«A ver si a la dé­ci­ma va la ven­ci­da»

Las opo­si­cio­nes de Edu­ca­ción trans­cu­rrie­ron sin in­ci­den­cias, aun­que hu­bo que­jas so­bre que los tri­bu­na­les fi­jen el tiem­po de las prue­bas, di­fe­ren­te en ca­da ciu­dad

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia -

«Po­ner una prue­ba tan sen­ci­lla es un error, es di­fí­cil dis­cer­nir a los que es­tán pre­pa­ra­dos»

En A Co­ru­ña, va­rios opo­si­to­res de Len­gua se fue­ron a la me­dia ho­ra del ini­cio del exa­men

Y por fin lle­gó el día. Los más de 15.000 opo­si­to­res que an­sían ha­cer­se con una de las 1.1112 pla­zas que la Con­se­lle­ría de Edu­ca­ción ha con­vo­ca­do es­te año, se ju­ga­ron ayer par­te de su fu­tu­ro. Sin ape­nas in­ci­den­cias, los as­pi­ran­tes, que se re­par­tie­ron por la geo­gra­fía ga­lle­ga en 58 cen­tros edu­ca­ti­vos, sa­lie­ron del exa­men con opi­nio­nes en­con­tra­das. Mien­tras al­gu­nos des­con­fia­ron de lo sen­ci­llo del exa­men, otros creen que la di­fi­cul­tad de las pre­gun­tas les im­pe­di­rá, un año más, al­can­zar su me­ta.

En el Ins­ti­tu­to Cas­te­lao, en Vigo, to­dos los opo­si­to­res de Edu­ca­ción In­fan­til coin­ci­dían ayer en que la prue­ba ha­bía si­do «sos­pe­cho­sa­men­te» fá­cil y muy jus­ta de tiem­po. Más de uno pen­sa­ba que po­ner un exa­men tan sen­ci­llo «es un error muy gran­de, por­que es muy di­fí­cil dis­cer­nir en­tre el que es­tá pre­pa­ra­do y el que no, lo que ha­ce que los cri­te­rios de eva­lua­ción sean más com­pli­ca­dos». Tam­po­co ven con bue­nos ojos que sea ca­da tri­bu­nal el que fi­je el tiem­po des­ti­na­do a las prue­bas, con di­fe­ren­cias no­ta­bles en­tre unas ciu­da­des y otras.

El su­pues­to prác­ti­co al que se en­fren­ta­ron 383 per­so­nas re­par­ti­das en tres tri­bu­na­les se re­fe­ría a una cla­se de edu­ca­ción in­fan­til con un gru­po de alum­nos he­te­ro­gé­neo de 4 y 5 años. En­tre ellos ha­bía un es­co­lar ex­tran­je­ro con di­fi­cul­ta­des en el idio­ma, otro con aler­gia ali­men­ta­ria y un ter­ce­ro con dis­fe­mia (tar­ta­mu­dez). En una ho­ra y me­dia los opo­si­to­res te­nían que re­sol­ver la for­ma de ac­tuar del pro- fe­sor an­te es­tas si­tua­cio­nes, así co­mo los pro­to­co­los a apli­car y otra se­rie de de­ta­lles.

Pa­ra Mer­ce­des Fer­nán­dez, una de las par­ti­ci­pan­tes que tra­ba­ja des­de ha­ce ocho años co­mo in­te­ri­na, el su­pues­to no atien­de a la reali­dad. A su jui­cio es mu­cho más com­pli­ca­da que todo eso, por­que, pa­ra em­pe­zar, no sue­le ha­ber so­lo un ca­so de ca­da una de es­tas si­tua­cio­nes en el au­la. «Nor­mal­men­te tie­nes un 20 % de hi­per­ac­ti­vos o con tras­tor­nos de con­duc­ta, in­ma­du­rez, es­pec­tro au­tis­ta y mu­chas otras di­fi­cul­ta­des que exi­gen un tra­ba­jo in­ten­so y de­li­ca­do», co­men­ta. A su jui­cio, de­be­ría de ser un exa­men ti­po test pa­ra com­pro­bar si el can­di­da­to a pro­fe­sor sa­be la le­gis­la­ción, y lue­go una es­pe­cie de MIR en el que se eva­lúe en fun­ción de la for­ma de desa­rro­llar el tra­ba­jo en la cla­se.

Tam­po­co es­tu­vie­ron muy con­for­mes con su exa­men en el IES Cru­cei­ro Ba­lea­res, an­ti­gua Uni­ver­si­dad La­bo­ral de Cu­lle­re­do, (A Co­ru­ña), en el que se con­cen­tra­ron ca­si mil as­pi­ran­tes pa­ra con­se­guir al­gu­na pla­za de pro­fe­sor de Len­gua y Literatura: «Pu­xe­ron tres tex­tos, non é o ha­bi­tual, tres tex­tos... en fin». Al­gu­nos de los as­pi­ran­tes in­clu­so aban­do­na­ron a la me­dia ho­ra que obli­ga el pro­to­co­lo a per­ma­ne­cer una vez que se en­tre­ga el exa­men.

