En­tre la no­ve­la ne­gra y el Es­ta­do po­li­cial

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión -

Ya cin­co días de las elecciones, es­ta­lló. To­do es in­ve­ro­sí­mil y, por tan­to, in­creí­ble: que al­guien pue­da gra­bar con­ver­sa­cio­nes en un des­pa­cho que se su­po­ne el cen­tro de la se­gu­ri­dad nacional; que ese al­guien con­ser­ve las gra­ba­cio­nes du­ran­te años y las suel­te cin­co días an­tes de las ur­nas, cuan­do las po­día ha­ber sol­ta­do el 15 de di­ciem­bre; que el je­fe del Go­bierno con­fie­se que no sa­be que exis­te una Ofi­ci­na An­ti­frau­de en Ca­ta­lu­ña; que Jun­que­ras y Puig­de­mont ca­li­fi­quen el epi­so­dio como «un GAL me­diá­ti­co», como si Fer­nán­dez Díaz fue­se Ame­do y ellos unos te­rro­ris­tas… To­do es ex­tra­ño, in­tri­gan­te, mis­te­rio­so, más pro­pio de un ca­pí­tu­lo de no­ve­la ne­gra que de la po­lí­ti­ca de un Es­ta­do de De­re­cho.

Sin em­bar­go, los he­chos y el cuer­po del de­li­to exis­ten. Exis­ten unas gra­ba­cio­nes don­de el director de la Ofi­ci­na An­ti­frau­de de Ca­ta­lu­ña con­fie­sa al mi­nis­tro el con­te­ni­do de sus in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre su­pues­tas co­rrup­cio­nes de es­ca­so va­lor de in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes; don­de el mi­nis­tro se in­tere­sa por esos de­ta­lles, como si se tra­ta­se de una ac­ción con­jun­ta sin pa­sar por los cau­ces de la UCO o de la UDEF; don­de el se­ñor Fer­nán­dez Díaz in­for­ma a su in­ter­lo­cu­tor que el pre­si­den­te del Go­bierno co­no­ce la reunión, y don­de se per­ci­be la com­pli­ci­dad del mi­nis­tro y el al­to car­go ca­ta­lán al ase­gu­rar el mi­nis­tro que Ra­joy «es una tum­ba». Al­go así como «pue­des ha­blar, que no sa­le de aquí».

En de­fen­sa de Fer­nán­dez Díaz se pue­de de­cir, como apun­ta Ra­joy, que ha­bla­ron de asun­tos de «su com­pe­ten­cia». En efec­to, es más pro­pio del mi­nis­tro del In­te­rior ha­blar de co­rrup­cio­nes in­ves­ti­ga­das que de po­lí­ti­ca de pes­ca. Su­pon­go que con­ver­sa­cio­nes pa­re­ci­das a las gra­ba­das se pro­du­ci­rán va­rias, in­clu­so de­ce­nas, ca­da día. Pe­ro esas char­las no re­sis­ten su trans­crip­ción a pa­pel, como sa­be­mos de ex­pe­rien­cias an­te­rio­res. Y, des­de lue­go, no re­sis­ten la pre­sión de una cam­pa­ña elec­to­ral don­de to­dos los par­ti­dos an­dan a ro­bar­se vo­tos con los pro­ce­di­mien­tos más des­ca­ra­dos.

En­tre unos fac­to­res y otros, se ha cons­trui­do un es­cán­da­lo po­lí­ti­co que no se­rá un «GAL me­diá­ti­co», pe­ro con­di­cio­na y en­tur­bia la cam­pa­ña elec­to­ral. Es po­si­ble que se tra­te de un pro­ble­ma in­ven­ta­do, como tam­bién di­ce el pre­si­den­te, pe­ro es un pro­ble­ma. Y gra­ve, por­que re­su­ci­ta vie­jos fan­tas­mas de per­se­cu­ción po­lí­ti­ca a tra­vés de la po­li­cía. ¿Có­mo se sa­le de es­ta? Con luz y ta­quí­gra­fos. Si, al de­cir del mi­nis­tro, las gra­ba­cio­nes son ses­ga­das, él mis­mo de­be com­ple­tar­las y acla­rar­las. Si se gra­bó en un des­pa­cho mi­nis­te­rial, hay que in­ves­ti­gar al au­tor, por­que no sa­be­mos en ma­nos de quién es­tán gran­des in­te­rio­ri­da­des del Es­ta­do. Y si to­do es una fa­bu­la­ción, hay que de­mos­trar­lo. Pe­ro es­to úl­ti­mo, la­men­ta­ble­men­te, no se lo cree ni Ma­riano Ra­joy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.