El Su­pre­mo de EE.UU. blo­quea la re­for­ma mi­gra­to­ria de Oba­ma

De­ja en un limbo ju­rí­di­co a 5 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes ile­ga­les

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - ADRIANA REY

Nue­vo re­vés pa­ra Ba­rack Oba­ma, des­pués de que un em­pa­te en­tre los ocho jue­ces que con­for­man el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Es­ta­dos Uni­dos blo­quea­ra ayer su re­for­ma mi­gra­to­ria. A sie­te me­ses de de­jar la Ca­sa Blan­ca, el pre­si­den­te ten­drá que ver có­mo una de sus pro­pues­tas es­tre­lla, dic­ta­da a ba­se de ór­de­nes eje­cu­ti­vas an­te el blo­queo re­pu­bli­cano en el Con­gre­so, no po­drá ser apro­ba­da y de­ja el limbo ju­rí­di­co a ca­si cin­co mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos, que aho­ra ca­re­cen de pro­tec­ción pa­ra evi­tar ser de­por­ta­dos.

En abril, ya se an­ti­ci­pó una pro­fun­da di­vi­sión en­tre los jue­ces, que ayer se evi­den­ció con cua­tro vo­tos a fa­vor y otros cua­tro en con­tra, lo que obli­ga a la de­vo­lu­ción del ca­so a un tri­bu­nal in­fe­rior. El em­pa­te es un he­cho des­de el fa­lle­ci­mien­to del juez An­to­nin Sca­lia (el más con­ser­va­dor), cu­yo no­veno vo­to in­cli- na­ba la ba­lan­za a uno u otro la­do.

El pre­si­den­te Oba­ma ya in­ten­tó bus­car un sus­ti­tu­to, pe­ro se en­con­tró con la fuer­te opo­si­ción re­pu­bli­ca­na con ma­yo­ría en el Se­na­do y que pre­fe­ría es­pe­rar a la lle­ga­da de un nue­vo pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos. «Es de­sola­dor y la de­ci­sión nos ale­ja del país que as­pi­ra­mos a ser», de­cía Oba­ma des­de la Ca­sa Blan­ca tras co­no­cer la de­ci­sión del Su­pre­mo. La frus­tra­ción del pre­si­den­te se ex­ten­dió por las fi­las de­mó­cra­tas y la vir­tual can­di­da­ta, Hi­llary Clin­ton, ca­li­fi­có el fa­llo de «inacep­ta­ble». Su ri­val en la ca­rre­ra por la can­di­da­tu­ra, Ber­nie San­ders, tam­bién de­jó los fil­tros a un la­do y ha­bló de un «sis­te­ma mi­gra­to­rio ro­to».

A la pos­tu­ra re­pu­bli­ca­na le pu­sie­ron ca­ra el fis­cal ge­ne­ral de Te­xas, Ken Pax­ton, y el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, Paul Ryan. Pa­ra el pri­me­ro, el Su­pre­mo no ha­ce más que reite­rar que «una per­so­na, aun­que sea pre­si­den­te, no pue­de cam­biar la ley uni­la­te­ral­men­te». En la mis­ma lí­nea, Ryan ha­bla­ba de «una gran vic­to­ria pa­ra los que cree­mos en la se­pa­ra­ción de po­de­res».

Pa­dres con hi­jos y jó­ve­nes

La va­li­dez de la or­den eje­cu­ti­va de Oba­ma del 2014 hu­bie­se be­ne­fi­cia­do a to­dos aque­llos in­mi­gran­tes que re­si­den en EE.UU. al me­nos des­de el 2010, sin an­te­ce­den­tes pe­na­les y que tie­nen hi­jos es­ta­dou­ni­den­ses o con per­mi­sos de re­si­den­cia per­ma­nen­te. Tam­bién al pro­gra­ma co­no­ci­do co­mo Da­ca, que be­ne­fi­cia­ba a los lla­ma­dos drea­mers (jó­ve­nes in­do­cu­men­ta­dos que en­tra­ron en el país an­tes de cum­plir los 16 años). Se­gún Oba­ma, el pro­gra­ma ori­gi­nal de Da­ca no se ve­rá afec­ta­do y se­gui­rá en vi­gor. El blo­queo de las me­di­das mi­gra­to­rias fue so­li­ci­ta­do por 26 es­ta­dos liderados por Te­xas y que ale­ga­ban ver­se per­ju­di­ca­dos por la re­gu­la­ción de los in­mi­gran­tes sim­pa­pe­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.