Una amar­ga pau­sa fut­bo­le­ra

Los can­di­da­tos se po­si­cio­na­ron so­bre el ca­so De Gea, pe­ro so­lo Rajoy se atre­vió a dar un re­sul­ta­do del Croacia-Es­pa­ña

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - JUAN CARLOS MAR­TÍ­NEZ

El fút­bol (el de Es­pa­ña en la Eu­ro­co­pa) fa­ci­li­tó que ayer se hi­cie­ra una pau­sa en el de­ba­te elec­to­ral, que se va en­zar­zan­do. Y aun­que ha­ya formaciones me­nos fut­bo­le­ras que otras, la mez­cla del fút­bol con los su­ce­sos les ha per­mi­ti­do a to­dos ha­cer in­cur­sio­nes en el de­por­te rey. La oca­sión fue el ca­so De Gea. Pe­dro Sánchez se lan­zó a de­cir que la pre­sen­cia en la selección del por­te­ro acu­sa­do de abu­sos no le re­sul­ta­ba có­mo­da. Pa­blo Igle­sias coin­ci­dió con el so­cia­lis­ta, y el lu­nes su co­rre­li­gio­na­rio Íñi­go Erre­jón tam­bién con­fe­só su desa­zón. Al­bert Ri­ve­ra ha si­do más pru­den­te. El lí­der de Ciu­da­da­nos di­jo el do­min­go que «bas­tan­te nos cues­ta con­se­guir éti­ca en la po­lí­ti­ca pa­ra que va­ya­mos dan­do lec­cio­nes». No era un mea cul­pa, pe­ro se le pa­re­cía al­go.

Mariano Rajoy, cam­peón en pru­den­cia, no ha que­ri­do pro­nun­ciar­se so­bre el es­cán­da­lo. En cam­bio, co­mo es el más fut­bo­le­ro de to­dos, sí se mo­jó ha­cien­do pro­nós­ti­cos so­bre la Eu­ro­co­pa. An­tes del Es­pa­ña-Turquía, pro­nos­ti­có que la selección ga­na­ría por 3-0, y así fue. La pren­sa le re­co­no­ció el acier­to, y en­ton­ces se ani­mó a ha­cer po­rra so­bre el par­ti­do de ayer: 1-0 pa­ra Es­pa­ña. Y aña­dió que igual que el equipo de fút­bol, él tam­bién va a ga­nar. En lo pri­me­ro se equi­vo­có. Los usua­rios de las re­des, en­tu­sias­ma­dos tras el par­ti­do del vier­nes, ayer vol­ca­ban sus iras so­bre la selección. Ma­ña­na los pre­sun­tos cul­pa­bles del ba­jón apa­re­ce­rán re­tra­ta­dos por los mal­va­dos crea­do­res de fotos fal­sas.

Cen­su­ra

Ha­ce unos días se re­se­ña­ba aquí una web sa­tí­ri­ca, ra­joy­pre­si­den­te.es, con la apa­rien­cia de pá­gi­na se­ria pe­ro que da­ba la vuel­ta a los men­sa­jes del PP y del pre­si­den­te en fun­cio­nes y con­ver­tía al­gu­nas fra­ses in­con­gruen­tes de Rajoy en los prin­ci­pios del par­ti­do.

El Mun­do To­day, la pu­bli­ca­ción de la que de­pen­de esa web (co­mo otras dos que, con el mis­mo es­ti­lo, to­ma­ban el pe­lo a Uni­dos Po­de­mos y a Ciu­da­da­nos), anun­ció ayer que el PP los ame­na­za­ba con em­pren­der ac­cio­nes le­ga­les con­tra ellos si no ce­sa­ban en la pu­bli­ca­ción, «que in­ci­ta a la con­fu­sión y usa dis­tin­ti­vos del par­ti­do». Res­pon­sa­bles de El Mun­do

To­day se­ña­la­ron que la pá­gi­na se ce­rra­rá, «pa­ra que se vea lo que es el PP». A la es­pe­ra del cie­rre, ra­joy­pre­si­den­te.es al­can­zó la ma­yor di­fu­sión de su cor­ta his­to­ria y

El Mun­do To­day fue tren­ding to­pic en Twit­ter, con más de 20.000 tuits a las diez de la no­che. Es lo que se lla­ma el efec­to Strei­sand: los in­ten­tos de cen­su­ra en las re­des so­cia­les sue­len cau­sar el efec­to con­tra­rio: la di­fu­sión de lo que se quie­re ocul­tar se mul­ti­pli­ca ex­po­nen­cial­men­te.

Fút­bol y pa­ro­dia. Arri­ba, Ra­fael Her­nan­do (cen­tro) y el pre­si­den­te del PP an­da­luz, Juanma Mo­reno (iz­quier­da), vien­do la pri­me­ra par­te del par­ti­do de la selección. Al la­do, una mues­tra de la pá­gi­na sa­tí­ri­ca que imi­ta las for­mas de la web del PP y que ha si­do de­nun­cia­da por el par­ti­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.