La lu­cha con­tra la dis­cri­mi­na­ción de la mu­jer, re­le­ga­da al úl­ti­mo plano en la pug­na por el vo­to

La di­fe­ren­cia en los sa­la­rios en­tre va­ro­nes y mu­je­res es del 19 %, bre­cha que se ele­va has­ta el 39 % en el ca­so de las pen­sio­nes

La Voz de Galicia (Lugo) - - Elecciones - MA­RIO BERAMENDI

Cons­ti­tu­ye un gra­ve pro­ble­ma que son­ro­ja a la so­cie­dad es­pa­ño­la des­de ha­ce ya tiem­po: la de­sigual­dad de gé­ne­ro tie­ne mu­chas ca­ras. Las mu­je­res, de me­dia, si­guen co­bran­do me­nos que los hom­bres; tam­bién con­ti­núan asu­mien­do la gran par­te de los tra­ba­jos de cui­da­do de ni­ños y de de­pen­dien­tes, lo que afec­ta a su vi­da la­bo­ral y al fu­tu­ro de sus pen­sio­nes. Y so­bre todo, son víc­ti­mas de una la­cra co­mo la vio­len­cia ma­chis­ta que pa­re­ce no te­ner fin. En el de­ba­te de te­le­vi­sión de los cua­tro can­di­da­tos, al ini­cio de la cam­pa­ña, los asun­tos de igual­dad ape­nas se to­ca­ron. Y tan so­lo Pe­dro Sán­chez y Pa­blo Igle­sias de­di­ca­ron unos po­cos se­gun­dos pa­ra re­fe­rir­se a un dra­ma que se lle­va por de­lan­te de­ma­sia­das vi­das to­dos los años.

Los in­for­mes ofi­cia­les

La dis­cri­mi­na­ción de la mu­jer tie­ne un re­fle­jo inequí­vo­co en las es­ta­dís­ti­cas. Por ejem­plo, los suel­dos de los hom­bres, en Es­pa­ña, son un 19 % su­pe­rio­res a los de las mu­je­res, y la bre­cha en­tre las pen­sio­nes por ra­zón de gé­ne­ro se dis­pa­ra al 39 %. Es­to se ex­pli­ca por­que el se­xo fe­me­nino vie­ne ocu­pan­do las pro­fe­sio­nes con me­nor cua­li­fi­ca­ción y, en con­se­cuen­cia, con peor sa­la­rio.

«Los pla­nes de igual­dad en las em­pre­sas son una me­di­da que es­tá bien, pe­ro que se que­da en la su­per­fi­cie; en una em­pre­sa con un mis­mo con­ve­nio co­bra igual la mu­jer y el hom­bre, el pro­ble­ma es­tá a ni­vel global; el re­cor­te de los ser­vi­cios pú­bli­cos, so­bre todo en lo que se re­fie­re a de­pen­den­cia y es­cue­las in­fan­ti­les, es­tá ha­cien­do que la mu­jer car­gue con más tra­ba­jo y se vea obli­ga­da a re­nun­ciar a su ca­rre­ra o a te­ner con­tra­tos a me­dia jor­na­da», ex­pli­ca Cla­ra Sie­rra, res­pon­sa­ble de Igual­dad de Po­de­mos.

Los pro­gra­mas elec­to­ra­les de la cam­pa­ña elec­to­ral del 26J, en lo que con­cier­ne a con­ci­lia­ción de la vi­da fa­mi­liar y la­bo­ral, coin­ci­den en al­gu­nos as­pec­tos. Por ejem­plo, el PSOE, Ciu­da­da­nos y Uni­dos Po­de­mos apues­tan por am­pliar el per­mi­so de pa­ter­ni­dad, en al­gu­nos ca­sos, pa­ra equi­pa­rar­lo con el de 16 se­ma­nas de ma­ter­ni­dad.

«Es­te per­mi­so hay que con­fi­gu­rar­lo co­mo al­go obli­ga­to­rio e in­trans­fe­ri­ble», ar­gu­men­ta Car­men Mon­tón, se­cre­ta­ria de Igual­dad del PSOE, quien con­si­de­ra que hay que aca­bar con la bre­cha sa­la­rial en­tre hom­bres y mu­je­res im­pul­san­do las ins­pec­cio­nes y po­ten­cian­do el ré­gi­men san­cio­na­dor.

Los po­pu­la­res, que as­pi­ran a ser la fuer­za más vo­ta­da el 26J, no plan­tean nin­gún cam­bio en los per­mi­sos y sí pro­po­nen in­cen­ti­var la con­tra­ta­ción de tra­ba­ja­do­ras que se in­cor­po­ren al mer­ca­do la­bo­ral tras la ma­ter­ni­dad.

El ma­yor dra­ma

Pe­ro en ma­te­ria de igual­dad de gé­ne­ro preo­cu­pa de­te­ner cuán­to an­tes la he­mo­rra­gia del mal­tra­to y la vio­len­cia. En es­to sí hay con­sen­so en­tre to­dos los par­ti­dos, quie­nes pro­po­nen, con ma­ti­ces, un gran acuer­do a ni­vel de Es­ta­do. La lis­ta de me­di­das es lar­ga. Los so­cia­lis­tas plan­tean el acom­pa­ña­mien­to ju­di­cial per­so­na­li­za­do a to­das las víc­ti­mas o pu­bli­car la lis­ta de mal­tra­ta­do­res, Uni­dos Po­de­mos abo­ga por la ga­ran­tía de re­si­den­cia y pres­ta­cio­nes pa­ra to­das las mu­je­res que su­fren vio­len­cia y Ciu­da­da­nos apues­ta por au­men­tar los re­cur­sos de los juz­ga­dos de vio­len­cia.

«No­so­tros en­ten­de­mos que es tam­bién im­pres­cin­di­ble tra­ba­jar por un plan es­pe­cí­fi­co de em­plea­bi­li­dad pa­ra las mu­je­res víc­ti­ma de vio­len­cia de gé­ne­ro», sub­ra­yan des­de el equi­po de cam­pa­ña del PP. Car­men Mon­tón, se­cre­ta­ria de Igual­dad so­cia­lis­ta, va más allá pa­ra sem­brar ca­ra el fu­tu­ro.

«Hay que edu­car en igual­dad des­de eda­des muy tem­pra­nas y re­cu­pe­rar el plan de sen­si­bi­li­za­ción; es­to es cla­ve pa­ra re­con­du­cir a me­dio pla­zo un dra­ma social que de­be ter­mi­nar», apun­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.