«Bre­xit», tres lec­cio­nes pa­ra Es­pa­ña

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - Fer­nan­do Óne­ga

Na­tu­ral­men­te, a la ho­ra de es­cri­bir es­ta cró­ni­ca se ig­no­ra el re­sul­ta­do del re­fe­ren­do bri­tá­ni­co. Por eso no pue­do co­men­tar­lo. Sí quie­ro ha­cer tres re­fle­xio­nes. La pri­me­ra es por qué Da­vid Ca­me­ron se com­pro­me­tió a una ac­ción que pu­do su­po­ner un gol­pe muy se­rio pa­ra su país, pu­so en ries­go a la pro­pia Unión y a él lo si­tuó a un mi­lí­me­tro de la di­mi­sión si fra­ca­sa­ba. Y la ex­pli­ca­ción es: co­mo lí­der del Par­ti­do Con­ser­va­dor, es­ta­ba asus­ta­do an­te el cre­ci­mien­to de la UKIP, la ex­tre­ma de­re­cha eu­ro­es­cép­ti­ca, y de­ci­dió su­bir­se a su ca­rro: si no pue­des con tu enemi­go, acués­ta­te con él. Y me­tió a su país en una lo­te­ría in­sen­sa­ta. Ga­nó con ma­yo­ría ab­so­lu­ta, pe­ro el be­ne­fi­cio per­so­nal y de par­ti­do pu­do ha­ber si­do el más ca­ro de la his­to­ria.

La se­gun­da es la ar­gu­men­ta­ción uti­li­za­da: ha si­do bá­si­ca­men­te eco­nó­mi­ca. Den­tro y fue­ra del Reino Uni­do se in­vo­ca­ron ra­zo­nes de em­pleo, de­va­lua­ción de la li­bra, des­cen­so de la ri­que­za na­cio­nal, fu­tu­ro del co­mer­cio ex­te­rior, caí­das de sa­la­rios, in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras o re­torno de los aran­ce­les. Ape­nas ha tras­cen­di­do un ar­gu­men­to de afec­to o sen­ti­men­tal, que sue­len dar for­ma a una na­ción. Hu­bo de­ma­go­gia, men­ti­ras y jue­go su­cio en los dos ban­dos. Y es muy tris­te de­cir­lo, pe­ro los es­ta­dos de opi­nión, muy fa­vo­ra­bles al bre­xit, so­lo cam­bia­ron de signo cuan­do la dipu­tada Jo Cox fue ase­si­na­da.

Y la ter­ce­ra, la es­ca­sa in­fluen­cia de los po­de­res po­lí­ti­cos, me­diá­ti­cos y eco­nó­mi­cos en la for­ma de vo­tar. Fue­ron con­tra­rios al bre­xit los dos par­ti­dos ma­yo­ri­ta­rios, el Go­bierno con todo su po­de­río, im­por­tan­tes me­dios de co­mu­ni­ca­ción, lí­de­res so­cia­les, ído­los de­por­ti­vos y ar­tís­ti­cos y or­ga­ni­za­cio­nes su­pra­na­cio­na­les. ¿Y todo pa­ra qué? Pa­ra que se lle­ga­se al día de ayer en si­tua­ción de em­pa­te. No hu­bo re­la­ción en­tre el es­fuer­zo pro­pa­gan­dís­ti­co y lo con­fe­sa­do en las en­cues­tas. La opi­nión pre­via­men­te for­ma­da no es que ha­ya re­sul­ta­do di­fí­cil de cam­biar; re­sul­tó di­fí­cil de in­fluir. Y eso que en­fren­te so­lo ha­bía un es­lo­gan de­ma­gó­gi­co: «la in­de­pen­den­cia del Reino Uni­do».

Creo que es­tas tres con­si­de­ra­cio­nes pue­den te­ner al­gu­na apli­ca­ción cuan­do se ha­bla de re­fe­ren­dos en Ca­ta­lu­ña o el País Vas­co. Tam­bién con tres lec­cio­nes. 1) Cui­da­do, se­ñor Igle­sias, con ga­nar vo­tos con ese re­cla­mo. Pa­sa­do ma­ña­na pue­de si­tuar­se de pri­me­ro en las dos co­mu­ni­da­des, pe­ro a un al­tí­si­mo pre­cio pa­ra la na­ción es­pa­ño­la. 2) Cui­da­do, se­ñor Ra­joy, con el ar­gu­men­to eco­nó­mi­co: pue­de ser bri­llan­te, pe­ro so­lo con­ven­ce a los con­ven­ci­dos y re­be­la a los no be­ne­fi­cia­dos por la bo­nan­za. Y 3) Cui­da­do to­dos an­te las gran­des mo­vi­li­za­cio­nes, por lo que se ha­bía de­mos­tra­do en Gre­cia: los po­de­res fác­ti­cos ya no de­ci­den. De­ci­de al­go más com­ple­jo y más di­fí­cil de cons­truir: el sen­ti­mien­to po­pu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.