Fer­nán­dez in­ten­ta po­ner co­mo hom­bre fuer­te de la Po­li­cía a uno de sus arie­tes an­ti­so­be­ra­nis­tas

An­tes del es­cán­da­lo, el mi­nis­tro te­nía pre­vis­to nom­brar ayer al co­mi­sa­rio Oli­ve­ra co­mo di­rec­tor ad­jun­to ope­ra­ti­vo

La Voz de Galicia (Lugo) - - Elecciones - MELCHOR SAIZ-PAR­DO

El nom­bra­mien­to te­nía que ha­ber­se fir­ma­do es­te miér­co­les, pe­ro el es­ta­lli­do del es­cán­da­lo de las es­cu­chas en­tre el mi­nis­tro del In­te­rior y el je­fe de la Ofi­ci­na An­ti­frau­de de Ca­ta­lu­ña lo ha de­ja­do en sus­pen­so. Al me­nos has­ta las elec­cio­nes. Jor­ge Fer­nán­dez Díaz iba a de­sig­nar, y to­da­vía tie­ne in­ten­ción de ha­cer­lo, a uno de los más sig­ni­fi­ca­dos man­dos an­ti­so­be­ra­nis­tas de la Po­li­cía y miem­bro de la fac­ción más cer­ca­na al PP di­rec­tor ad­jun­to ope­ra­ti­vo (DAO), el má­xi­mo res­pon­sa­ble po­li­cial de la ins­ti­tu­ción. El co­mi­sa­rio Jo­sé Luis Oli­ve­ra iba, y pue­de ser­lo to­da­vía, el su­ce­sor de Eu­ge­nio Pino, ju­bi­la­do es­ta se­ma­na y que di­ri­gía la no Uni­dad de Pla­ni­fi­ca­ción Es­tra­té­gi­ca y Coor­di­na­ción, más co­no­ci­do co­mo el pe­que­ño CNI de la Po­li­cía.

Fer­nán­dez ha­bía si­do muy cri­ti­ca­do en la Po­li­cía por con­vo­car el pa­sa­do 8 de ju­nio el pues­to de DAO, que es de li­bre designación, es­tan­do el Go­bierno en fun­cio­nes. Se­gún las fuen­tes con­sul­ta­das, el in­te­rés del mi­nis­tro por la con­vo­ca­to­ria ex­prés obe­de­cía a que quería a to­da cos­ta que Oli­ve­ra fue­ra el nue­vo hom­bre fuer­te del cuer­po, a pe­sar de que ha­bía otra de­ce­na de can­di­da­tos y de las re­ti­cen­cias del pro­pio in­tere­sa­do.

Es más, el pro­pio ti­tu­lar de In­te­rior y su en­torno tu­vie­ron que con­ven­cer in ex­tre­mis al co­mi­sa­rio pa­ra que op­ta­ra al car­go, al­go que no pre­ten­día, ya que no quería cam­biar de su ac­tual des­tino. Es­te co­mi­sa­rio es des­de enero del 2015 di­rec­tor del Cen­tro de In­te­li­gen­cia con­tra el Te­rro­ris­mo y el Cri­men Or­ga­ni­za­do (Cit­co), la fu­sión de las dos gran­des ins­ti­tu­cio­nes de aná­li­sis en las que vuel­can y com­par­ten da­tos la Po­li­cía, la Guar­dia Ci­vil y el Cen­tro Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia. Oli­ve­ra ce­dió y pre­sen­tó su so­li­ci­tud el 14 de ju­nio, al fi­lo de que se aca­ba­ra el pla­zo.

Es­te co­mi­sa­rio es ya uno de los miem­bros de las fuer­zas de se­gu­ri­dad con más po­der. Pe­ro su cu­rrícu­lo tie­ne al­gún bo­rrón. Oli­ve­ra fue uno de los dos co­mi­sa­rios que el 29 de oc­tu­bre de 2012, en ple­na cam­pa­ña de las elec­cio­nes ca­ta­la­nas, se des­pla­zó a Bar­ce­lo­na pa­ra tra­tar de con­ven­cer a los fis­ca­les an­ti­co­rrup­ción Fer­nan­do Ber­me­jo y Emi­lio Sán­chez Ulled de que re­su­ci­ta­ran la in­ves­ti­ga­ción del ca­so Pa­lau y re­cla­ma­ran al juez el re­gis­tro de la se­de cen­tral de Con­ver­gèn­cia.

La per­so­na que acom­pa­ñó a Oli­ve­ra en ese po­co exi­to­so via­je era el tam­bién co­mi­sa­rio Mar­ce­lino Mar­tín Blas-Aran­da, el ex­je­fe

de Asun­tos In­ter­nos, otro­ra uno de los hom­bres fuer­tes del Mi­nis­te­rio del In­te­rior y que en la ac­tua­li­dad es uno de los más fir­mes opo­si­to­res al pe­que­ño CNI, des­pués de en­fren­tar­se a muer­te con el tam­bién co­mi­sa­rio Jo­sé Ma­nuel Vi­lla­re­jo, de ser­vi­cios es­pe­cia­les, al que acu­só en un in­for­me de es­tar re­la­cio­na­do con el

co­no­ci­do co­mo Pe­que­ño Nicolás.

Los fis­ca­les ca­ta­la­nes se ne­ga­ron a ac­tuar con­tra Con­ver­gèn­cia por­que los in­di­cios que pre­sen­ta­ron Oli­ve­ra y Blas-Aran­da no es­ta­ban en ab­so­lu­to con­fir­ma­dos, eran muy dé­bi­les y se ba­sa­ban en los su­pues­tos in­for­mes apó­cri­fos con­tra Ar­tur Mas que cir­cu­la­ban esos días. Ber­me­jo y Sán­chez Ulled tam­bién des­con­fia­ron del he­cho de que los dos co­mi­sa­rios —uno de Asun­tos In­ter­nos y el otro, Oli­ve­ra, en­ton­ces al fren­te del Cen­tro de In­te­li­gen­cia Con­tra el Cri­men Or­ga­ni­za­do— tra­ta­ran con ellos un asun­to de co­rrup­ción po­lí­ti­ca ajeno

a sus co­me­ti­dos pro­fe­sio­na­les.

La ac­tua­ción del co­mi­sa­rio que Fer­nán­dez quie­re po­ner al man­do de los 61.000 agen­tes pro­vo­có in­clu­so una que­ja for­mal del Con­se­jo Fis­cal. Pe­ro la reac­ción de In­te­rior no fue la re­pri­men­da. Am­bos fue­ron con­de­co­ra­dos con la me­da­lla ro­ja del cuer­po, pen­sio­na­da.

El frus­tra­do, por aho­ra, nom­bra­mien­to de Oli­ve­ra se pro­du­ce en unos tiem­pos muy con­vul­sos en la cú­pu­la po­li­cial más cer­ca­na a las te­sis de Fer­nán­dez. Ade­más de Pino, es­tán a pun­to de ju­bi­lar­se otros hom­bres fuer­tes del mi­nis­tro, co­mo Vi­lla­re­jo.

El mi­nis­tro con­ven­ció a úl­ti­ma ho­ra a Oli­ve­ra, que no quería op­tar al car­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.