La pro­tes­ta de San­tia­go Rey

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - Carlos G. Rei­go­sa

Creo que hay una lí­nea pe­rio­dís­ti­ca di­rec­ta y co­mún —de com­pro­mi­so y de de­nun­cia ob­je­ti­va— en­tre el Yo acu­so de Émi­le Zo­la y el Yo pro­tes­to de San­tia­go Rey Fer­nán­dez-La­to­rre. Bas­ta con echar una ojea­da a los tex­tos pa­ra dar­se cuen­ta de que, en am­bos ca­sos, se pro­pug­na un pe­rio­dis­mo que acu­de en bus­ca de la ver­dad y, si­mul­tá­nea­men­te, en su de­fen­sa, sin to­mar en cuen­ta am­bi­cio­nes per­so­na­les o in­tere­ses so­cie­ta­rios.

El va­lien­te ale­ga­to de Zo­la en fa­vor del ca­pi­tán Al­fred Drey­fus (en for­ma de car­ta al pre­si­den­te de la República) ocu­pó to­da la pri­me­ra pá­gi­na del dia­rio fran­cés L’Au­ro­re el 23 de enero de 1898. En ese tex­to de­fen­día a un ca­pi­tán de 35 años, ju­dío al­sa­ciano, acu­sa­do de al­ta trai­ción por pa­sar in­for­ma­ción a los ale­ma­nes y con­de­na­do a ca­de­na per­pe­tua en la is­la del Dia­blo de la Gua­ya­na fran­ce­sa. La ba­ta­lla plan­tea­da por Zo­la cam­bió la di­ná­mi­ca del ca­so Drey­fus y per­mi­tió des­ve­lar su inocen­cia, así co­mo la iden­ti­dad del ver­da­de­ro cul­pa­ble. A pe­sar de que, du­ran­te el pro­ce­so, el es­cri­tor fue muy ata­ca­do —so­bre to­do por el es­ta­men­to mi­li­tar—, lo­gró un im­pe­re­ce­de­ro re­co­no­ci­mien­to pú­bli­co. Des­de en­ton­ces, y ya con la pren­sa con­ver­ti­da en un efec­ti­vo con­tra­po­der, mu­chos tex­tos han lle­va­do el tí­tu­lo de Yo acu­so, en re­co­no­ci­mien­to a la va­lien­te de­nun­cia de Zo­la.

Los tex­tos de San­tia­go Rey re­co­gi­dos en Yo pro­tes­to per­te­ne­cen a la es­tir­pe del me­jor pe­rio­dis­mo, que cre­ció y se em­po­de­ró con res­pon­sa­bi­li­dad y exi­gen­cias de ri­gor en los úl­ti­mos cien­to vein­te años, es de­cir, des­de aquel Yo acu­so pri­mi­ge­nio. A lo lar­go de las 240 páginas del li­bro del pre­si­den­te de La Voz de Ga­li­cia asis­ti­mos a las in­quie­tu­des, pro­pó­si­tos y de­nun­cias de un edi­tor com­pro­me­ti­do que sa­be po­ner­se en el lu­gar del lec­tor y que es cons­cien­te de que so­lo de es­te mo­do es po­si­ble no equi­vo­car­se. «Por­que el lec­tor —di­ce— re­pre­sen­ta la quin­tae­sen­cia del ciu­da­dano, aquel que se in­for­ma, ra­zo­na, for­ja cri­te­rio y par­ti­ci­pa».

El com­pro­mi­so de San­tia­go Rey con Ga­li­cia emer­ge una y otra vez a lo lar­go del li­bro, co­mo una cons­tan­te sus­tan­cial sin la que no se­ría po­si­ble cons­truir una res­pues­ta in­for­ma­ti­va acer­ta­da, per­ti­nen­te y opor­tu­na, es de­cir, una res­pues­ta-guía que per­mi­ta es­cru­tar la reali­dad y ade­lan­tar­se a sus ma­les me­dian­te el se­gui­mien­to, la ad­ver­ten­cia y, en su ca­so, la de­nun­cia.

