Ese ami­go plas­ta que to­dos te­ne­mos

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - Luís Pou­sa

To­dos te­ne­mos un ami­go que ca­da miér­co­les, na­da más lle­gar a la ofi­ci­na, di­ce que va a de­jar el tra­ba­jo, que ya es­tá har­to, que no lo va­lo­ran lo su­fi­cien­te y que esa mis­ma ma­ña­na va a re­cur­sos hu­ma­nos a pe­dir la li­qui­da­ción. Lue­go, cla­ro, no se va, más que na­da por­que hay fac­tu­ras que pa­gar y la ta­sa de pa­ro ha­ce que Si­be­ria re­sul­te un es­con­dri­jo más ape­te­ci­ble que la co­la del Inem. Tam­bién te­ne­mos el ami­go que se va a se­pa­rar to­dos los jue­ves por­que ya no aguan­ta más a su pa­re­ja, que ya no es co­mo cuan­do eran no­vios, ha­ce vein­te años. Por su­pues­to, tam­po­co se di­vor­cia ja­más por­que, mi­rán­do­lo bien, ver a los ni­ños ca­da quin­ce días es mu­cho peor que so­por­tar a la fa­mi­lia po­lí­ti­ca du­ran­te la so­bre­me­sa del do­min­go.

El ami­go tu­rras que siem­pre es­tá di­mi­tien­do o ha­cien­do la ma­le­ta ha en­con­tra­do en esa fór­mu­la su ma­ne­ra de es­tar en el mun­do, que no es la más ra­zo­na­ble ni ma­du­ra, pe­ro le ayu­da a so­bre­vi­vir al día a día. Es­tar yén­do­se to­do el ra­to es su ma­ne­ra de es­tar.

Es­to le su­ce­de in­clu­so a paí­ses se­rios y res­pe­ta­bles, co­mo el Reino Uni­do, que ma­ña­na va a las ur­nas pa­ra de­ci­dir si se lar­ga de la UE o, lo más pro­ba­ble, si se que­da re­fun­fu­ñan­do y ama­gan­do con una hui­da que lue­go nun­ca lle­ga. Si nos to­má­se­mos en se­rio las ame­na­zas bri­tá­ni­cas, po­dría­mos pen­sar que es­tán dis­pues­tos a pi­rar­se no so­lo de Europa, sino de to­das par­tes y que, en­tre que los de­más nos uni­fi­ca­mos y ellos se aís­lan, co­mo iro­ni­za­ba Ju­lio Cam­ba en un ar­tícu­lo ti­tu­la­do Bri­ta­nia irre­duc­ti­ble, «lle­ga­rá un mo­men­to en el que la Hu­ma­ni­dad se di­vi­di­rá en dos úni­cas cla­ses: a un la­do, la Hu­ma­ni­dad pro­pia­men­te di­cha, y al otro, los in­gle­ses, que se­gui­rán en su is­la co­mien­do roast-beef y ha­blan­do in­glés».

Pa­ra que eso no su­ce­da, pa­ra que nues­tro ami­go no aban­do­ne el des­pa­cho, el ma­tri­mo­nio o Europa, la úni­ca sa­li­da es se­guir­le la co­rrien­te y asen­tir con ca­ra muy se­ria a las que­jas so­bre su je­fe, su vi­da con­yu­gal o so­bre Mer­kel y la bu­ro­cra­cia.

Por­que lo peor que se pue­de ha­cer con el ami­go que siem­pre se es­tá pi­ran­do —de la em­pre­sa, del ma­tri­mo­nio o de la UE— es to­mar­lo en se­rio y acom­pa­ñar­lo a re­cur­sos hu­ma­nos a pe­dir el fi­ni­qui­to, lle­var­lo de la mano a ver a un abo­ga­do o a la ven­ta­ni­lla de Bru­se­las a pe­dir la cuen­ta. To­mar­se en se­rio sus la­men­tos y ayu­dar­le a cum­plir sus de­seos se­ría tan arries­ga­do co­mo des­per­tar a un so­nám­bu­lo. Y des­per­tar a un so­nám­bu­lo, es­tre­llar sus fan­ta­sías con­tra la mu­ra­lla chi­na de la reali­dad, pue­de te­ner con­se­cuen­cias im­pre­vi­si­bles.

A los ami­gos, in­clu­so a los plas­tas las­ti­me­ros que los miér­co­les se apun­tan al pa­ro, los jue­ves se di­vor­cian y los vier­nes de­jan la UE, hay que que­rer­los co­mo son.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.