«La con­sul­ta más fre­cuen­te es la ap­nea y en 2015 hi­ci­mos 1.066 prue­bas de sueño»

Un es­tu­dio del ser­vi­cio re­ve­ló un so­bre­diag­nós­ti­co de ca­sos de as­ma y de EPOC en aten­ción pri­ma­ria

La Voz de Galicia (Lugo) - - Lugo -

Luis Pérez de Llano, je­fe de Neu­mo­lo­gía del HULA, re­co­no­ce que mantener el ser­vi­cio al día pa­ra ofre­cer a los pa­cien­tes los úl­ti­mos avan­ces en la es­pe­cia­li­dad, ha su­pues­to un gran es­fuer­zo. El res­pon­sa­ble de es­te ser­vi­cio pro­nun­cia­rá es­ta tar­de, a las ocho, una con­fe­ren­cia so­bre las en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias crónicas: as­ma, EPOC y ap­nea y có­mo las abor­da el hos­pi­tal lu­cen­se.

—¿Cuál es la pre­va­len­cia en Lu­go de es­tas tres en­fer­me­da­des?

—Es si­mi­lar a la del res­to de Es­pa­ña. No se han he­cho es­tu­dios es­pe­cí­fi­cos. Tam­po­co hay mo­ti­vos pa­ra pen­sar que los datos son di­fe­ren­tes, aun­que se pue­de pen­sar que los fac­to­res de­mo­grá­fi­cos po­drían te­ner ma­yor in­ci­den­cia, co­mo por ejem­plo, la edad en la EPOC, y la obe­si­dad en la ap­nea.

—¿El HULA se ha su­ma­do al ca­rro de los im­por­tan­tes cam­bios ex­pe­ri­men­ta­dos por la es­pe­cia­li­dad ?

—Ha si­do un gran es­fuer­zo man­te­ner­nos al día pa­ra ofre­cer to­dos los ser­vi­cios en pa­to­lo­gía agu­da. Hay co­sas que no ha­ce­mos en Lu­go, que son muy po­cas. Tam­bién te­ne­mos uni­da­des que es­tán de­cla­ra­das de ex­ce­len­cia por la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Neu­mo­lo­gía y Ci­ru­gía To­rá­ci­ca, co­mo la de as­ma, que es­tá en­tre las me­jo­res de Es­pa­ña. De he­cho, vie­nen a vi­si­tar­la de fue­ra. Nos he­mos preo­cu­pa­do de que pa­to­lo­gías co­mo el as­ma y EPOC pue­dan en­trar en en­sa­yos clí­ni­cos, una vez que los pa­cien­tes se que­dan huér­fa­nos de los tra­ta­mien­tos que te­ne­mos aho­ra. He­mos pro­cu­ra­do traer a Lu­go es­te ti­po de en­sa­yos.

—¿Hay mu­chos en mar­cha?

—Son po­cos. En as­ma de­be ha­ber unos cin­co; otros tan­tos en EPOC y en fi­bro­sis pul­mo­nar, cuatro o cin­co. In­sis­to, no son mu­chos, pe­ro sí muy im­por­tan­tes por­que es­tán in­clui­dos pa­cien­tes con muy ma­la ca­li­dad de vi­da a los que no te­nía­mos na­da que ofre­cer ya por­que no se con­tro­la­ban con los tra­ta­mien­tos exis­ten­tes.

—¿Es cier­to que el 70% de los en­fer­mos de EPOC y el 50% de

as­ma es­tán sin diag­nos­ti­car? —Es­to es lo que di­cen los ar­tícu­los cien­tí­fi­cos. Creo que aquí no es tan exa­ge­ra­do, por­que Lu­go no es una pro­vin­cia con una po­bla­ción co­mo Ma­drid o Bar­ce­lo­na. Es más di­fí­cil que exis­ta es­te pro­ble­ma de in­fra­diag­nós­ti­co. Son pa­cien­tes que no van nun­ca al mé­di­co, co­mo al­gu­nos que fu­man, y no acu­den a su mé­di­co de cabecera has­ta que los sín­to­mas son se­rio. En Lu­go he­mos cons­ta­ta­do otro pro­ble­ma, el del so­bre­diag­nós­ti­co. —¿En qué con­sis­te? —A tra­vés de un es­tu­dio que rea­li­za­mos pu­di­mos com­pro­bar que el 30% de los pa­cien­tes diag­nos­ti­ca­dos de EPOC no pa­de­cen es­ta en­fer­me­dad. En la uni­dad de as­ma el por­cen­ta­je es del 20%. —¿Por qué se pro­du­ce? —Mu­chos pa­cien­tes van a su cen­tro de sa­lud por­que sien­ten fa­ti­ga y se pien­sa que lo más pro­ba­ble sea EPOC, por­que fu­man

