«Eu­ro-po­llo» sin ca­be­za

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - Ma­nuel Blan­co De­sar

Re­sul­ta du­ro pa­ra un eu­ro­peís­ta cri­ti­car con se­ve­ri­dad a Europa, pe­ro hay que ha­cer­lo, por­que Europa es nues­tra úni­ca es­pe­ran­za y la de nues­tros hi­jos pa­ra no mal­vi­vir co­mo nues­tros an­te­pa­sa­dos. De en­tra­da, les rue­go un sim­ple ejer­ci­cio. To­men un ma­pa­mun­di y com­prue­ben lo pe­que­ños que so­mos, ape­nas el ex­tre­mo de la pe­nín­su­la oc­ci­den­tal de Asia. Lue­go con­si­de­ren es­tas pa­la­bras del gran Jac­ques De­lors: «La de­mo­gra­fía es el pa­rá­me­tro eco­nó­mi­co más se­gu­ro. Europa su­po­nía un 15 % de la po­bla­ción mun­dial a prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do; un 6 % ac­tual­men­te, y des­cen­de­rá al 3 % en 2050». Únan­le aho­ra una so­me­ra re­fle­xión so­bre có­mo con un men­guan­te cuar­to del PIB mun­dial po­dre­mos de­fen­der nues­tro mo­do de vi­da du­ran­te las dé­ca­das ve­ni­de­ras.

No de­be­mos con­fun­dir a los res­pon­sa­bles de las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas con la Unión en sí, co­mo tam­po­co con­fun­di­mos a una ciudad con sus con­ce­ja­les. Son esas ins­ti­tu­cio­nes las que co­rren co­mo po­llo sin ca­be­za, sin plan ade­cua­do pa­ra sal­var a sus Es­ta­dos me­ri­dio­na­les, atri­bu­la­dos por un des­em­pleo y un pre­ca­ria­do sal­va­jes; ni pa­ra so­se­gar a sus Es­ta­dos sep­ten­trio­na­les, en una alo­ca­da ca­rre­ra ha­cia el na­cio­na­lis­mo y la xe­no­fo­bia; ni pa­ra reac­ti­var la economía has­ta el pun­to de ga­ran­ti­zar un li­de­raz­go mun­dial en in­dus­trias pun­te­ras, que nos per­mi­ta cos­tear lo que nos iden­ti­fi­ca: pen­sio­nes dig­nas pa­ra nues­tros an­cia­nos y en­fer­mos, sa­ni­dad pú­bli­ca de van­guar­dia y una edu­ca­ción de pri­me­ra pa­ra to­dos nues­tros ni­ños y jó­ve­nes co­mo vi­ve­ro de pros­pe­ri­dad.

Los eu­ro­peos tie­nen mie­do al fu­tu­ro. Son co­bar­des y con­for­mis­tas. Ja­lean a quie­nes les di­cen cuan­to quie­ren oír, sin per­ca­tar­se de que los con­du­cen al desas­tre. Na­die les pre­sen­ta un plan ge­ne­ral de ac­tua­ción, un re­la­to. Un plan que pa­se por asu­mir que la in­mi­gra­ción cre­ce­rá, por­que Áfri­ca su­pe­rará los 2.000 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y gran par­te de Asia no pue­de ofre­cer al­ter­na­ti­vas a cen­te­na­res de mi­llo­nes de jó­ve­nes que ven por te­le­vi­sión e In­ter­net con­te­ni­dos ti­po Gan­día sho­re, don­de la cultura del es­fuer­zo im­pli­ca sal­tar de la tum­bo­na a la pis­ci­na, con ni­nis gan­du­les.

¿Qué tal si nos in­te­gra­mos me­jor en vez de frac­tu­rar­nos? Cree­mos un pue­blo o de­mos eu­ro­peo, que im­pul­se iti­ne­ra­rios edu­ca­ti­vos eu­ro­peos; uni­ver­si­da­des su­pra­es­ta­ta­les de ex­ce­len­cia mun­dial; un Ejército fe­de­ral me­nos cos­to­so pe­ro más efi­cien­te que los inope­ran­tes Ejér­ci­tos es­ta­ta­les, pa­ra ayu­dar a quie­nes com­par­ten nues­tros va­lo­res; aco­ja­mos a más mu­je­res y ni­ños des­va­li­dos, en de­tri­men­to de quie­nes pue­den pa­gar por bur­lar con­tro­les o va­llas, pa­ra que sean em­ba­ja­do­res ilus­tra­dos y fac­to­res de pro­gre­so tan­to aquí co­mo en sus lu­ga­res de origen; fo­men­te­mos el mes­ti­za­je eu­ro­peo pa­ra con­ju­rar nues­tro ab­yec­to pa­sa­do y rom­per ab­sur­dos cli­chés na­cio­na­lis­tas. Las tri­bus eu­ro­peas no pue­den sal­var­se so­las y con­fron­ta­das, a no ser que as­pi­ren a lo que abo­rre­ce­mos: las trin­che­ras de Ver­dún, la be­ne­fi­cen­cia dic­ken­sia­na, el ho­rror de las dos ma­yo­res gue­rras del pla­ne­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.