¡ A rom­per el te­cho de cris­tal!

La Voz de Galicia (Lugo) - - Elecciones - M. Xo­sé Porteiro

La ima­gen que me­jor de­fi­ne la lu­cha por la igual­dad y la no dis­cri­mi­na­ción de las mu­je­res en las so­cie­da­des es la de rom­per el te­cho de cris­tal. Una ba­rre­ra po­co vi­si­ble pe­ro que di­fi­cul­ta un cam­bio social tan di­fí­cil co­mo im­pres­cin­di­ble pa­ra el gé­ne­ro hu­mano. La Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la re­co­ge la igual­dad de se­xos an­te la ley y una vez ga­ran­ti­za­dos el ac­ce­so a la edu­ca­ción, las li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les, la pe­na­li­za­ción de la vio­len­cia se­xual o ge­ne­ral por el he­cho de ser mu­je­res, o la obli­ga­ción de la pa­ri­dad en la po­lí­ti­ca… se­gui­mos pen­dien­tes de otras me­di­das que ta­po­nan nues­tros te­chos. Al­gu­nas ve­ces se re­que­ri­rán me­di­das in­cen­ti­va­do­ras, pe­ro en otros, di­rec­ta­men­te san­cio­na­do­ras.

Me voy a por es­tas úl­ti­mas: no se pue­de con­sen­tir que nin­gu­na em­pre­sa pa­gue me­nos a una mu­jer que a un hom­bre por ha­cer el mis­mo tra­ba­jo. Hay que san­cio­nar pa­ra des­in­cen­ti­var la dis­cri­mi­na­ción. No se pue­de to­le­rar que la car­ne fe­me­ni­na se ven­da en la ca­lle o en los mi­les de clu­bes de ca­rre­te­ra con le­tre­ros bien vi­si­bles, tra­fi­ca­da co­mo char­cu­te­ría se­xual por ma­fias re­co­no­ci­das y per­se­gui­bles de ofi­cio. Hay que ha­cer una ley con­tra la tra­ta, trá­fi­co y pros­ti­tu­ción se­xual, po­nien­do el acen­to pe­na­li­za­dor so­bre quie­nes es­cla­vi­zan y so­bre quie­nes de­man­dan esas es­cla­vas, crean­do sa­li­das y re­cur­sos pa­ra la in­ser­ción social de quie­nes sean li­be­ra­das de esa la­cra. Pa­ra ello, por cier­to, ha­brá que ter­mi­nar con los anun­cios en los me­dios que nor­ma­li­zan lo anor­mal y se lu­cran, in­di­rec­ta­men­te, por el co­mer­cio se­xual. Hay que dar to­das las ga­ran­tías a las mu­je­res de que so­bre su cuer­po, la opi­nión que im­por­ta es la su­ya. Tan­to en la in­te­rrup­ción vo­lun­ta­ria del em­ba­ra­zo, co­mo en el ac­ce­so a la re­pro­duc­ción asis­ti­da, o en el no con­sen­ti­mien­to de la ges­ta­ción su­bro­ga­da co­mo un me­dio de vi­da. Dig­ni­fi­car y ga­ran­ti­zar de­re­chos bá­si­cos en ma­te­ria se­xual y re­pro­duc­ti­va si­gue sien­do ne­ce­sa­rio y ur­gen­te. Y so­bre el te­rro­ris­mo ma­chis­ta, ha­brá que tra­tar­lo co­mo tal. No pue­de ha­ber in­dul­tos pa­ra ase­si­nos fe­mi­ni­ci­das. No pue­den te­ner en cus­to­dia a me­no­res. No pue­de dar­se pá­bu­lo a la in­ven­ción del sín­dro­me de alie­na­ción pa­ren­tal (SAP) a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes ju­di­cia­les. Hay que ac­tuar tam­bién pa­ra di­sua­dir, por­que pro­mo­ver, fa­ci­li­tar, fa­vo­re­cer, sen­si­bi­li­zar… es ne­ce­sa­rio, pe­ro un po­co de con­tun­den­cia a día de hoy, ya es im­pres­cin­di­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.