis­te­rio re­suel­to. Se­vi­lla se­rá el des­tino de una de las etapas más du­ras del avión so­lar que des­de el pa­sa­do año es­tá dan­do la vuel­ta al mun­do pa­ra de­mos­trar que es po­si­ble com­ple­tar una ha­za­ña se­me­jan­te sin gas­tar ni una so­la go­ta de com­bus­ti­ble. Los pi­lo­tos sui­zos Ber­trand Pic­card y An­dré Bors­che­berg, así co­mo los de­más miem­bros del pro­yec­to So­lar Im­pul­se, nom­bre que tam­bién ha re­ci­bi­do la ae­ro­na­ve, man­tu­vie­ron has­ta el úl­ti­mo mo­men­to la in­cóg­ni­ta de cuál se­ría el lu­gar en el que ate­rri­za­ría la ae­ro­na­ve des­pués de par­tir de Nue­va York pa­ra cru­zar el océano Atlán­ti­co. De to­do el plan ini­cial fue la úni­ca eta­pa en la que no apa­re­cía el des­tino. Los dos lu­ga­res pro­pues­tos eran o bien el sur de Es­pa­ña o el nor­te de Áfri­ca, pe­ro la du­da no se des­pe­jó pa­ra el gran pú­bli­co has­ta mi­nu­tos an­tes de que el aven­tu­re­ro Ber­trand Pi­card des­pe­ga­se ayer des­de la ciu­dad de los ras­ca­cie­los.

«He­me aquí so­lo du­ran­te cua­tro días so­bre el Atlán­ti­co, sin una go­ta de ga­so­li­na», es­cri­bió en su cuen­ta de Twit­ter po­co an­tes de par­tir. En reali­dad la du­ra­ción exac­ta de una tra­ve­sía tan lar­ga no se sa­be con cer­te­za, ya que, en fun­ción de los vien­tos o de la fuer­za con que pe­gue el sol pa­ra re­car­gar las ba­te­rías so- la­res del avión, os­ci­la­rá en­tre 90 y 110 ho­ras. Si fi­nal­men­te la du­ra­ción es es­ta úl­ti­ma, la eta­pa es­ta­rá muy cer­ca de las 118 ho­ras que ne­ce­si­tó An­dré Bors­che­berg pa­ra com­ple­tar la ru­ta del Pa­cí­fi­co, en­tre Na­go­ya (Ja­pón) y Ha­wái. Fue el ré­cord ab­so­lu­to, y lo se­gui­rá sien­do si su com­pa­ñe­ro Ber­trand Pic­card no su­fre nin­gún in­ci­den­te que le obli­gue a rea­li­zar un ro­deo. El avión tie­ne una en­ver­ga­du­ra de 72 me­tros, si­mi­lar a la de un Jum­bo 747, pe­ro pe­sa po­co más que un au­to­mó­vil, 1,5 to­ne­la­das, por lo que es muy sen­si­ble a las tur­bu­len­cias. Una du­ra prue­ba de la que es cons­cien­te Pic­card: «Aca­bo de pa­sar el pun­to de no re­torno. Aho­ra vo­la­ré so­lo ha­cia Eu­ro­pa con el vas­to Atlán­ti­co por de­lan­te», es­cri­bió po­co an­tes de aban­do­nar el úl­ti­mo tra­mo de cos­ta de Es­ta­dos Uni­dos.

Tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas

La ca­bi­na del avión, de 3,8 me­tros cua­dra­dos, es tan pe­que­ña que so­lo se per­mi­te la na­ve­ga­ción por par­te de un pi­lo­to. En es­ta nue­va tra­ve­sía al aven­tu­re­ro sui­zo le que­dan al me­nos por de­lan­te cua­tro días y cua­tro no­ches en las que ape­nas po­drá echar­se una ca­be­za­da pa­ra des­can­sar.

La re­du­ci­da es­tan­cia en la que via­ja, que no es­tá pre­su­ri­za­da, es­tá equi­pa­da con tan­ques de oxí­geno pa­ra per­mi­tir res­pi­rar a los pi­lo­tos y es­tá re­cu­bier­ta con es­pu­ma ais­lan­te pa­ra que pue­dan re­sis­tir las tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas que se re­gis­tran du­ran­te el vue­lo.

Cuan­do lle­gue a Se­vi­lla, el So­lar im­pul­se ha­brá com­ple­ta­do el 80 % de su ob­je­ti­vo de dar la vuel­ta al mun­do. Des­de la ca­pi­tal an­da­lu­za aún le que­da­rán otras dos etapas has­ta al­can­zar Abu Da­bi, des­de don­de se ini­ció la aven­tu­ra.

SO­LAR IM­PUL­SE

El avión so­lar, que es­tá dan­do la vuel­ta al mun­do, po­co an­tes de aban­do­nar al cos­ta de EE.UU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.