y no les ha­cen una es­pi­ro­me­tría, que es la prue­ba diag­nós­ti­ca in­di­ca­da. He­mos vis­to mu­chos ca­sos en los que la fa­ti­ga se de­bía a la obe­si­dad. —¿Por qué no se rea­li­zan las es­pi­ro­me­trías en los cen­tros de sa­lud? —Por­que, aun­que to­dos los cen­tros de sa­lud tie­nen un es­pi­ró­me­tro, no to­dos dis­po­nen de re­cur­sos per­so­na­les su­fi­cien­tes y cua­li­fi­ca­dos, pa­ra ha­cer­las o no tie­nen tiem­po pa­ra ello. Es una prue­ba que con­su­me su tiem­po por­que hay que ex­plo­rar al pa­cien­te y ex­pli­car­le las ma­nio­bras. Exis­tían otras po­si­bi­li­da­des co­mo con­tra­tar a dos en­fer­me­ras pa­ra que re­co­rrie­ran los cen­tros de sa­lud y que po­drían ha­cer­las to­das, pe­ro el Ser­gas no va­lo­ró es­ta po­si­bi­li­dad por­que su­pon­dría más per­so­nal. —¿No su­pon­dría re­du­cir el cos­te far­ma­céu­ti­co? —Por su­pues­to que sí. Los in­ha­la­do­res

pa­ra la EPOC son ca­ros. Ade­más hay otra cues­tión más im­por­tan­te que su­po­ne que se le es­tá apli­can­do un tra­ta­mien­to in­ne­ce­sa­rio a una per­so­na, que le pue­de cau­sar efec­tos se­cun­da­rios y no desea­bles. Es­to es lo más in­efi­cien­te en me­di­ci­na. —¿Cuál es el pro­ble­ma de so­bre­diag­nós­ti­co en el as­ma? —En el as­ma el pro­ble­ma es pa­re­ci­do. Hay en­fer­me­da­des co­mo la EPOC o la an­sie­dad, que tie­nen sín­to­mas muy si­mi­la­res. Pa­ra su diag­nós­ti­co ha­cen fal­ta prue­bas muy es­pe­cí­fi­cas que no se pue­den ha­cer en aten­ción pri­ma­ria, con lo que, al­gu­nos pa­cien­tes no son diag­nos­ti­ca­dos co­rrec­ta­men­te, si bien es cier­to que no im­por­ta tan­to por­que, an­tes o después, aca­ban lle­gan­do al hos­pi­tal, tan­to a no­so­tros los neu­mó­lo­gos, co­mo a los aler­gó­lo­gos —¿Qué pue­de des­ta­car de la ap­nea? —Es la cau­sa más fre­cuen­te de con­sul­ta en neu­mo­lo­gía. El año pa­sa­do hi­ci­mos 1.066 prue­bas, de las que un 70% fue­ron po­si­ti­vas, lo que su­po­ne un in­cre­men­to de nue­vos pa­cien­tes. El prin­ci­pal fac­tor de ries­go en es­te ca­so es la obe­si­dad. Son per­so­nas que ron­can y que se que­dan dor­mi­das du­ran­te el día.

«Los cen­tros de sa­lud dis­po­nen de es­pi­ró­me­tros, pe­ro ca­re­cen de per­so­nal pa­ra las prue­bas» «Los sín­to­mas del as­ma se pue­den con­fun­dir con EPOC y con un ata­que de an­sie­dad»

ÓS­CAR CE­LA

El je­fe de Neu­mo­lo­gía, Luis Pérez de Llano, en su des­pa­cho del HULA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.