La Po­li­cía atri­bu­ye los crí­me­nes de Ma­drid a una ven­gan­za o a un ajus­te de cuen­tas

El due­ño del bu­fe­te de­nun­ció en el 2006 a una jue­za pe­rua­na vin­cu­la­da a un nar­co

La Voz de Galicia (Lugo) - - España - MA­TEO BALÍN

El cri­men más gra­ve en la úl­ti­ma dé­ca­da en Ma­drid no so­lo de­jó un ma­ca­bra es­ce­na en la vi­vien­da de la ca­lle Mar­ce­lo Use­ra 40, don­de el miér­co­les fue­ron ase­si­na­das tres per­so­nas en un bu­fe­te de abo­ga­dos, sino tam­bién un cú­mu­lo de ca­bos suel­tos que la Po­li­cía tra­ta de jun­tar pa­ra en­con­trar al au­tor o au­to­res del bru­tal ho­mi­ci­dio de dos mu­je­res cu­ba­nas —tra­ba­ja­do­ras del des­pa­cho— y un clien­te ecua­to­riano que ha­bía ido a re­co­ger unos pa­pe­les. Los agen­tes del Gru­po de Ho­mi­ci­dios de la Po­li­cía Ju­di­cial tra­ba­jan con dos lí­neas de in­ves­ti­ga­ción tras to­mar de­cla­ra­ción al due­ño del bu­fe­te, el abo­ga­do pe­ruano Víc­tor Sa­las Co­ve­ñas, es­pe­cia­li­za­do en asun­tos de ex­tran­je­ría. Una ven­gan­za por un asun­to del pa­sa­do so­bre nar­co­trá­fi­co en su país de ori­gen o un ajus­te de cuen­tas por las su­pues­tas deu­das con­traí­das por el le­tra­do es­ta­rían de­trás del tri­ple ase­si­na­to, que lle­va­ría el se­llo de un si­ca­rio por la ex­tre­ma vio­len­cia em­plea­da y la in­ten­ción de des­truir prue­bas tras pren­der va­rios fue­gos con ga­so­li­na en la ca­sa.

Po­cas du­das tie­nen los in­ves­ti­ga­do­res de que el ob­je­ti­vo, en reali­dad, era el pro­pio Sa­las Co­ve­ñas, quien se en­con­tra­ba en su do­mi­ci­lio cuan­do ocu­rrie­ron los he­chos, al­re­de­dor de las cin­co de la tar­de. Fue una de las fa­lle­ci­das, Eli­sa C. G., cu­ba­na de 33 años y mu­jer del abo­ga­do des­de ha­cía me­nos de un año, quien le avi­só por te­lé­fono de que una per­so­na con as­pec­to «ra­ro» le es­ta­ba es­pe­ran­do, se­gún fuen­tes del ca­so. Cuan­do es­te lle­gó en su mo­to, so­bre las 18.15 ho­ras, se en­con­tró a dos clien­tes en el por­tal, es­pe­ran­do, por­que na­die les abría. Subie­ron los tres y al lle­gar a la puer­ta vie­ron que sa­lía hu­mo por de­ba­jo de la puer­ta. El abo­ga­do ba­jó co­rrien­do a su mo­to, co­gió las lla­ves y les abrió. Pa­sa­ron y co­men­za­ron a gri­tar si ha­bía al­guien den­tro. «Chi­cas, sal­gan, ¿al­guien es­tá ahí?». Pe­ro na­die con­tes­tó. Fue en­ton­ces cuan­do se en­con­tra­ron con el «tre­men­do» es­ce­na­rio. En el sa­lón es­ta­ba ten­di­do el cuer­po de Pe­pe C. V., de 43 años, que te­nía un fuer­te gol­pe en la ca­be­za pro­pi­na­do con una ba­rra de hie­rro que ha­bía en el des­pa­cho, y no por un ha­cha­zo co­mo en un prin­ci­pio se apun­tó.

