«El pro­ble­ma de los re­fu­gia­dos no aca­ba­rá con el fin de Daesh»

Pa­ra Ro­tunno, la «fal­ta de vo­lun­tad po­lí­ti­ca» en Eu­ro­pa blo­quea la aco­gi­da de des­pla­za­dos

La Voz de Galicia (Lugo) - - Sociedad - CLÁUDIA MORÁN

Mar­co Ro­tunno coor­di­na va­rios campos de re­fu­gia­dos en el Kur­dis­tán ira­quí. Lle­va seis años en Orien­te Me­dio tra­ba­jan­do con des­pla­za­dos y oe­ne­gés, pri­me­ro en Jor­da­nia y, des­de ha­ce dos años, en la re­gión kur­da de Su­lay­ma­ni­yah. Ayer ofre­ció una con­fe­ren­cia en A Co­ru­ña pa­ra ex­pli­car la pro­ble­má­ti­ca de las per­so­nas des­pla­za­das.

—¿En qué con­di­cio­nes se vi­ve en un cam­po de re­fu­gia­dos?

—Hay di­fe­ren­cias. Cuan­do la gen­te lle­ga no sue­le ha­ber sis­te­ma eléc­tri­co ni agua. Lo más im­por­tan­te es asig­nar un te­rreno, pe­ro cuan­do hay una cri­sis de des­pla­za­dos siem­pre lle­va más tiem­po y las con­di­cio­nes, mien­tras tan­to, son ma­las.

—¿Con qué pro­ble­mas se en­cuen­tran?

—En el 80 % de los ca­sos sa­bes que los re­fu­gia­dos van a ve­nir, pe­ro en zo­nas don­de ha ha­bi­do un ata­que in­me­dia­to —co­mo la se­ma­na pa­sa­da en Fa­lu­ya, cer­ca de Bag­dad, don­de tras una ofen­si­va del ejér­ci­to ira­quí hu­ye­ron 85.000 per­so­nas— no es­ta­mos pre­pa­ra­dos. A ve­ces tam­bién ocu­rre que lle­gan or­ga­ni­za­cio­nes con un su­mi­nis­tro que ya te­ne­mos, en lu­gar de traer co­sas que ne­ce­si­ta­mos.

—Los des­pla­za­dos pro­vie­nen de mu­chos más lu­ga­res que Si­ria.

—Sí, pe­ro la gen­te en Eu­ro­pa no es cons­cien­te del pro­ble­ma más allá de Si­ria. So­bre la cues­tión de los kur­dos no sa­ben mu­cho, ni tam­po­co so­bre los re­fu­gia­dos ira­quíes, que re­la­cio­nan con Si­ria, aun­que el Daesh vie­ne de Irak.

—El pac­to en­tre la UE y Tur­quía

es du­ra­men­te cri­ti­ca­do. —No se pue­de man­dar de vuel­ta a los re­fu­gia­dos por­que to­dos los go­bier­nos han fir­ma­do acuer­dos in­ter­na­cio­na­les. Ade­más, he vis­to gen­te en los campos con en­fer­me­da­des que so­lo se pue­den cu­brir des­de el ex­te­rior por­que Irak en ese ti­po de cu­ras es­tá muy atrás. Pe­ro el pro­ce­so de aco­gi­da no va más rá­pi­do en esos ca­sos. —Es­pa­ña no ha re­ci­bi­do ni a 200 per­so­nas de las 17.000 que le co­rres­pon­den. —Y la ayu­da que lle­ga a los campos no su­pera el 20 % de la que es­tá com­pro­me­ti­da. Aco­ger no es gra­tui­to, pe­ro no cues­ta más que otras pe­que­ñas obras de la vi­da dia­ria de un Es­ta­do. —¿Se es­tá dan­do so­lu­ción al pro­ble­ma de raíz? —No. Si Daesh se va, la pro­ble­má­ti­ca se que­da por­que Daesh lle­gó des­pués. Pe­ro cual­quier país pue­de lan­zar un pro­gra­ma de aco­gi­da. Lo que fal­ta es vo­lun­tad po­lí­ti­ca. Se es­tán in­vir­tien­do ener­gías en in­fun­dir mie­do en lu­gar de en desa­rro­llar ini­cia­ti­vas fac­ti­bles de aco­gi­da. La de las ciu­da­des re­fu­gio es muy im­por­tan­te, con el apo­yo de co­lec­ti­vos so­cia­les. Y en los campos, pro­yec­tos co­mo Re­fu­gees Got Ta­lent, un con­cur­so de ta­len­tos pa­ra ado­les­cen­tes, con­tri­bu­yen a dar­les una vi­da nor­mal den­tro de la anor­ma­li­dad.

CÉ­SAR QUIAN

Mar­co Ro­tunno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.