El im­pul­so al mer­ca­do in­te­rior, el so­plo li­be­ral y la am­plia­ción al Es­te for­man la par­te más bri­llan­te de su le­ga­do

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - CRIS­TI­NA PORTEIRO

Reino Uni­do, el so­cio dís­co­lo y egoís­ta que ha pues­to a la UE pa­tas arri­ba, ate­so­ra una lar­ga his­to­ria de en­fren­ta­mien­tos con el res­to de eu­ro­peos a cos­ta del proyecto co­mún. Siem­pre es­cép­ti­co y ce­lo­so de su so­be­ra­nía, con­vo­có un pri­mer re­fe­ren­do de per­ma­nen­cia en 1975, so­lo dos años des­pués de su in­gre­so en la Co­mu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Eu­ro­pea, tras dos ve­tos fran­ce­ses, en el que se im­pu­so el prag­ma­tis­mo. En 1983 en­co­men­da­ron a Mar­ga­ret That­cher que re­ne­go­cia­ra con Bru­se­las has­ta el úl­ti­mo pe­ni­que de su apor­ta­ción al pre­su­pues­to eu­ro­peo. «I want my mo­ney back», fue la cé­le­bre fra­se que es­pe­tó la da­ma de hie­rro a sus so­cios an­tes de vol­ver a Londres con el che­que bri­tá­ni­co en el bol­si­llo.

Li­bre cir­cu­la­ción de ca­pi­ta­les y per­so­nas.

Pe­ro de­trás de la du­re­za y las tor­tuo­sas ne­go­cia­cio­nes y re­ga­teos de los bri­tá­ni­cos ha ha­bi­do siem­pre un in­te­rés su­pre­mo que lo ha man­te­ni­do an­cla­do al club: el in­ter­cam­bio co­mer­cial. Esa es la ra­zón por la que el Reino Uni­do, con­tra to­do pro­nós­ti­co, es­tu­vo de­trás del ma­yor im­pul­so a la integración que re­cuer­da Eu­ro­pa. Se pro­du­jo en los años 80 y se tra­du­jo en la fir­ma del Ac­ta Úni­ca (1986), ger­men del tra­ta­do fun­da­cio­nal de la UE (1992). El es­fuer­zo con­jun­to de That­cher y el en­ton­ces pre­si­den­te de la Co­mi­sión, Jac­ques De­lors, abrie­ron las puertas a la li­bre cir­cu­la­ción de ca­pi­ta­les, ser­vi­cios, bie­nes y per­so­nas. Eso sí, Londres se ase­gu­ró de que­dar exen­ta de la Car­ta So­cial, ha­cien­do honor a su le­gen­da­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.