«Bre­xit»: los bue­nos y los ma­los sen­ti­mien­tos

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - Ro­ber­to L. Blan­co Val­dés

Los re­fe­ren­dos, co­mo las ar­mas, los car­ga el dia­blo, se­gún ha vuel­to a po­ner­se de re­lie­ve de nue­vo con mo­ti­vo de la con­sul­ta que ayer se ce­le­bró en el Reino Uni­do so­bre su per­ma­nen­cia o sa­li­da de la UE. Una con­sul­ta que, co­mo era de es­pe­rar, no se cen­tró fi­nal­men­te en cues­tio­nes que son, por su­pues­to, dis­cu­ti­bles (el gra­do de po­der que los Es­ta­dos de­ben tras­pa­sar a las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas, la for­ma de me­jo­rar su ca­rác­ter de­mo­crá­ti­co o el mo­do de im­pul­sar el con­trol po­pu­lar so­bre los po­de­res de la Unión, en­tre otras), sino que se tra­du­jo en un de­ba­te pri­ma­rio, de­ma­gó­gi­co y por mo­men­tos bo­chor­no­so en­tre lo que sin exa­ge­rar pue­den de­no­mi­nar­se los bue­nos y los ma­los sen­ti­mien­tos.

Ha bas­ta­do se­guir las res­pec­ti­vas cam­pa­ñas por el in (per­ma­ne­cer en la UE) y por el out (aban­do­nar­la) pa­ra cons­ta­tar có­mo, mien­tras los par­ti­da­rios de se­guir han in­sis­ti­do en la im­por­tan­cia de la cons­truc­ción eu­ro­pea pa­ra su­pe­rar los na­cio­na­lis­mos egoís­tas, en la ne­ce­sa­ria so­li­da­ri­dad en­tre las na­cio­nes y los pue­blos que for­man par­te de la UE y en la ur­gen­cia de re­for­zar la in­te­gra­ción de los ex­tran­je­ros que van de los paí­ses po­bres a los ri­cos pa­ra huir de la mi­se­ria, gran par­te de los im­pul­so­res del bre­xit —so­bre todo Ni­gel Fa­ra­ge y su Par­ti­do por la In­de­pen­den­cia del Reino Uni­do— han he­cho todo lo con­tra­rio: ex­ci­tar lo más ba­jos ins­tin­tos de la po­bla­ción bri­tá­ni­ca, esos que se aga­za­pan ba­jo el na­cio­na­lis­mo ex­clu­yen­te, la xe­no­fo­bia y la in­so­li­da­ri­dad.

Cuan­do lean us­te­des es­te ar­tícu­lo se sa­brá ya si los bue­nos sen­ti­mien­tos han lo­gra­do ven­cer a los peo­res, co­mo se­ría de es­pe­rar en el te­rri­to­rio don­de triun­fó la pri­me­ra re­vo­lu­ción li­be­ral de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad; o si, por el con­tra­rio, la irres­pon­sa­ble ex­ci­ta­ción de los peo­res sen­ti­mien­tos co­lec­ti­vos ha lo­gra­do que la me­jor Eu­ro­pa que he­mos te­ni­do ja­más va­ya a ver­se ampu­tada de la na­ción de la que tan­tos nos sen­ti­mos or­gu­llo­sos: de una de las na­cio­nes pio­ne­ras en el vo­to fe­me­nino, en el re­co­no­ci­mien­to de los de­re­chos so­cia­les o en la crea­ción de un gran sis­te­ma na­cio­nal de sa­lud (el Na­tio­nal Health Ser­vi­ce). De la na­ción de Jane Aus­ten y los Beatles. De la na­ción que, cuan­do to­da Eu­ro­pa ha­bía caí­do ba­jo las bo­tas del na­zis­mo, lu­chó «en las pla­yas y en los campos, en los ma­res y los océa­nos» pa­ra re­cu­pe­rar la li­ber­tad de nues­tro con­ti­nen­te.

Con un gra­do de fri­vo­li­dad que ra­ya en la pu­ra es­tu­pi­dez, Ca­me­ron ha vuel­to a po­ner a su país al bor­de del abis­mo, igual que cuan­do con­vo­có el re­fe­ren­do en Es­co­cia so­bre la in­de­pen­den­cia. No es­ta­rá de más, vis­to lo vis­to, y aun­que al fi­nal, co­mo de­seo fer­vien­te­men­te, el in ga­ne es­ta de­ci­si­va ba­ta­lla con­tra el out, que los par­ti­da­rios no in­de­pen­den­tis­tas de un re­fe­ren­do de au­to­de­ter­mi­na­ción en Ca­ta­lu­ña re­ca­pa­ci­ten de una vez. Pues esa con­sul­ta, que su­po­ne pa­ra mu­chos el cul­men de la de­mo­cra­cia, se­ría inevi­ta­ble­men­te la oca­sión pa­ra que los se­ce­sio­nis­tas mo­vi­li­za­ran los ma­los sen­ti­mien­tos de una po­bla­ción que ha vi­vi­do en ar­mo­nía has­ta que el na­cio­na­lis­mo —el mis­mo que es­tá de­trás del bre­xit— vino a po­ner­la trá­gi­ca­men­te en en­tre­di­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.