Re­qui­san en ju­gue­te­rías acua­rios pa­ra ni­ños con hue­vos de un crus­tá­ceo in­va­si­vo

La Guar­dia Ci­vil in­mo­vi­li­zó 43 ca­jas de ju­gue­tes en cua­tro tien­das de Lu­go

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - TANIA TABOADA

La se­gu­ri­dad de los ni­ños es un asun­to se­rio y por eso las au­to­ri­da­des vi­gi­lan has­ta lí­mi­tes in­sos­pe­cha­dos pa­ra que los ju­gue­tes que se pue­den ad­qui­rir en las tien­das no sean pe­li­gro­sos. En el mar­co de es­te tra­ba­jo de vi­gi­lan­cia, el Ser­vi­cio de Pro­tec­ción de la Na­tu­ra­le­za (Seprona) de la Guar­dia Ci­vil de Lu­go ha lle­va­do a ca­bo una lla­ma­ti­va in­ter­ven­ción, por el al­can­ce que ha te­ni­do y por el ma­te­rial in­cau­ta­do al que se re­fie­re. Agen­tes del Seprona han in­mo­vi­li­za­do en cua­tro tien­das de la ca­pi­tal lu­cen­se 43 ca­jas de ju­gue­tes con hue­vos de crus­tá­ceos que se en­con­tra­ban a la ven­ta al público.

La in­ter­ven­ción del Seprona se cen­tró en un ti­po de jue­gos muy con­cre­to. Es­ta mo­da­li­dad de jue­gos con­sis­te bá­si­ca­men­te en una es­pe­cie de acua­rios pe­que­ños, di­ri­gi­dos es­pe­cial­men­te al público in­fan­til. Con­tie­nen crus­tá­ceos que, se­gún la Xun­ta, po­drían ser da­ñi­nos e in­va­si­vos pa­ra el me­dio ambiente.

Se­gún in­di­có la Guar­dia Ci­vil, es­tos jue­gos in­fan­ti­les y edu­ca­ti­vos in­cluían es­pe­cies exó­ti­cas in­va­so­ras, con­cre­ta­men­te del ti­po triops lon­gi­cau­da­tus. Se tra­ta de una es­pe­cie de crus­tá­ceo bran­quió­po­do, del or­den de los no­tos­trá­ceos, dis­tri­bui­da por el nor­te y el sur de Amé­ri­ca. Es­tos ani­ma­les se en­cuen­tran en el ca­tá­lo­go es­pa­ñol de es­pe­cies exó­ti­cas in­va­so­ras y cons­ti­tu­yen una de las prin­ci­pa­les causas de pér­di­da de bio­di­ver­si­dad en el mun­do, un pro­ble­ma que se agra­va en há­bi­tats y eco­sis­te­mas es­pe­cial­men­te vul­ne­ra­bles, como en el ca­so de las is­las.

Ade­más, y se­gún in­di­có la Guar­dia Ci­vil, el eti­que­ta­do de los pro­duc­tos re­qui­sa­dos en las tien­das de la ca­pi­tal lu­cen­se pre­sen­ta­ba irre­gu­la­ri­da­des, se­gún la le­gis­la­ción de pro­tec­ción de ani­ma­les do­més­ti­cos y sal­va­jes en cau­ti­vi­dad y la nor­ma­ti­va de patrimonio na­tu­ral y bio­di­ver­si­dad que re­gu­la el ca­tá­lo­go es­pa­ñol de es­pe­cies in­va­so­ras.

El ma­te­rial in­fan­til que fue in­cau­ta­do por los agen­tes de la Guar­dia Ci­vil era co­mer­cia­li­za­do en las cua­tro tien­das lu­cen­ses como ju­gue­tes edu­ca­ti­vos pa­ra ma­yo­res de ocho años y con­sis­tía en ex­pe­ri­men­tar con la in­cu­ba­ción y el cre­ci­mien­to de la ci­ta­da es­pe­cie exó­ti­ca in­va­so­ra. Es de­cir, el ju­gue­te es­tá for­ma­do por el acuario y to­dos los ele­men­tos au­xi­lia­res ne­ce­sa­rios pa­ra que los hue­vos pu­die­sen eclo­sio­nar y los pe­que­ños crus­tá­ceos pu­die­sen cre­cer den­tro de él. El ope­ra­ti­vo de los es­pe­cia­lis­tas de la Guar­dia Ci­vil se en­cuen­tra ac­tual­men­te en fa­se de in­ves­ti­ga­ción y aná­li­sis pa­ra tra­tar de con­fir­mar si esa es­pe­cie de crus­tá­ceos es la in­va­so­ra.

