Un ple­bis­ci­to eu­ro­peo por ge­ne­ra­ción

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - RI­TA A. TUDELA

No es la pri­me­ra vez que el Reino Uni­do po­ne al proyecto eu­ro­peo con­tra las cuer­das. En 1975, ha­ce aho­ra 41 años, ce­le­bró una con­sul­ta so­bre la per­ma­nen­cia en la Co­mu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Eu­ro­pea (CEE), pre­cur­so­ra de la ac­tual UE. En­ton­ces un 67 % de los bri­tá­ni­cos se mos­tra­ron fa­vo­ra­bles a vin­cu­lar su suer­te con el con­ti­nen­te fren­te al 33 % que op­ta­ron por sa­lir. Un re­sul­ta­do mu­cho más cla­ro, en cual­quier ca­so, del que pre­di­cen las en­cues­tas pa­ra hoy.

La ini­cia­ti­va de ce­le­brar aquel re­fe­ren­do co­rrió a car­go de los la­bo­ris­tas, que hi­cie­ron de la con­sul­ta un leit­mo­tiv de su cam­pa­ña elec­to­ral y cu­yo pri­mer mi­nis­tro a la sa­zón, Ha­rold Wil­son, per­mi­tió a sus mi­nis­tros ha­cer cam­pa­ña en público sin se­guir la lí­nea ofi­cial del partido. Como re­sul­ta­do de ello, sie­te de los 32 miem­bros del Go­bierno se opu­sie­ron a se­guir den­tro de la CEE con ar­gu­men­tos muy si­mi­la­tes a los de aho­ra. Una pos­tu­ra que tam­bién au­to­ri­zó es­te año el con­ser­va­dor David Ca­me­ron y que ha desem­bo­ca­do en que seis mi­nis­tros de su ga­bi­ne­te se ha­yan des­mar­ca­do de él ha­cien­do cam­pa­ña a fa­vor del bre­xit.

En­tre los la­bo­ris­tas que pe­dían en­ton­ces el no se en­con­tra­ban el mi­nis­tro de Em­pleo, Mi­chael Foot, y el mi­nis­tro de In­dus­tria, Tony Benn, pe­ro tam­bién ca­ras de la pri­me­ra lí­nea del la­bo­ris­mo ac­tual, como su lí­der, Je­remy Corbyn, quien con­fe­só su vo­to eu­ro­es­cép­ti­co de en­ton­ces a fi­na­les de 2015.

Corbyn no du­da aho­ra en se­ña­lar que el apo­yo a la UE co­lap­sa­rá si se con­vier­te en una «or­ga­ni­za­ción to­tal­men­te cruel», pe­ro de to­dos mo­dos se de­can­ta por apo­yar la per­ma­nen­cia ale­gan­do prin­ci­pal­men­te la de­fen­sa de los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res. No han si­do po­cos los que han se­ña­la­do que la fal­ta de im­pli­ca­ción y de en­tu­sias­mo que ha mos­tra­do en es­ta cam­pa­ña tie­ne que ver con es­ta do­ble po­si­ción.

En 1975, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, era la lí­der con­ser­va­do­ra, Mar­ga­ret That­cher, la que se bur­la­ba de la de­ci­sión la­bo­ris­ta de ce­le­brar el re­fe­ren­do. Así, no du­da­ba en acu­sar al Go­bierno de ser «in­ca­paz de to­mar una de­ci­sión» y de «pa­sar la pe­lo­ta a la gen­te». Pe­se a te­ner hoy ima­gen de eu­ro­es­cép­ti­ca de lí­nea du­ra, la da­ma de hie­rro hi­zo cam­pa­ña sin ta­pu­jos a fa­vor de la CEE. «Es­ta­mos real­men­te en Eu­ro­pa y lis­tos pa­ra se­guir ade­lan­te».

La si­tua­ción ha cam­bia­do mu­cho des­de 1975. La CEE ha pa­sa­do de te­ner 9 miem­bros a lla­mar­se Unión Eu­ro­pea y es­tar for­ma­da por 28 paí­ses. Se han pues­to en mar­cha los tra­ta­dos de Maas­tricht y Lis­boa, pe­ro tam­bién se pro­du­jo el na­ci­mien­to del mer­ca­do úni­co y la im­plan­ta­ción del eu­ro, a la que Reino Uni­do no qui­so su­mar­se. Lo úni­co que pa­re­ce man­te­ner­se in­mu­ta­ble es que, como di­ce Ca­me­ron, pa­ra los bri­tá­ni­cos, un re­fe­ren­do «es una de­ci­sión que pa­sa una vez en ca­da ge­ne­ra­ción».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.