La in­de­pen­den­cia des­pués de la in­de­pen­den­cia

La vo­ta­ción so­bre la sa­li­da de la UE re­su­ci­tó en la agen­da es­co­ce­sa la po­si­bi­li­dad de otro re­fe­ren­do so­be­ra­nis­ta

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - MARILUZ FE­RREI­RO

Cuan­do en el 2014 los unio­nis­tas su­pe­raron a los se­pa­ra­tis­tas en el re­fe­ren­do so­bre la in­de­pen­den­cia de Es­co­cia, la cues­tión de la rup­tu­ra se con­si­de­ró apar­ca­da. Alex Sal­mond, en­ton­ces lí­der del na­cio­na­lis­mo es­co­cés, re­co­no­ció que no se pue­de re­pe­tir una vo­ta­ción así has­ta la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción. Pe­ro ana­lis­tas co­mo el ex­per­to en pro­ce­sos na­cio­na­lis­tas Mi­chael Kea­ting, de la Uni­ver­si­dad de Aber­deen, de­cían en­ton­ces que la chis­pa po­dría reavi­var­se si el Reino Uni­do aban­do­na­ba la UE.

Es­co­cia tie­ne una vi­sión más eu­ro­peís­ta que In­gla­te­rra. YouGov, la pá­gi­na bri­tá­ni­ca de son­deos, di­bu­jó con sus en­cues­tas el ma­pa del bre­xit. En el top ten de las ciu­da­des más eu­ro­es­cép­ti­cas no fi­gu­ra nin­gu­na es­co­ce­sa. Sí hay cua­tro en­tre las más eu­ro­peís­tas del Reino Uni­do. En­tre ellas, Edim­bur­go y Aber­deen.

Pe­ro es­ta vez no se ha vi­vi­do una cam­pa­ña elec­tri­zan­te co­mo la que pre­ce­dió a la con­sul­ta so­bre la in­de­pen­den­cia. La par­ti­ci­pa­ción al­can­zó en­ton­ces el 85 %. La pri­me­ra mi­nis­tra de Es­co­cia, la na­cio­na­lis­ta Ni­co­la Stur­geon, ha in­ten­ta­do mo­vi­li­zar al elec­to­ra­do. Vo­tó a fa­vor de la UE «con la ca­be­za y el co­ra­zón» y prometió un nue­vo re­fe­ren­do so­be­ra­nis­ta si «sa­can a Es­co­cia de Eu­ro­pa con­tra la vo­lun­tad de su pue­blo». The Guar­dian re­co­ge que, a di­fe­ren­cia de lo ocu­rri­do en In­gla­te­rra, so­lo dos miem­bros del Par­la­men­to de Edim­bur­go han apo­ya­do el bre­xit. Y uno de ellos quie­re que, con esa sa­li­da, ga­ne com­pe­ten­cias Holy­rood, no West­mins­ter. Una par­te del elec­to­ra­do de Es­co­cia in­ter­pre­ta que la UE siem­pre ha si­do un con­tra­pe­so a las po­lí­ti­cas con­ser­va­do­ras de los to­ries, una es­pe­cie de red de se­gu­ri­dad pa­ra cier­tos de­re­chos so­cia­les. Es­tos eu­ro­peís­tas tam­bién ven su país co­mo un re­cep­tor de ayu­das eu­ro­peas y no so­lo co­mo un con­tri­bu­yen­te. Stur­geon re­cuer­da que Glas­gow, la ciu­dad más po­bla­da de Es­co­cia, se be­ne­fi­cia de fon­dos so­cia­les de la UE. El por­cen­ta­je de in­mi­gran­tes es me­nor que en otras zo­nas del Reino Uni­do y exis­te un con­sen­so po­lí­ti­co so­bre la ne­ce­si­dad de la mano de obra ex­tran­je­ra.

Se han abor­da­do cues­tio­nes iden­ti­ta­rias, pe­ro di­fe­ren­tes a las de los par­ti­da­rios del lea­ve y se ha plan­tea­do que Bru­se­las es más abier­ta que Lon­dres pa­ra res­pe­tar cier­tas sin­gu­la­ri­da­des. Al­gu­nos lin­güis­tas han ex­pre­sa­do su preo­cu­pa­ción por el es­ta­tus del gaé­li­co si se con­su­ma­ra la rup­tu­ra. Una vez más, Scotland is dif­fe­rent.

CLODAGH KILCOYNE REU­TERS

Es­co­ce­ses a fa­vor de la per­ma­nen­cia ha­cen un bai­le tra­di­cio­nal en Edim­bur­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.