San Xoán: Fue­go, flo­res y bai­le

Car­men José Ló­pez, pre­si­den­ta de los jó­ve­nes em­pre­sa­rios de Ga­li­cia, cuen­ta sus vi­ven­cias

La Voz de Galicia (Lugo) - - San Xoán De Sarria - CAR­MEN JOSÉ LÓ­PEZ

Po­cas fies­tas son tan sim­bó­li­cas y tan an­he­la­das en Ga­li­cia como las fies­tas de San Xoán, po­si­ble­men­te por­que el San Xoán evo­ca esa Ga­li­cia mei­ga y mis­te­rio­sa con la que nos gus­ta sen­tir­nos iden­ti­fi­ca­dos, pe­ro si hay una vi­lla mei­ga por ex­ce­len­cia, evi­den­te­men­te no es otra que Sa­rria, por eso no po­dría te­ner otro pa­trón y por­que como to­dos sa­be­mos y, como di­cen esos ver­sos he­chos himno, a Sa­rria la de­ja­ron en el co­ra­zón de Ga­li­cia «un­ha ma­ñá de San Xoán», los que vi­vi­mos y sen­ti­mos la sa­rria­ni­dad sa­be­mos que no po­dría ha­ber si­do de otra ma­ne­ra.

Pe­ro el San Xoán sim­bo­li­za mu­cho más que eso, pa­ra mi sim­bo­li­za el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da de un ve­rano que es­pe­rá­ba­mos más que «agua de ma­yo» por­que pre­ci­sa­men­te es si­nó­ni­mo de to­do lo con­tra­rio, de ca­lor, de va­ca­cio­nes, de re­en­cuen­tros y de fies­ta. San Xoán era, es y, con bas­tan­te se­gu­ri­dad, se­rá siem­pre si­nó­ni­mo de fue­go, de flo­res y de bai­le: Si­nó­ni­mo de fue­go, por­que es­te ele­men­to lle­na siem­pre el ai­re de chis­pas en es­ta épo­ca; re­cuer­do cuan­do el fue­go, en Sa­rria, tam­bién lle­na­ba de luz el agua, por­que sin du­da ver los fue­gos en el río era uno de esos es­pec­tácu­los a los que no se po­día fal­tar. Hoy, y des­de ha­ce mu­chos años, el fue­go de San Xoán se li­mi­ta a «cie­lo y tie­rra» pe­ro no por ello ha per­di­do pro­ta­go­nis­mo, como mues­tra el fue­go co­ro­na Sa­rria ca­da 23 de ju­nio, por eso nues­tra ho­gue­ra no se sal­ta, nues­tra ho­gue­ra se im­po­ne como vi­gi­lan­te y re­pre­sen­ta­ción de una ce­le­bra­ción de vi­da, ale­gría y con­vi­ven­cia.

Si­nó­ni­mo de flo­res, en su pre­lu­dio, con las al­fom­bras de Cor­pus que ge­ne­ro­sa­men­te se te­jen du­ran­te ho­ras de ilu­sión y tra­ba­jo, y flo­res tam­bién el día 24, por­que po­cas co­sas son tan má­gi­cas como el ro­cío de San Xoán em­pa­pan­do los pé­ta­los re­co­gi­dos el día an­te­rior. No soy per­so­na de mu­chos ri­tos, pe­ro quién po­dría re­sis­tir­se a la pro­me­sa de pro­tec­ción y pu­ri­fi­ca­ción de las úl­ti­mas flo­res de la pri­ma­ve­ra...

Y fi­nal­men­te, y por su­pues­to, el San Xoán es tam­bién si­nó­ni­mo de bai­le. De ese que aú­na tra­di­ción e in­quie­tud. Por­que los sa­rria­nos so­mos, an­te to­do, gen­te in­quie­ta y aman­te de lo nues­tro, qui­zá por eso las ac­tua­cio­nes de mú­si­ca y bai­le tra­di­cio­na­les, una cons­tan­te en la ma­yo­ría de nues­tras ce­le­bra­cio­nes, nos han per­mi­ti­do a mu­chos la sa­tis­fac­ción de lle­var el nom­bre de Sa­rria fue­ra y den­tro de nues­tras fron­te­ras. Ate­so­ro, como uno de los me­jo­res re­cuer­dos, las ac­tua­cio­nes como miem­bro de la aso­cia­ción Pe­le­ri­ños en las que en­tre­mez­clá­ba­mos di­ver­sión, afi­ción y mu­cha com­pli­ci­dad.

Qui­zá por to­do es­to, San Xoán es, des­de siem­pre, esa fe­cha es­pe­cial, esa no­che que nos re­cuer­da que el ve­rano es­tá to­da­vía por vi­vir, has­ta que otra no­che, la Noi­te Mei­ga nos re­cuer­de que el ve­rano es inevi­ta­ble­men­te efí­me­ro.

Car­men José Ló­pez es la pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción de Jó­ve­nes em­pre­sa­rios de Ga­li­cia una sa­rria­na de pro que alar­dea de su lu­gar de na­ci­mien­to allá don­de va. Pa­ra ella las ce­le­bra­cio­nes del San Xoán son siem­pre muy es­pe­cia­les y así lo ex­pli­ca.

La sa­rria­na Car­men José Ló­pez es la pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Jó­ve­nes Em­pre­sa­rios de Ga­li­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.