El desafío bri­tá­ni­co des­nu­da la fal­ta de dirección de la UE

El proyecto eu­ro­peo se di­suel­ve acu­cia­do por la desunión y el re­plie­gue na­cio­na­lis­ta de los so­cios

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - CRIS­TI­NA PORTEIRO

«En tiem­pos an­te­rio­res tra­ba­já­ba­mos jun­tos. Es­tá­ba­mos a car­go de una gran pie­za de la his­to­ria. Eso se ha ido por com­ple­to». Es el la­men­to que hi­zo pú­bli­co el pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jean Clau­de Junc­ker. La con­fe­sión del lu­xem­bur­gués, fran­ca y sin­ce­ra, de­ja en­tre­ver un pro­ble­ma de mu­cho más ca­la­do que la sa­li­da de un miem­bro de la fa­mi­lia eu­ro­pea. La desunión y el re­plie­gue na­cio­na­lis­ta po­nen en pe­li­gro la su­per­vi­ven­cia del blo­que. El bre­xit so­lo es uno de los gra­ves pro­ble­mas a los que se en­fren­ta la UE. La in­ter­mi­na­ble cri­sis eco­nó­mi­ca, los in­tere­ses na­cio­na­les, el des­equi­li­brio de po­der en­tre so­cios y la fal­ta de le­gi­ti­mi­dad de las ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias man­ten­drán la puer­ta de sa­li­da abier­ta.

¿Es el «bre­xit» el ma­yor de los desafíos?

No. In­de­pen­dien­te­men­te del re­sul­ta­do que sal­ga ma­ña­na de las ur­nas, la UE no vol­ve­rá a ser la mis­ma. El ma­yor re­to que tie­ne por de­lan­te es el de re­vi­ta­li­zar el proyecto eu­ro­peo, he­cho añi­cos. Ni si­quie­ra la per­ma­nen­cia de Londres acla­ra el ca­mino. «El vo­to bri­tá­ni­co a fa­vor de que­dar­se no re­sol­ve­rá nin­guno de los otros pro­ble­mas a los que se en­fren­ta la Unión. El acuer­do con el Reino Uni­do de­be­ría ser el ini­cio de un pro­ce­so de cam­bio, no el final», ase­gu­ran ex­per­tos del think tank Cen­ter for Eu­ro­pean Re­form (CER). El caos mi­gra­to­rio, el des­or­den en po­lí­ti­cas de de­fen­sa, las ten­sio­nes en­tre paí­ses del eu­ro, el fu­tu­ro in­cier­to del es­pa­cio Schen­gen, los obs­tácu­los de­li­be­ra­dos a la unión ban­ca­ria y los ries­gos ex­ter­nos glo­ba­les fuer­zan una de­ci­sión. El de­ba­te no se pue­de apla­zar más. O se avan­za ha­cia una ma­yor in­te­gra­ción o se acep­ta el sta­tus quo, una vía que con­du­ce a la de­fun­ción.

¿Qué fu­tu­ro es­pe­ra a la Unión Eu­ro­pea?

De­pen­de­rá de quién se im­pon­ga en la con­tien­da que li­bran fe­de­ra­lis­tas, in­mo­vi­lis­tas y ul­tra­na­cio­na­lis­tas. «La idea de un úni­co su­per­es­ta­do eu­ro­peo, una úni­ca vi­sión, fue una ilu­sión», ad­mi­te el pre­si­den­te del Con­se­jo, Do­nald Tusk. El po­la­co es rea­cio a dar gran­des pa­sos en un mo­men­to en el eu­ro­es­cep­ti­cis­mo cre­ce co­mo la es­pu­ma. Ale­ma­nia pre­fie­re mantener un per­fil ba­jo. Ha obs­ta­cu­li­za­do la cul­mi­na­ción de la unión ban­ca­ria pa­ra evi­tar tras­piés en las elecciones del 2017. La can­ci­ller An­ge­la Mer­kel no quie­re sus­tos en vis­ta del apo­yo cre­cien­te que co­se­chan los po­pu­lis­tas del AfD con sus men­sa­jes an­ti in­mi­gra­ción y an­ti res­ca­tes. Los go­bier­nos de Vi­se­gra­do (República Checa, Hun­gría, Po­lo­nia y Es­lo­va­quia) guar­dan ce­lo­sa­men­te sus com­pe­ten­cias y desafían a Bru­se­las ne­gán­do­se a aca­tar de­ci­sio­nes con­tra­rias a sus in­tere­ses. El re­plie­gue na­cio­na­lis­ta avan­za y muy po­cos se atre­ven a al­zar la voz pa­ra pe­dir más in­te­gra­ción. En Ho­lan­da y Di­na­mar­ca, los eu­ro­es­cép­ti­cos ya han ga­na­do re­fe­ren­dos. París prepara jun­to a Ber­lín un nue­vo plan pa­ra la UE. Se des­co­no­ce el al­can­ce que ten­drá. La vía de la fe­de­ra­li­za­ción la dan por ago­ta­da en vis­ta del re­cha­zo que des­pier­ta en­tre otros so­cios. Fran­cia tam­bién se en­fren­ta a elecciones el año que vie­ne. Cual­quier ce­sión de so­be­ra­nía se tra­du­ci­rá de for­ma au­to­má­ti­ca en vo­tos pa­ra el ul­tra­de­re­chis­ta Fren­te Na­cio­nal. En medio de las du­das, el po­pu­lis­mo, la fal­ta de vo­lun­tad po­lí­ti­ca y los cálcu­los elec­to­ra­les, al­gu­nos paí­ses co­mo Es­pa­ña se re­sis­ten a dar por fi­na­li­za­do el pro­ce­so de in­te­gra­ción y re­to­man la uto­pía de los «Es­ta­dos Uni­dos de Europa». Los ex­per­tos dan por en­te­rra­da es­ta «fan­ta­sía fe­de­ra­lis­ta».

¿Por qué la per­ma­nen­cia del Reino Uni­do es tan im­por­tan­te?

Ade­más de por ra­zo­nes co­mer­cia­les y eco­nó­mi­cas, es esen­cial el equi­li­brio de fuer­zas. La UE sin los bri­tá­ni­cos se es­co­ra­ría ha­cia Ber­lín. El Reino Uni­do se ha man­te­ni­do los úl­ti­mos años de cri­sis en­fras­ca­do en su po­lí­ti­ca do­més­ti­ca. Su vuel­ta pue­de ser un re­vul­si­vo pa­ra los paí­ses que exi­gen un cam­bio en las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas. «Pue­de for­ta­le­cer la po­si­ción del BCE fren­te a paí­ses co­mo Ale­ma­nia, que pi­den de for­ma per­sis­ten­te más con­so­li­da­ción fis­cal», ase­gu­ra el CER. Es sin du­da el so­cio que ne­ce­si­tan los 27 pa­ra cul­mi­nar el mer­ca­do úni­co y vol­ver a ga­nar in­fluen­cia in­ter­na­cio­nal. La pre­si­den­cia bri­tá­ni­ca de la UE en la se­gun­da mi­tad del 2017 se­rá una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra mol­dear de nue­vo la UE. Si pa­ra en­ton­ces si­guen a bor­do.

ADRIAN DEN­NIS REUTERS

Un ac­ti­vis­ta par­ti­da­rio de la per­ma­nen­cia en la Unión Eu­ro­pea in­fla un glo­bo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.