De po­co sir­vió la ve­te­ra­nía a par­ti­ci­pan­tes co­mo Ál­va­ro, un li­cen­cia­do en His­pá­ni­cas e In­glés de Pon­te­ve­dra, de 40 años y que se ve obli­ga­do a se­guir vi­vien­do con sus pa­dres pe­se a los nu­me­ro­sos in­ten­tos de en­trar en la Ad­mi­nis­tra­ción. «Es­ta e a mi­ña oi­ta­va con­vo­ca­to­ria», y cree que la de ayer no rom­pe­rá la ra­cha ne­ga­ti­va pe­se a su ex­pe­rien­cia y pre­pa­ra­ción. Em­pleó ho­ra y me­dia de las tres ho­ras per­mi­ti­das, ma­la se­ñal. Y el lu­nes vol­ve­rá a le­van­tar­se a las seis de la ma­ña­na pa­ra la se­gun­da par­te de la prue­ba. «Pe­ro a ex­pe­rien­cia ta­mén ser­ve pa­ra sa­ber que co que fi­xen ho­xe non po­do ter es­pe­ran­zas», es­pe­ta Ál­va­ro so­bre su in­ten­to de ayer an­te los tres tex­tos que se en­con­tró en la me­sa: uno me­die­val, un so­ne­to y otro del que aca­ba de com­pro­bar, ya fue­ra del au­la, que co­rres­pon­de a El Ja­ra­ma de Sán­chez Fer­lo­sio.

En uno de los tri­bu­na­les de Ou­ren­se, el pre­si­den­te pi­dió ho­no­ra­bi­li­dad. La mis­ma que de­mos­tra­ron los 93 opo­si­to­res que ayer se pre­sen­ta­ron a las prue­bas pa­ra maes­tro de in­glés en el co­le­gio Ir­máns Vi­llar.

Eran 104 los con­vo­ca­dos, pe­ro fi­nal­men­te con­cu­rrie­ron 93. Fue ne­ce­sa­rio ha­bi­li­tar el sa­lón de ac­tos y un pa­si­llo ad­jun­to. El exa­men ma­ti­nal era un cuestionario de ejer­ci­cios a par­tir de un tex­to so­bre las le­yen­das ur­ba­nas en In­ter­net y las gran­des mul­ti­na­cio­na­les. Por la tar­de to­có lu­cir do­mi­nio de los te­mas teó­ri­cos, uno de 25.

Fren­te a la ten­sión de quien acu­día a la opo­si­ción con mi­les de ho­ras de pre­pa­ra­ción y as­pi­ra­cio­nes se­rias de ob­te­ner pla­za fi­ja, la re­la­ja­ción —a ve­ces es­pe­ran­za­da, por si hay suer­te— de los eter­nos in­te­ri­nos que acu­den al exa­men por­que es obli­ga­do pa­ra se­guir ha­cien­do sus­ti­tu­cio­nes. Es el ca­so de Xan, con 10 opo­si­cio­nes a sus es­pal­das y otros tan­tos años de tra­ba­jo en cen­tros pú­bli­cos. A él no le ago­bia se­guir sien­do in­te­ri­no; ase­gu­ra que es­tá men­tal­men­te pre­pa­ra­do.

A su la­do, Xa­co­be. Ya se ha­bía pre­sen­ta­do dos ve­ces, sin éxi­to. Real­men­te, di­ce, nun­ca las pre­pa­ró; su ob­je­ti­vo es em­pe­zar a ha­cer sus­ti­tu­cio­nes y lue­go po­ner­se en se­rio. Mar­ta, de 36 años, aca­bó los es­tu­dios de Edu­ca­ción, fue ma­dre y aho­ra re­to­ma la idea de las opo­si­cio­nes: «Ao que as­pi­ro é a en­trar nas lis­tas». Man­te­ner­se en ellas es el ob­je­ti­vo de mu­chos de los in­te­ri­nos que ayer aban­do­na­ron el au­la a po­co de co­men­zar. En el ros­tro de otros, la ten­sión por ha­cer­lo per­fec­to y el tiem­po apu­ra­do al má­xi­mo. Mis­ma opo­si­ción, 93 cir­cuns­tan­cias.

Los exá­me­nes su­fri­rán un pa­rón has­ta el lu­nes de­bi­do al fes­ti­vo au­to­nó­mi­co de hoy por la ce­le­bra­ción de San Xoán y a las elec­cio­nes ge­ne­ra­les del do­min­go. Sin em­bar­go, lo ha­bi­tual es que las prue­bas se ce­le­bren en días con­se­cu­ti­vos, más con­cre­ta­men­te, vier­nes y sá­ba­do.

In­for­ma­ción ela­bo­ra­da por Ma­ría Je­sús Fuen­te, To­ni Sil­va, Mar Gil y Lau­ra G. del Va­lle.

SAN­DRA ALON­SO

Opo­si­to­res de las prue­bas de Edu­ca­ción Pri­ma­ria, ayer en el po­li­téc­ni­co de Con­xo, en San­tia­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.