In­ter­ve­ni­dos

Los ju­gue­tes y de­más pro­duc­tos in­ter­ve­ni­dos por el Seprona han que­da­do a dis­po­si­ción de la Con­se­lle­ría de Me­dio Ambiente y de la Con­se­lle­ría de Eco­no­mía, que son las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes en la ma­te­ria pa­ra de­ter­mi­nar si se in­cau­tan de­fi­ni­ti­va­men­te y las me­di­das a se­guir con el ma­te­rial.

Es­pa­ña ra­ti­fi­có en el año 1993 el con­ve­nio de Na­cio­nes Uni­das so­bre la Di­ver­si­dad Bio­ló­gi­ca, re­co­no­cien­do el pro­ble­ma exis­ten­te por la cre­cien­te ex­pan­sión de de­ter­mi­na­das es­pe­cies y com­pro­me­tién­do­se, en la me­di­da de sus po­si­bi­li­da­des, a im­pe­dir que se in­tro­duz­can, a con­tro­lar o erra­di­car las es­pe­cies exó­ti­cas que ame­na­cen los eco­sis­te­mas, Los «triops lon­gi­cau­da­tus» son pe­que­ños crus­tá­ceos de agua dul­ce con apa­rien­cia de can­gre­jo ca­ce­ro­la y se en­cuen­tran en el Ca­tá­lo­go Es­pa­ñol de Es­pe­cies Exó­ti­cas In­va­so­ras en to­do el te­rri­to­rio nacional. Tie­nen una vi­da cor­ta, de unos 20 a 90 días y cre­cen muy rá­pi­do y su lon­gi­tud pue­de de ser de en­tre 25 y 75 mi­lí­me­tros. Es­te cre­ci­mien­to de­pen­de de la can­ti­dad de luz y ali­men­to que re­ci­ban. los há­bi­tats o las es­pe­cies au­tóc­to­nas.

Que no lle­guen a los ríos

Con la in­cau­ta­ción de las ca­jas de ju­gue­tes con sus acua­rios, los hue­vos —y en al­gu­nos ca­sos ya con ani­ma­les en pro­ce­so de cre­ci­mien­to— se pre­ten­de evi­tar que es­te ti­po de ani­ma­les pue­dan aca­bar en la ca­de­na me­dioam­bien­tal ga­lle­ga y ter­mi­nen con­ta­mi­nan­do ríos y cur­sos flu­via­les.

Es­te po­ten­cial pe­li­gro fue ob­ser­va­do por el bió­lo­go del zoo bo­tá­ni­co de Je­rez, Íñi­go Sán­chez, quien se pu­so en con­tac­to con com­pa­ñe­ros de pro­fe­sión, al­gu­nos de ellos doc­to­res en Bio­lo­gía, con pro­fe­so­res de uni­ver­si­dad e in­ves­ti­ga­do­res, sus­cri­bien­do to­dos ellos una car­ta di­ri­gi­da al director ge­ne­ral de Me­dio Na­tu­ral del Ministerio de Me­dio Ambiente pa­ra in­for­mar­le del asun­to y pi­dién­do­le que se in­clu­ya a la es­pe­cie en el Ca­tá­lo­go Es­pa­ñol de Es­pe­cies Exó­ti­cas In­va­so­ras.

Imá­ge­nes de di­fe­ren­tes es­pe­cies del ti­po «Triops lon­gi­cau­da­tus», cu­yos hue­vos se in­clu­yen en los ju­gue­tes de los que el Seprona se in­cau­tó en va­rios es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les de Lu­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.