Apo­yar a los hi­jos o ser es­tric­tos con ellos les im­pul­sa al éxi­to

Un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Ko­be aler­ta de que exi­gir de­ma­sia­do ge­ne­ra per­so­nas es­tre­sa­das e in­fe­li­ces

La Voz de Galicia (Lugo) - - Sociedad - MA­RÍA PIÑEIRO

¿Es bueno ser es­tric­to con los hi­jos? ¿O tal vez fun­cio­na me­jor de­jar­les cre­cer sin de­ma­sia­da aten­ción, co­mo has­ta ha­ce unos años? Unos in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Ko­be, en Ja­pón, de­ci­die­ron ave­ri­guar­lo con una en­cues­ta a 5.000 per­so­nas.

En el país ni­pón la pre­sión fa­mi­liar sue­le ser enor­me y que­rían com­pro­bar en qué se tra­du­cía en el fu­tu­ro de las per­so­nas. Los par­ti­ci­pan­tes tu­vie­ron que apo­yar o no afir­ma­cio­nes del ti­po «mis pa­dres con­fia­ron en mí» o «sen­tí co­mo mi fa­mi­lia no te­nía nin­gún in­te­rés en mí». Y el re­sul­ta­do fue que los ni­ños cu­yos pa­dres les hi­cie­ron sen­tir más se­gu­ros en sus pri­me­ros años tie­nen, una vez adul­tos, sa­la­rios más al­tos que la me­dia y me­nos pro­ba­bi­li­da­des de mo­rir de for­ma pre­ma­tu­ra. Es­tos pa­dres mos­tra­ron un al­to in­te­rés por ellos y pa­sa­ban mu­cho tiem­po to­dos jun­tos.

¿Y los pa­dres es­tric­tos? Lo cier­to es que quie­nes die­ron po­ca in­de­pen­den­cia a sus hi­jos, no con­fia­ban en ellos y les im­po­nían mu­chas re­glas tam­bién les ga­ran­ti­za­ron éxi­to, al me­nos social: esos ni­ños cre­cie­ron sa­can­do me­jo­res no­tas y tie­nen más di­ne­ro que la me­dia... pe­ro son adul­tos in­fe­li­ces y es­tre­sa­dos, que siem­pre se exi­gen más.

El otro gran gru­po era el de pa­dres que no se me­tían de­ma­sia­do. Las per­so­nas con es­tos pro­ge­ni­to­res —tan­to in­dul­gen­tes co­mo pa­so­tas o dis­tan­tes— sa­lie­ron peor pa­ra­dos que la me­dia, por­que les fal­tó, di­cen los in­ves­ti­ga­do­res, con­fian­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.