Des­de que vio la luz el 4 de enero de 1882, La Voz de Ga­li­cia ha ve­ni­do cum­plien­do el com­pro­mi­so —re­co­gi­do en su pri­mer nú­me­ro— de ser­vir «los gran­des y nobles y des­de­ña­dos in­tere­ses de es­ta her­mo­sa y que­ri­da re­gión». El ob­je­ti­vo, co­mo ex­pli­ca aho­ra San­tia­go Rey, si­gue sien­do «cons­truir ese nue­vo es­pa­cio abier­to y de­sin­te­re­sa­do, de en­cuen­tro y con­ver­sa­ción, don­de to­dos pue­dan ocu­par­se de lo co­mún. Por­que el Pe­rio­dis­mo de­be abrir un en­torno de diá­lo­go, no so­lo pa­ra los par­ti­dos o pa­ra aque­llos gru­pos que por su ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca u or­ga­ni­za­ti­va con­si­guen ha­cer­se oír, sino tam­bién pa­ra dar voz a quien no dis­po­ne de esa fuer­za, de mo­do que na­die que­de ex­clui­do, mar­gi­na­do». El con­jun­to de los tex­tos de Yo pro­tes­to ofre­ce un pro­gra­ma de re­ge­ne­ra­ción que apun­ta ha­cia la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, la lim­pie­za en la vi­da pú­bli­ca, la es­ta­bi­li­dad y la con­vi­ven­cia en paz. Y es­to qui­zá hay que te­ner­lo aho­ra más pre­sen­te por­que, co­mo di­ce su au­tor, «nun­ca des­de la res­tau­ra­ción de­mo­crá­ti­ca ha ha­bi­do en Es­pa­ña un pe­li­gro tan in­mi­nen­te de rup­tu­ra, de quie­bra so­cial, de an­ta­go­nis­mo en­tre igua­les». Tal vez por ello San­tia­go Rey des­ta­ca la ne­ce­si­dad de aban­do­nar el de­ba­te pue­ril y con­cen­trar los es­fuer­zos en la bús­que­da de con­sen­sos.

Yo em­pe­cé mi ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en La Voz de Ga­li­cia en 1972 y fue en­ton­ces cuan­do co­no­cí a un bri­llan­te y enér­gi­co San­tia­go Rey, que com­pa­re­cía dis­pues­to a me­jo­rar­lo to­do y ha­cer un pe­rio­dis­mo com­pro­me­ti­do y mo­derno. Aún es­ta­ba vi­vo Fran­co, era cier­to, pe­ro el fran­quis­mo ya no re­pre­sen­ta­ba el fu­tu­ro. El jo­ven edi­tor lo sa­bía y ac­tua­ba en con­se­cuen­cia, afron­tan­do con va­lor ame­na­zas y desafíos de la cen­su­ra. Mu­chos años después, en el 2003, me otor­ga­ron el Pre­mio Fer­nán­dez La­to­rre por un ar­tícu­lo so­bre la va­le­ro­sa y ab­ne­ga­da ac­ti­tud de los ga­lle­gos an­te el desas­tre del Pres­ti­ge. Me sen­tí en­ton­ces des­me­su­ra­da­men­te ga­lar­do­na­do, por­que sa­bía to­do el ta­len­to, el es­fuer­zo y el acier­to que se ha­bía acu­mu­la­do en La Voz de Ga­li­cia.

Era inevi­ta­ble, pues, que aho­ra yo le­ye­se con pa­sión los tex­tos de Yo pro­tes­to y que, después de ha­cer­lo, no quie­ra guar­dar si­len­cio. Por­que no se­ría so­cial­men­te sano no re­co­no­cer o no sub­ra­yar los mé­ri­tos de quien ha he­cho reali­dad un proyecto de es­ta en­ver­ga­du­ra. Sin du­da, el Zo­la pe­rio­dis­ta me da­ría la ra­zón, por­que él sa­bía mu­cho de es­tas li­des y del va­lor, el te­són y la en­tre­ga que re­quie­ren los desafíos in­for­ma­ti­vos. Y sa­bía, co­mo hoy sa­be­mos to­dos, que el pe­rio­dis­mo es un in­con­tes­ta­ble in­di­ca­dor de la li­ber­tad y de la sa­lud de­mo­crá­ti­ca de un país, co­mo bien acre­di­ta ca­da día es­te pe­rió­di­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.