Lle­gan las «opo­si­cio­nes del si­glo»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - LAU­RA G. DEL VA­LLE

To­do es­tá a pun­to pa­ra que ma­ña­na, a par­tir de las nue­ve de la ma­ña­na, pro­fe­so­res de in­fan­til, pri­ma­ria, se­cun­da­ria, for­ma­ción pro­fe­sio­nal; ins­pec­to­res u orien­ta­do­res co­jan ai­re y se en­fren­ten a las prue­bas más de­ci­si­vas de sus vi­das; so­bre to­do, por­que es su gran opor­tu­ni­dad pa­ra con­se­guir una pla­za, ya que las 1.112 con­vo­ca­das por la Con­se­lle­ría de Edu­ca­ción du­pli­can las ofer­ta­das en el 2015 y mul­ti­pli­can, por mu­cho, las apro­ba­das en la co­mu­ni­dad ga­lle­ga en los úl­ti­mos tiem­pos. Se­gún ase­gu­ró el con­se­llei­ro de Cultura, Edu­ca­ción e Or­de­na­ción Uni­ver­si­ta­ria, Román Ro­drí­guez, «con la ofer­ta de es­te año se pre­ten­de me­jo­rar la es­ta­bi­li­dad la­bo­ral de los de­cen­tes y re­cu­pe­rar el nú­me­ro de pro­fe­so­res que ha­bía en el 2009». A por ello.

58 cen­tros edu­ca­ti­vos

Más de 15.000 opo­si­to­res de las di­fe­ren­tes ra­mas de edu­ca­ción se re­par­ti­rán por los 58 cen­tros —co­le­gios, ins­ti­tu­tos y fa­cul­ta­des— ha­bi­li­ta­dos en Ga­li­cia pa­ra es­tos exá­me­nes. Una vez lle­guen a los cen­tros a los que han si­do lla­ma­dos, se en­fren­ta­rán al tri­bu­nal que les da­rá el pa­se a una nue­va vi­da. O no. Ca­da tri­bu­nal cons­ta de cin­co miem­bros: cuatro vo­ca­les, es­co­gi­dos por sor­teo, y un pre­si­den­te que eli­ge la Con­se­lle­ría que, en ca­so ex­tre­mo, es el que tie­ne la última pa­la­bra.

Es­te año, los opo­si­to­res se jue­gan más que nun­ca. Hay una pla­za por ca­da 13,5 as­pi­ran­tes, aun­que la ci­fra se dis­tri­bu­ye de la ma­ne­ra irre­gu­lar se­gún las es­pe­cia­li­da­des. Sin du­da, es­ta es la oca­sión pa­ra que to­dos aprie- ten las tuer­cas, pe­ro los que se pre­sen­ten a la ma­te­ria de fran­cés, es­pe­cial­men­te. Uno de ca­da cin­co per­so­nas que se pre­sen­ten ob­ten­drá una pla­za, mien­tras que, de los que se pre­sen­ten a las opo­si­cio­nes de Pri­ma­ria, ten­drán que lu­char por un pues­to en la Ad­mi­nis­tra­ción pa­ra ca­da 46.

Par­te del es­fuer­zo de es­tos li­cen­cia­dos pa­sa por apren­der a con­tro­lar los ner­vios y el mie­do a que­dar­se en blan­co; una ta­rea na­da fá­cil que pue­de ha­cer gi­rar las tor­nas en una prue­ba. Uno de los pro­fe­so­res que es­tá lla­ma­do a for­mar par­te ma­ña­na de un tri­bu­nal de bio­lo­gía, ex­pli­ca que «no­so­tros so­lo va­mos a fijarnos en cri­te­rios ob­je­ti­vos, aun­que es­tá cla­ro que si en la ex­po­si­ción dos lo ha­cen igual de bien y uno es un ma­no­jo de ner­vios, el que aprue­ba es el que es­tá más tran­qui­lo». Las prue­bas ora­les son de las más te­mi­das por los opo­si­to­res, en par­te, por­que en los ins­ti­tu­tos y uni­ver­si­da­des es­pa­ño­las no se sue­le tra­ba­jar me­dian­te po­nen­cias. En es­te ti­po de opo­si­cio­nes to­dos los as­pi­ran­tes ten­drán que pre­sen­tar su examen es­cri­to an­te el tri­bu­nal a la ho­ra y el día en el que ha­yan si­do ci­ta­dos. A pos­te­rio­ri, los que ha­yan apro­ba­do es­ta pri­me­ra par­te, que es eva­lua­da en el mis­mo mo­men­to en el que se pre­sen­ta, ex­pon­drán la di­dác­ti­ca. Pe­ro ese día que­da aún de­ma­sia­do le­jano.

Vi­gi­lar a quien vi­gi­la

Lo que to­ca en es­te mo­men­to es cen­trar­se en las prue­bas es­cri­tas de ma­ña­na que, co­mo el res­to de exá­me­nes pa­ra for­mar par­te de un cuer­po de la Ad­mi­nis­tra­ción, re­quie­re vi­gi­lan­cia. ¿Los do­cen­tes, ob­ser­va­dos pa­ra evi­tar que co­pien? Sí. Se­rá el pro­pio tri­bu­nal el que se en­car­gue de es­ta ta­rea, pa­sean­do por las au­las y evi­tan­do cual­quier ti­po de tram­pa.

SAN­DRA ALON­SO

El Po­li­téc­ni­co de San­tia­go es­tá pre­pa­ra­do pa­ra re­ci­bir a los opo­si­to­res de Pri­ma­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.