Fer­nán­dez Díaz, el mi­nis­tro del In­te­rior más in­dis­cre­to

La Voz de Galicia (Lugo) - - Elecciones - M. C. C.

Ser mi­nis­tro del In­te­rior es uno de los pues­tos más de­li­ca­dos de cual­quier Go­bierno, que re­quie­re de su ti­tu­lar va­lo­res como la dis­cre­ción y la efi­ca­cia. Jor­ge Fer­nán­dez Díaz no ha he­cho ga­la de nin­gu­na de las dos cua­li­da­des y se ha con­ver­ti­do en un pro­ble­ma pa­ra Ra­joy. Sus erro­res y ex­ce­sos ver­ba­les le han si­tua­do como uno de los mi­nis­tros peor va­lo­ra­dos, con un es­ca­so 2,47 pun­tos. El he­cho de ser el pa­dre de la ley de se­gu­ri­dad, re­cha­za­da en blo­que por to­da la opo­si­ción y bau­ti­za­da como ley mor­da­za le va­lió una ava­lan­cha de ata­ques. Pe­ro ni si­quie­ra una nor­ma tan cues­tio­na­da ha pro­vo­ca­do tan­tas po­lé­mi­cas como su in­con­ti­nen­cia ver­bal, que ya se hi­zo evi­den­te a los po­cos días de es­tre­nar­se el nue­vo Eje­cu­ti­vo de Ra­joy, cuan­do ci­fró el dé­fi­cit pa­ra el 2011 en el 8,2 %, des­au­to­ri­zan­do así a los mi­nis­tros de Eco­no­mía y Ha­cien­da. Es­te es repaso a al­gu­nas de las in­ter­ven­cio­nes y de­cla­ra­cio­nes más so­na­das del po­lí­ti­co ca­ta­lán.

Es­pe­cia­lis­ta en re­ven­tar ope­ra­cio­nes po­li­cia­les.

Ade­lan­tar­se a los acon­te­ci­mien­tos an­tes de que ocu­rran sue­na a ci­ne­ma­to­grá­fi­co, pe­ro Fer­nán­dez Díaz lo hi­zo, no una, sino va­rias ve­ces. En enero del 2014, su de­par­ta­men­to se pre­ci­pi­tó y en­vió co­rreos elec­tró­ni­cos a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción anun­cian­do va­rias de­ten­cio­nes de eta­rras, cuan­do par­te de los guar­dias ci­vi­les que iban a par­ti­ci­par en el ope­ra­ti­vo es­ta­ban to­da­vía en el cuar­tel y no se ha­bían ini­cia­do los re­gis­tros. Pe­ro ha­bía un an­te­ce­den­te. Al­go si­mi­lar su­ce­dió en ju­lio del 2012 cuan­do Fer­nán­dez Díaz ade­lan­tó en una ra­dio el arres­to de José Ma­ría Mu­ji­ka Do­rron­so­ro, acu­sa­do de par­ti­ci­par en el in­ten­to de ase­si­na­to de José Ma­ría Az­nar en el 2001, cua­tro ho­ras an­tes de que es­te se pro­du­je­se.

Ata­ques al in­de­pen­den­tis­mo.

Fer­nán­dez Díaz, cabeza de lista del PP por Bar­ce­lo­na, se de­cla­ra abier­ta­men­te an­ti­in­de­pen­den­tis­ta. El pro­ce­so so­be­ra­nis­ta ca­ta­lán le dis­gus­ta es­pe­cial­men­te y en uno de sus ca­len­to­nes, en la pri­ma­ve­ra del 2015, re­la­cio­nó es­te mo­vi­mien­to con el yiha­dis­mo e in­clu­so acu­só a la fun­da­ción Nous Ca­ta­lans de ha­cer pro­se­li­tis­mo ra­di­cal. Tam­bién, no­viem­bre del 2012, dio ab­so­lu­ta cre­di­bi­li­dad a unos in­for­mes apó­cri­fos so­bre los su­pues­tos víncu­los de Ar­tur Mas y Xa­vier Trías con cuen­tas en Sui­za, do­sie­res que re­sul­ta­ron ser fal­sos.

Con­de­co­ra­cio­nes y com­pa­ra­cio­nes dis­pa­ra­ta­das.

Fer­nán­dez Díaz es un po­lí­ti­co con asen­ta­das con­vic­cio­nes re­li­gio­sas. Su fer­vor ma­riano que­dó pa­ten­te en el 2014 cuan­do de­ci­dió con­ce­der la me­da­lla de oro al Mé­ri­to Po­li­cial —má­xi­ma dis­tin­ción del cuer­po— a Nues­tra Se­ño­ra Ma­ría San­tí­si­ma del Amor. Dos años an­tes otor­gó la Gran Cruz de la Guar­dia Ci­vil a la Vir­gen del Pilar, me­di­da apro­ba­da en el Con­se­jo de Mi­nis­tros a pro­pues­ta su­ya. Am­bas con­de­co­ra­cio­nes es­tán im­pug­na­das.

Su pa­sión re­li­gio­sa lle­vó tam­bién al mi­nis­tro del In­te­rior a me­ter­se en un jardín a cos­ta del abor­to. Fue en abril del 2013, cuan­do un pe­rio­dis­ta le pre­gun­tó so­bre la ley de in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo y se le ocu­rrió com­pa­rar a ETA con el abor­to. «Al­go tie­nen que ver, pe­ro no de­ma­sia­do». Tam­bién car­gó con­tra el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual por­que «por ejem­plo, la per­vi­ven­cia de la es­pe­cie no es­ta­ría ga­ran­ti­za­da».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.