Los ho­ga­res ga­lle­gos gas­tan más en vi­vien­da y me­nos en ali­men­ta­ción

Aun­que si­gue ca­si 4.000 eu­ros por de­ba­jo del 2008, el gas­to me­dio por fa­mi­lia en el 2015 fri­só los 26.400 eu­ros, ca­si un 2 % más que el año an­te­rior y el pri­mer as­cen­so des­de que es­ta­lló la cri­sis

La Voz de Galicia (Lugo) - - PORTADA - ANA BAL­SEI­RO MA­DRID / LA VOZ

Con cui­da­do aún, pe­ro los ho­ga­res ga­lle­gos han co­men­za­do a aflo­jar­se el cin­tu­rón que la cri­sis les obli­gó a apre­tar­se du­ran­te es­tos años y han vuel­to a in­cre­men­tar sus gas­tos. Así lo con­fir­ma la en­cues­ta de pre­su­pues­tos fa­mi­lia­res pu­bli­ca­da ayer por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE), que cons­ta­ta que el des­em­bol­so me­dio de las fa­mi­lias ga­lle­gas subió ca­si un 2 % (con­cre­ta­men­te el 1,8 %) en el 2015 res­pec­to al año an­te­rior, si­tuán­do­se en 26.381,32 eu­ros, es de­cir, que dis­pu­sie­ron de 460 eu­ros más que un año atrás.

El as­cen­so en los gas­tos es el pri­me­ro que se compu­ta des­de el 2008, año en el que es­ta­lló la cri­sis, y pe­se a lo po­si­ti­vo de la no­ti­cia, la cruz es que aún es­tá le­jos —ca­si 4.000 eu­ros por de­ba­jo— de re­cu­pe­rar el ni­vel de en- ton­ces, cuan­do fri­sa­ba los 30.000 eu­ros. En cual­quier ca­so, la evo­lu­ción de los pre­su­pues­tos fa­mi­lia­res ha si­do si­mi­lar en la co­mu­ni­dad y en la me­dia de Es­pa­ña don­de, tras sie­te años de caí­das, en el pa­sa­do ejer­ci­cio re­pun­ta­ron un 1,4 %, has­ta los 27.419,52 eu­ros.

Si en lu­gar de por ho­ga­res, el gas­to me­dio se mi­de por per­so­na, la sen­da tam­bién es as­cen­den­te, ya que el pa­sa­do año ca­da ga­lle­go des­em­bol­só una me­dia de 10.549 eu­ros, can­ti­dad que, aun­que es­tá 411 eu­ros por de­ba­jo de la me­dia na­cio­nal en ci­fras ab­so­lu­tas, su­po­ne sin em­bar­go una subida in­ter­anual no­ta­ble: del 2,7 % (o lo que es lo mis­mo, 278 eu­ros más) fren­te al 1,9 % de Es­pa­ña.

¿Qué há­bi­tos han cam­bia­do?

En el aná­li­sis que ha­ce el INE se ob­ser­va que el gas­to me­dio por ho­gar en el con­jun­to del país au­men­tó el pa­sa­do año en la ma­yo­ría de los gru­pos ana­li­za­dos, al­go que, de nue­vo, no ocu­rría des­de el 2008, en un pa­trón que se re­pro­du­ce en Ga­li­cia. Com­pa­ra­do con el año ce­ro de la cri­sis, en la co­mu­ni­dad ha au­men­ta­do el di­ne­ro que las fa­mi­lias des­ti­nan a la vi­vien­da —y los gas­tos vin­cu­la­dos a es­ta, co­mo agua, luz o gas—, que es, ade­más, la par­te del león del pre­su­pues­to del ho­gar, ya que se «co­me» ca­si 7.900 eu­ros del pre­su­pues­to to­tal. Sin em­bar­go, pe­se a in­cre­men­tar­se res­pec­to al 2008, el des­em­bol­so cae un 0,4 % so­bre el pa­sa­do año.

La otra gran par­ti­da de gas­to es la ces­ta de la com­pra, en la que los ga­lle­gos se de­ja­ron de me­dia más de 4.500 eu­ros, un 2,1 % más que lo que de­di­ca­ron a lle­nar la des­pen­sa el año an­te­rior, pe­ro a dis­tan­cia de los ca­si 5.300 eu­ros que des­ti­na­ban an­tes de la cri­sis.

Las apre­tu­ras pa­ra lle­gar a fin de mes tam­bién le pa­sa­ron fac­tu­ra en es­tos sie­te años a los gas­tos más «pres­cin­di­bles», co­mo el ocio, los ca­fés y res­tau­ran­tes, el al­cohol y el ta­ba­co, las co­mu­ni­ca­cio­nes, el mo­bi­lia­rio o la ro­pa y el cal­za­do.

Los pe­que­ños ca­pri­chos

Pe­ro aho­ra, con una si­tua­ción eco­nó­mi­ca más alen­ta­do­ra, la ciu­da­da­nía re­cu­pe­ra há­bi­tos e in­clu­so cier­tos ca­pri­chos a los que se vio obli­ga­da a re­nun­ciar. Así, con ca­si 570 eu­ros anua­les, el gas­to en al­cohol y ta­ba­co subió en Ga­li­cia un 11,2 % en el úl­ti­mo año, otro 10,9 % lo hi­zo el pre­su­pues­to des­ti­na­do al ocio (in­clu­yen­do las va­ca­cio­nes) y un 10,7 % se in­cre­men­tó la par­ti­da pa­ra com­prar ro­pa y cal­za­do. Al­zas me­no­res se re­gis­tra­ron tam­bién en el gas­to pa­ra mo­der­ni­zar el mo­bi­lia­rio y el equi­pa­mien­to de la ca­sa (5,9 %) o en ho­te­les, ca­fés y res­tau­ran­tes (0,4 %).

Sin em­bar­go, pe­se a las subidas del úl­ti­mo año, el di­ne­ro de­di­ca­do a to­dos es­tos gru­pos si­gue por de­ba­jo del que se des­ti­na­ba en el 2008, con las úni­cas ex­cep­cio­nes de la en­se­ñan­za y la sa­lud.

El INE des­ta­ca tam­bién la ló­gi­ca in­ci­den­cia en es­te re­par­to de la si­tua­ción la­bo­ral del sus­ten­to prin­ci­pal del ho­gar, es de­cir, de la per­so­na que más apor­ta al pre­su­pues­to co­mún, en la evo­lu­ción del gas­to. Así, pa­ra el con­jun­to del país, el ma­yor des­em­bol­so (31.095 eu­ros) co­rres­pon­dió a aque­llos ho­ga­res cu­yo sus­ten­ta­dor prin­ci­pal es­ta­ba ocu­pa­do, con un gas­to un 13,4 % su­pe­rior a la me­dia. Por con­tra, las fa­mi­lias que de­pen­den de un pa­ra­do so­lo dis­pu­sie­ron de 17.461 eu­ros, un 36,3 % por de­ba­jo de la me­dia.

Des­de el año 2006 el gas­to de las fa­mi­lias cu­yo sus­ten­ta­dor prin­ci­pal es­tá en des­em­pleo se ha re­du­ci­do un 22,7 %, mien­tras que en los ho­ga­res de­pen­dien­tes de un ju­bi­la­do el des­em­bol­so ha au­men­ta­do un 8,5 %.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.