Un mi­ne­ral ines­pe­ra­do en Mar­te re­plan­tea su his­to­ria vol­cá­ni­ca

Es una for­ma de sí­li­ce, un ma­te­rial que tam­bién pue­de ser esen­cial pa­ra que exis­tan for­mas de vi­da en el pla­ne­ta

La Voz de Galicia (Lugo) - - Sociedad - R. R. GAR­CÍA

¿Tri­di­mi­ta en Mar­te? Im­po­si­ble. Es­ta po­dría ser la pri­me­ra reac­ción de los geó­lo­gos pla­ne­ta­rios an­te una pre­gun­ta si­mi­lar, pe­ro la ex­plo­ra­ción del ro­bot Cu­rio­sity de la NA­SA en el crá­ter Ga­le ha de­mos­tra­do, en un regalo ines­pe­ra­do pa­ra la cien­cia, que no so­lo es po­si­ble, sino que es­te ma­te­rial exis­te aho­ra mis­mo, y en can­ti­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas, so­bre su su­per­fi­cie. El ha­llaz­go, con­fir­ma­do por el aná­li­sis de los da­tos del ins­tru­men­to de di­frac­ción de ra­yos X del pro­pio ro­ver, no es uno más, ya que ha­rá re­con­si­de- rar la his­to­ria vol­cá­ni­ca de Mar­te. El des­cu­bri­mien­to su­gie­re que el pla­ne­ta ro­jo tu­vo al­gu­na vez vol­ca­nes ex­plo­si­vos que die­ron lu­gar a la pre­sen­cia de es­te mi­ne­ral si­lí­ci­co.

«En la Tie­rra, la tri­di­mi­ta se for­ma a al­tas tem­pe­ra­tu­ras en un pro­ce­so ex­plo­si­vo de­no­mi­na­do vul­ca­nis­mo si­lí­ci­co. El vol­cán de San­ta He­le­na (Was­hing­ton) y el de Sat­su­ma-Iwo­ji­ma (Ja­pón) son ejem­plos de es­te ti­po de vol­ca­nes», ex­pli­ca Ri­chard Mo­rris, uno de los au­to­res prin­ci­pa­les del tra­ba­jo, pu­bli­ca­do en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca Pnas. «El ha­llaz­go, com­ple­ta­men­te ines­pe­ra­do, plan­tea la pre­gun­ta de si Mar­te ex­pe­ri­men­tó una his­to­ria vol­cá­ni­ca mu­cho más vio­len­ta y ex­plo­si­va de lo que se pen­sa­ba du­ran­te su evo­lu­ción tem­pra­na», aña­dió.

La tri­di­mi­ta es una de las 22 for­mas de cris­ta­li­zar que tie­ne el cuar­zo, pe­ro has­ta aho­ra se creía que las ro­cas vol­cá­ni­cas que for­man la ma­yor par­te del pla­ne­ta tie­nen com­po­si­ción ba­sál­ti­ca, «lo que quie­re de­cir que no tie­nen su­fi­cien­te si­li­cio pa­ra que se for­me cuar­zo», apun­ta Juan Ra­món Vidal Ro­ma­ní, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Geo­ló­gi­co Isi­dro Par­ga Pon­dal de la Uni­ver­si­da­de da Co­ru­ña y co­la­bo­ra­dor de la NA­SA en el es­tu­dio de cue­vas te­rres­tres que si­mu­lan las con­di­cio­nes de Mar­te.

Vi­da bac­te­ria­na

Pa­ra es­te geó­lo­go, el ha­llaz­go pre­sen­ta una di­men­sión aún más im­por­tan­te, pues­to que abre la po­si­bi­li­dad de que «en las cue­vas mar­cia­nas ha­ya ha­bi­do vi­da bac­te­ria­na des­de ha­ce mi­llo­nes de años, e in­clu­so que pue­da ha­ber­la aho­ra».

¿Por qué? «Por­que el si­li­cio es esen­cial pa­ra la vi­da, más im­por­tan­te que el car­bono aún, y es lo que es­ta­mos com­pro­ban­do en nues­tros es­tu­dios de co­lo­nias bac­te­ria­nas en las cue­vas de ro­cas mag­má­ti­cas en la Tie­rra», res­pon­de Vidal Ro­ma­ní.

El ca­te­drá­ti­co de Geo­lo­gía en­tien­de que la po­si­bi­li­dad de en­con­trar mi­cro­or­ga­nis­mos en la su­per­fi­cie del pla­ne­ta es prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te, por­que «co­mo no hay ca­pa de ozono en su at­mós­fe­ra cual­quier for­ma de vi­da se­ría es­te­ri­li­za­da». El agua tam­bién des­apa­re­ció de su su­per­fi­cie ha­ce mi­llo­nes de años, por lo que «el úni­co lu­gar en don­de pue­de ha­ber res­tos de or­ga­nis­mos es en el in­te­rior de las cue­vas, por­que allí hay agua, o con­ge­la­da o en es­ta­do de va­por».

NA­SA

El mi­ne­ral fue de­tec­ta­do por el ro­bot «Cu­rio­sity».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.