Por­tu­gal es­tá obli­ga­da a ga­nar a Hun­gría pa­ra no ir­se a ca­sa

La selección lu­sa man­tie­ne la con­fian­za en que Cris­tiano Ro­nal­do re­cu­pe­ra­rá a tiem­po su ca­pa­ci­dad ano­ta­do­ra

La Voz de Galicia (Lugo) - - Eurocopa - M. G. REI­GO­SA

El gru­po F en­ca­ra su última jornada con to­do por de­ci­dir y con Por­tu­gal en el cen­tro de los de­ba­tes por­que la selección lu­sa, que par­tía co­mo gran fa­vo­ri­ta, to­da­vía pue­de ser pri­me­ra. Pe­ro, si pier­de o em­pa­ta fren­te a Hun­gría, se que­da fue­ra de la Eu­ro­co­pa. Jue­gan a las seis de la tar­de en el Sta­de de Lyon. Y a la mis­ma ho­ra, en el Sta­de Fran­ce, en Saint De­nis, me­di­rán fuer­zas los otros dos com­bi­na­dos, Is­lan­dia y Aus­tria.

Fer­nan­do San­tos, se­lec­cio­na­dor por­tu­gués, to­da­vía no ha da­do con la te­cla. Y el equipo es­tá acu­san­do so­bre­ma­ne­ra la fal­ta de pól­vo­ra de su prin­ci­pal ar­ti­lle­ro, Cris­tiano Ro­nal­do, el fut­bo­lis­ta que más ti­ra a puer­ta y que to­da­vía no ha es­tre­na­do su ca­si­lle­ro.

El pro­pio téc­ni­co co­men­ta­ba en Fran­cia que no es un nue­ve pu­ro, que ne­ce­si­ta li­ber­tad pa­ra mo­ver­se. Y se la da. De mo­men­to, sin éxi­to.

El otro gran pro­ble­ma de Por­tu­gal es­tá en el cen­tro del cam­po, teó­ri­ca­men­te la lí­nea más fuer­te del plan­tel. Em­pe­zó con Da­ni­lo co­mo medio cen­tro de con­ten­ción an­te Is­lan­dia. Ape­nas tu­vo pe­so en el jue­go, y op­tó por el cam­bio fren­te a Aus­tria. Ubi­có en esa po­si­ción a Wi­lliam, que le dio más sen­ti­do a la cir­cu­la­ción de ba­lón, si bien aca­bó ex­te­nua­do.

En el pri­mer par­ti­do ju­gó João Ma­rio. Pa­só inad­ver­ti­do. En el se­gun­do en­tró Qua­res­ma en el cos­ta­do de­re­cho. De un en­cuen­tro pa­ra el otro, Mou­tin­ho re­tra­só su po­si­ción. Y An­dré Go­mes no ter­mi­na de en­con­trar el gol­pe de pe­dal.

En el duelo de es­ta tar­de, San­tos po­dría in­tro­du­cir al­gún nue­vo ma­tiz en la me­dia, por cues­tio­nes téc­ni­cas o por el es­ta­do fí­si­co de An­dré Go­mes, que aca­bó con pro­ble­mas el en­cuen­tro an­te Aus­tria y no ha po­di­do ejer­ci­tar­se al mis­mo ni­vel que sus com­pa­ñe­ros. Tam­bién arras­tra al­gu­nas mo­les­tias el la­te­ral iz­quier­do Gue­rrei­ro.

En to­do ca­so, la gran preo­cu­pa­ción de Por­tu­gal es re­cu­pe­rar a Cris­tiano Ro­nal­do, al que le han lle­ga­do crí­ti­cas des­de to­dos los rin­co­nes, aun­que no con tan­ta vi­ru­len­cia en­tre sus com­pa­trio­tas. Con­fían en que re­en­cuen­tre su vo­ra­ci­dad y, so­bre to­do, su acier­to en los úl­ti­mos me­tros, ya que la fal­ta de gol le es­tá pa­san­do una ca­ra fac­tu­ra al equipo.

To­da la pre­sión que tie­ne el equipo lu­so es tran­qui­li­dad en Hun­gría. La vic­to­ria por dos ce­ro en el es­treno fren­te a Aus­tria y el empate in ex­tre­mis an­te Is­lan­dia le re­por­tan cuatro pun­tos que, en el peor de los ca­sos, de­be­rían ser su­fi­cien­tes pa­ra ac­ce­der a la si­guien­te fa­se. El co­lec­ti­vo ma­giar tra­ta­rá de ju­gar con ese fac­tor psi­co­ló­gi­co. Y es pro­ba­ble que re­fuer­ce el cen­tro del cam­po pa­ra asu­mir más pre­cau­cio­nes. Al fin y al ca­bo, el empate le ase­gu­ra la se­gun­da pla­za y po­dría bas­tar­le pa­ra aca­bar co­mo pri­me­ra de gru­po.

Is­lan­dia-Aus­tria

En el otro par­ti­do del gru­po, el empate no sir­ve a nin­guno de los dos con­ten­dien­tes. Is­lan­dia, de­bu­tan­te en una fa­se final de la Eu­ro­co­pa, es­tá en una si­tua­ción si­mi­lar a la de Por­tu­gal. Ne­ce­si­ta ga­nar pa­ra no que­dar­se fue­ra. Y, si su­ma los tres pun­tos, tam­bién po­dría ser pri­me­ra de gru­po. Sa­be que es­tá an­te una oca­sión de oro pa­ra se­guir ha­cien­do his­to­ria y no quie­re de­jar­la pa­sar.

Aus­tria pre­ci­sa la vic­to­ria pa­ra su­mar cuatro pun­tos, que po­drían dar­le la cla­si­fi­ca­ción co­mo se­gun­da si Por­tu­gal y Hun­gría em­pa­tan. O en ca­so de que Por­tu­gal go­lee a los ma­gia­res.

Is­lan­dia ape­la­rá al mis­mo for­ma­to que ex­hi­bió en sus an­te­rio­res com­pro­mi­sos, ba­sa­do en el or­den y la so­li­da­ri­dad en la con­ten­ción, sin re­nun­ciar al ata­que.

Aus­tria es­tá obli­ga­da a lle­var la ini­cia­ti­va. Ko­ller recupera al de­fen­sa Dra­go­vic, una vez cum­pli­do su par­ti­do de san­ción. Pe­ro to­do apun­ta a que Ju­nu­zo­vic, uno de los fut­bo­lis­tas con más par­ti­ci­pa­ción en el fút­bol ofen­si­vo, que se per­dió la ci­ta an­te Por­tu­gal por le­sión, no se re­cu­pe­ra­rá a tiem­po.

En ese en­cuen­tro pro­bó con Ala­ba por de­trás del pun­ta, y el ex­pe­ri­men­to no dio re­sul­ta­do. Sal­vo sor­pre­sa, es­ta no­che el ju­ga­dor del Ba­yern vol­ve­rá a re­tra­sar su po­si­ción.

«El ba­lón tie­ne que aca­bar en­tran­do. La men­ta­li­dad es que te­ne­mos que ga­nar de for­ma co­lec­ti­va» Fer­nan­do San­tos Se­lec­cio­na­dor de Por­tu­gal «Se­gui­re­mos con el jue­go ordenado, or­ga­ni­za­do que he­mos mos­tra­do en los par­ti­dos an­te­rio­res» Bernd Stock Se­lec­cio­na­dor de Hun­gría

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.