La tí­mi­da que dio un pa­so al fren­te

Aun­que su­fre con la ex­po­si­ción pú­bli­ca, se echó ha­cia ade­lan­te con mu­cha ilu­sión por­que es cu­rio­sa y no tie­ne mie­do

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - MA­RI­LUZ FE­RREI­RO

Ale­xan­dra Fer­nán­dez (Vi­go, 1988) le de­be su nom­bre a la fe­mi­nis­ta y re­vo­lu­cio­na­ria ru­sa Ale­xan­dra Ko­llon­tai. Fue una de­ci­sión de sus pa­dres. «Na mi­ña ca­sa sem­pre se fa­lou de po­lí­ti­ca. E na so­cie­da­de na que vi­vi­mos hai que fa­lar de fe­mi­nis­mo», ex­pli­ca la candidata al Con­gre­so de En Ma­rea por Pon­te­ve­dra. «Eu son de en­tre Bou­zas e Coia, dun­ha de­sas la­goas ru­rais que ten Vi­go», di­ce. Se con­si­de­ra par­te de una ge­ne­ra­ción frus­tra­da que em­pie­za a des­per­tar. Y se­ña­la que ella se des­pe­re­zó con el 15M.

La candidata se re­crea con las vis­tas del Mu­seo do Mar. Le gus­tan el con­te­ni­do y el con­ti­nen­te. Las em­bar­ca­cio­nes tra­di­cio­na­les y el edi­fi­cio. Siem­pre la ar­qui­tec­tu­ra. «De ne­na meus pais le­vá­ron­me por to­do o país en coche e sem­pre fa­la­ban da ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal. De tan­to mi­rar ca­sas, al­go que­dou», apun­ta. No le gus­ta cri­ti­car al pai­sano que no ha ter­mi­na­do su ca­sa, car­ga con­tra «a fal­ta de or­de­na­ción do te­rri­to­rio». So­lo le que­da el proyecto de fin de ca­rre­ra. Pe­ro lle­gó el gran pa­rén­te­sis de la po­lí­ti­ca.

En cier­to sen­ti­do, se pue­de con­si­de­rar la ar­qui­tec­ta de la ma­rea vi­gue­sa. Di­ce que le gus­ta más es­tar en la ba­se y que no fue fá­cil dar el pa­so a la pri­me­ra lí­nea po­lí­ti­ca. «Ago­ra mes­mo non te­ño vi­da», re­co­no­ce. Al­guien se acer­ca pa­ra ha­cer­se un sel­fie con ella. Le su­ce­de a me­nu­do en Vi­go. «Te­ño moi­ta ilu­sión, pe­ro é di­fí­cil pa­ra min, por­que son un­ha per­soa tí­mi­da», ex­pli­ca. «Tí­mi­da, pe­ro de­ci­di­da, bo­ta­da pa­ra adian­te. É moi in­de­pen­den­te e ho­nes­ta, di as cou­sas á ca­ra», afir­ma Xa­vi, su pa­re­ja. Ale­xan­dra con­fie­sa que ocu­par su es­ca­ño y ser la ca­ra vi­si­ble de En Ma­rea fue pa­sar «de ce­ro a cen». Ha­bla de vo­rá­gi­ne. De in­ten­si­dad. De una re­pu­bli­ca­na en­tre­vis­tán­do­se con el rey, di­cién­do­le a Fe­li­pe VI que los su­yos quie­ren cam­biar el mo­de­lo de Es­ta­do. «Non sa­bía se ti­ña que tra­ta­lo de vos­te­de ou de ti». Cree que es­ta cam­pa­ña es una con­ti­nua­ción de su proyecto. In­sis­te en que «es­ta­mos nun mo­men­to his­tó­ri­co, por­que se rom­peu o bi­par­ti­dis­mo».

Ase­gu­ra es­tar en la po­lí­ti­ca de pa­so. Su fu­tu­ro, la ar­qui­tec­tu­ra. Su pa­sa­do, em­pleos «en pre­ca­rio». Tra­ba­jó co­mo te­le­ope­ra­do­ra mien­tras iba al ins­ti­tu­to, de ca­ma­re­ra, en De­cath­lon, co­mo mo­ni­to­ra en cam­pa­men­tos in­fan­ti­les... «Moi que­ri­da po­los ne­nos», se­ña­la una ma­dre. Tam­bién es­tu­dió vio­lín. Lo de­jó ha­ce on­ce años, pe­ro re­cien­te­men­te vol­vió a apun­tar­se a la es­cue­la de mú­si­ca tra­di­cio­nal. «Pe­ro ti­ven que dei­xa­lo, as vol­tas que dá a vi­da».

Xa­vi cuen­ta que a «Ale­xan­dra gús­ta­lle fa­cer via­xes so­la, sen ter moi cla­ro on­de vai che­gar, co­ñe­cen­do así xen­te e lu­ga­res di­fe­ren­tes». Ex­pli­ca que es cu­rio­sa, que no tie­ne mie­do y que, ade­más, no pa­ra. In­clu­so di­se­ña y ha­ce mue­bles. Ella re­co­no­ce que dis­fru­ta con la es­ca­la­da, con el pi­ra­güis­mo, con la li­ber­tad que le da la bi­ci­cle­ta. Y con el mar. No tie­nen te­le­vi­sión, «non fai fal­ta». Girls es la última se­rie que ha vis­to ella: «É un fe­mi­nis­mo un pou­co pe­que­no­bur­gués, pe­ro trans­gri­de moi­tas cou­sas no uso do cor­po da mu­ller». Vuel­ve a ha­blar de una ge­ne­ra­ción un po­co per­di­da, atra­pa­da en­tre sus pro­pias exi­gen­cias y la si­tua­ción del mer­ca­do la­bo­ral. Co­men­ta que le da la sen­sa­ción «de ver un­ha Europa que vol­ve mi­rar atrás e que re­tro­ce­de á cultura do me­do». Ha­bla de nor­te y sur. De acree­do­res. Ko­llon­tai en Bou­zas.

M. MORALEJO

A Ale­xan­dra Fer­nán­dez le gus­tan el edi­fi­cio del Mu­seo do Mar y los bar­cos tra­di­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.