Ma­tri­mo­nio de con­ve­nien­cia

Las otras dos ase­si­na­das es­ta­ban en otras es­tan­cias. La ci­ta­da Eli­sa, mu­jer de Sa­las Co­ve­ñas, y Ma­ría O. R., cu­ba­na de 46 años a quien sus fa­mi­lia­res y ve­ci­nos en el ma­dri­le­ño ba­rrio de Use­ra lla­ma­ban Ma­rit­za. Es­ta re­par­tía pu­bli­ci­dad des­de ha­ce cua­tro años y aca­ba­ba de ter­mi­nar la ca­rre­ra de De­re­cho. Una te­nía un gol­pe en la ca­be­za y la otra fue acu­chi­lla­da en el cue­llo. Am­bas es­ta­ban par­cial­men­te que­ma­das.

En el Ins­ti­tu­to Ana­tó­mi­co Fo­ren­se se agol­pa­ban ayer fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas, quie­nes re­ve­la­ron que Víc­tor se ca­só con Eli­sa «por con­ve­nien­cia» ha­ce ocho o nue­ve me­ses, jus­to cuan­do ella ha­bía ter­mi­na­do de ho­mo­lo­gar sus es­tu­dios de De­re­cho en Cu­ba pa­ra po­der ejer­cer co­mo abo­ga­da en Es­pa­ña. Tam­bién co­men­ta­ron que él ha­bía re­ci­bi­do ame­na­zas y acu­mu­la­ba cuan­tio­sas deu­das. Eli­sa y Ma­ría se co­no­cían des­de ha­ce años y am­bas pro­ce­dían de la mis­ma pro­vin­cia cu­ba­na, Hol­guín.

En lí­nea con las hi­pó­te­sis de la Po­li­cía, los fa­mi­lia­res de es­ta úl­ti­ma se mos­tra­ron con­ven­ci­dos de que el cri­men pu­do de­ber­se a un ajus­te de cuen­tas o ven­gan­za de al­gún clien­te con­tra el je­fe del bu­fe­te, que «en oca­sio­nes ni iba a los jui­cios» y que de­fen­día tan­to a per­so­nas que so­lo te­nían pro­ble­mas de do­cu­men­ta­ción co­mo a tra­fi­can­tes y otros de­lin­cuen­tes. «Es­ta­ba de deu­das has­ta arri­ba» e in­clu­so de­bía di­ne­ro a Ha­cien­da y ha­bía si­do ame­na­za­do, se­ña­la­ron.

Un nar­co is­rae­lí

Pre­ci­sa­men­te, se­gún cons­ta en las re­so­lu­cio­nes de la Ofi­ci­na de Con­trol de la Ma­gis­tra­tu­ra de Pe­rú, Sa­las Co­ve­ñas de­nun­ció en el 2006, cuan­do te­nía 25 años, que una jue­za pe­rua­na le pi­dió que ma­ni­pu­la­ra un pro­ce­so ju­di­cial con­tra un nar­co­tra­fi­can­te de ori­gen is­rae­lí. A raíz de eso, Ana Es­pi­no­za fue apar­ta­da de la ju­di­ca­tu­ra, acu­sa­da de cam­biar el ti­po pe­nal por el que se juz­ga­ba al nar­co Zeev Chen pa­ra re­ba­jar la pe­na, de mo­di­fi­car la sen­ten­cia pa­ra re­du­cir la in­dem­ni­za­ción que de­bía pa­gar, 500.000 so­les (134.000 eu­ros) y de mo­di­fi­car la fe­cha de un re­cur­so de nu­li­dad pa­ra que en­tra­se en pla­zo. Tras co­no­cer es­ta his­to­ria y an­te el te­mor a nuevas re­pre­sa­lias, la Po­li­cía de­ci­dió po­ner pro­tec­ción al abo­ga­do tras to­mar­le de­cla­ra­ción.

J. LIZÓN

La ex­tre­ma vio­len­cia con la que se co­me­tió el tri­ple cri­men ha­ce pen­sar que fue obra de un si­ca­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.