No más lí­neas ro­jas

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - Car­los G. Rei­go­sa

Sán­chez aún no se ha da­do cuen­ta de que mu­chos vo­tan­tes lo con­si­de­ran cul­pa­ble de la re­pe­ti­ción de las elec­cio­nes, y es po­si­ble que es­tos to­da­vía se lo quie­ran ha­cer pa­gar aho­ra. Su ne­ga­ti­va de en­ton­ces a ne­go­ciar con Ra­joy una gran coa­li­ción y su em­pe­ño ob­se­si­vo por li­de­rar un «pac­to de cam­bio» con Ciu­da­da­nos, con la mis­te­rio­sa abs­ten­ción con­ni­ven­te de Po­de­mos y otras fuer­zas ra­di­ca­les, han ge­ne­ra­do frus­tra­ción y des­con­cier­to. Sin du­da, Sán­chez ha si­do el gran pro­ta­go­nis­ta del an­te­rior pro­ce­so ne­go­cia­dor, jun­to con Ri­ve­ra, pe­ro ese pro­ta­go­nis­mo, al no ser­vir de na­da (ex­cep­to pa­ra des­fi­lar por las pa­sa­re­las me­diá­ti­cas), se ha vuel­to en su con­tra. Sin em­bar­go, la ofer­ta so­cial­de­mó­cra­ta del PSOE es aho­ra más im­pres­cin­di­ble que nun­ca.

Di­cho en otras pa­la­bras, creo que hay que re­cu­pe­rar a Sán­chez, si es que se de­ja, pa­ra re­com­po­ner un ma­pa po­lí­ti­co ra­zo­na­ble e in­te­li­gi­ble. Por­que otra vez ha em­pe­za­do mal al re­no­var sus lí­neas ro­jas y afir­mar, a la vez, que no se­rá im­po­si­ble for­mar un Go­bierno. Cuan­do mu­rió Suá­rez, el bri­llan­te po­lí­ti­co con­ver­gen­te Mi­quel Ro­ca es­cri­bió un ar­tícu­lo ti­tu­la­do: Pac­tar in­clu­so la dis­cre­pan­cia. En él re­co­no­cía que «con Suá­rez no lo hi­ci­mos bien; no le tra­ta­mos co­mo se me­re­cía y con ello qui­si­mos en­te­rrar un es­ti­lo que nun­ca hu­bié­ra­mos de­bi­do aban­do­nar». Val­dría la pe­na que al­guien le ex­pli­ca­se al lí­der del PSOE que las fi­gu­ras cla­ves de la His­to­ria no son las que lle­nan el de­ba­te de lí­neas ro­jas, sino las que sa­ben pac­tar in­clu­so la dis­cre­pan­cia. Y es que aho­ra se tra­ta de es­to. De co­no­cer la vo­lun­tad que ma­ni­fies­tan los vo­tan­tes en las ur­nas y ade­cuar­se a ella con el de­bi­do res­pe­to. Por­que so­lo los ciu­da­da­nos que vo­tan pue­den tra­zar lí­neas ro­jas. Y so­lo de es­te mo­do Sán­chez po­dría —y de­be­ría— sa­lir bien li­bra­do. Por­que a la vo­lun­tad del pue­blo no hay mo­do de tor­cer­le el bra­zo. No más lí­neas ro­jas, pues. No más in­ven­tos ca­pri­cho­sos. Se tra­ta tan so­lo de ter­mi­nar la cam­pa­ña y de que nos pre­gun­ten qué que­re­mos. Y que no se preo­cu­pen: los es­pa­ño­les res­pon­de­re­mos. Y ese re­sul­ta­do sí que se­rá in­ape­la­ble. Por­que se­rá nues­tro pac­to. El que de­be guiar el de nues­tros po­lí­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.