Un vehe­men­te ale­ga­to del abo­ga­do de la in­fan­ta cie­rra el jui­cio del ca­so Nóos

La cau­sa que­da vis­ta pa­ra sen­ten­cia des­pués de cin­co me­ses y 61 se­sio­nes

La Voz de Galicia (Lugo) - - España - MELCHOR SAIZ-PAR­DO

«Vis­to pa­ra sen­ten­cia». A las 12.59 ho­ras de ayer aca­bó el jui­cio del ca­so Nóos tras cin­co me­ses de vis­tas y 61 se­sio­nes. Lo hi­zo con el ale­ga­to fi­nal del abo­ga­do de la in­fan­ta, Pau Mo­lins, quien des­car­gó to­da la res­pon­sa­bi­li­dad de los po­si­bles de­li­tos fis­ca­les de Ai­zoon, por los que la her­ma­na del rey se ha sen­ta­do en el ban­qui­llo, so­bre Iña­ki Ur­dan­ga­rin, ad­mi­nis­tra­dor úni­co de la so­cie­dad del ma­tri­mo­nio. La de­fen­sa no se se­pa­ró un ápi­ce de la te­sis que ha ve­ni­do man­te­nien­do des­de que co­men­za­ra la ins­truc­ción: es im­po­si­ble con­si­de­rar a la in­fan­ta «coope­ra­do­ra ne­ce­sa­ria» de los frau­des fis­ca­les de su ma­ri­do a tra­vés de Ai­zoon por­que, sim­ple­men­te, ella ja­más ges­tio­nó la so­cie­dad, aun­que fue­ra so­cia al 50 %. «Des­de el día de la cons­ti­tu­ción (de Ai­zoon) el úni­co ad­mi­nis­tra­dor de he­cho y de­re­cho» fue Ur­dan­ga­rin, quien te­nía «do­mi­nio ab­so­lu­to» so­bre la mer­can­til, se­gún Mo­lins. La in­fan­ta, por tan­to, es­ta­ba «com­ple­ta­men­te al mar­gen de la ges­tión co­ti­dia­na». «Ha­bía confianza ple­na en­tre los cón­yu­ges, Cris­ti­na se de­di­ca­ba a ru­bri­car sin pe­dir ex­pli­ca­cio­nes», apos­ti­lló.

El abo­ga­do adu­jo que la her­ma­na de Fe­li­pe VI, pa­ra la que Ma­nos Lim­pias pi­de ocho años de cár­cel, era ig­no­ran­te de to­do por­que bas­tan­te te­nía con sus obli­ga­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les, fa­mi­lia­res y como di­rec­ti­va de La Cai­xa. «Ai­zoon ju­ga­ba un pa­pel ab­so­lu­ta­men­te mar­gi­nal en la vi­da de la in­fan­ta, no por de­sin­te­rés, sino por la fal­ta de co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos y de tiem­po ma­te­rial. La ges­tión es­ta­ba cu­bier­ta por uno los cón­yu­ges, en es­ta ca­so el es­po­so, que es­ta­ba en con­tac­to con los ase­so­res», fue el ar­gu­men­to re­cu­rren­te de Mo­lins.

Me­ra so­cia

La de­fen­sa, sa­be­do­ra de que el meo­llo del asun­to es si su clien­te par­ti­ci­pó o con­sin­tió que Ur­dan­ga­rin usa­ra Ai­zoon pa­ra de­cla­rar sus tra­ba­jos a un ti­po im­po­si­ti­vo me­nor, pu­so es­pe­cial én­fa­sis en que no tu­vo pa­pel al­guno en «obli­ga­cio­nes con­ta­bles y fis­ca­les» de la em­pre­sa. «Cris­ti­na no tu­vo in­ter­ven­ción ni co­no­ci­mien­to de la impu­tación a la mer­can­til de de­ter­mi­na­dos in­gre­sos y gas­tos. Siem­pre ig­no­ró qué gas­tos [se en­do­sa­ban] y si el tra­ta­mien­to era o no el co­rrec­to», sub­ra­yó.

Con esa pre­mi­sa, Mo­lins re­cla­mó de for­ma in­sis­ten­te la ex­cul­pa­ción de la her­ma­na de Fe­li- pe VI. De acuer­do con su re­la­to, el ca­so Nóos es el «pri­me­ro de la Jus­ti­cia es­pa­ño­la en la que se sien­ta en el ban­qui­llo a un so­cio no ad­mi­nis­tra­dor por un de­li­to fis­cal» co­me­ti­do a tra­vés de una so­cie­dad. «Nun­ca, nun­ca, nun­ca se ha acu­sa­do a un me­ro so­cio», in­sis­tió el de­fen­sor, quien re­cor­dó que, pa­ra exi­gir res­pon­sa­bi­li­da­des pe­na­les por un frau­de, Cris­ti­na de Bor­bón de­bía ha­ber si­do al me­nos «ad­mi­nis­tra­dor de he­cho» o ha­ber te­ni­do una «mí­ni­ma in­ter­ven­ción en la ges­tión». Pau Mo­lins se des­pa­chó a mo­do con Ma­nos Lim­pias. El le­tra­do de la in­fan­ta de­di­có bue­na par­te de su ale­ga­to fi­nal a ata­car al pseu­do­sin­di­ca­to acu­sa­do de chan­ta­jis­ta y a su abo­ga­da en es­te pro­ce­so, Vir­gi­nia Ló­pez-Ne­gre­te. No aho­rró en epí­te­tos al des­cri­bir la «en­fer­mi­za ob­se­sión» de Ma­nos Lim­pias con su de­fen­di­da. La acu­só de ha­ber «per­se­gui­do y con­se­gui­do día tras día du­ran­te años un es­pec­tácu­lo me­diá­ti­co» con la in­fan­ta Ahí car­gó las tin­tas so­bre Ur­dan­ga­rin, con el ar­gu­men­to de que si él co­me­tió un frau­de al IRPF, so­lo él, como «obli­ga­do tri­bu­ta­rio» es el res­pon­sa­ble, aun­que usa­ra la so­cie­dad fa­mi­liar.

Mo­lins in­sis­tió en que las se­ma­nas de jui­cio so­lo le han da­do la ra­zón; que to­dos los tes­ti­gos que han pa­sa­do por la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Palma han con­fir­ma­do que «quien se ocu­pa­ba de Ai­zoon era Iña­ki y que no cons­ta­ba que la in­fan­ta tu­vie­ra ges­tión en la com­pa­ñía». El le­tra­do re­cor­dó que tan­to los tres her­ma­nos Te­jei­ro, ges­to­res del en­tra­ma­do de Nóos, como la se­cre­ta­ria de Ur­dan­ga­rin o el pro­pio Car­los García Re­ven­ga, se­cre­ta­rio de la in­fan­ta, abun­da­ron en que «no re­ci­bie­ron or­de­nes ni ins­truc­cio­nes acer­ca de la impu­tación de gas­tos» a Ai­zoon por par­te de la her­ma­na del je­fe del Es­ta­do. «To­dos los in­for­mes pe­ri­cia­les han ava­la­do de ma­ne­ra con­tun­den­te, ro­tun­da e in­con­tes­ta­ble la te­sis de la inocen­cia de la in­fan­ta», apun­tó el le­tra­do de Cris­ti­na de Bor­bón re­fi­rién­do­se en par­ti­cu­lar a los pe­ri­tos de Ha­cien­da, que, de for­ma unánime, se­gún su te­sis, ex­cul­pa­ron a la in­fan­ta de los su­pues­tos ilí­ci­tos de su ma­ri­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.