Es­ta es la otra ban­ca mó­vil

Im­pres­cin­di­bles en Ga­li­cia, son una ra­re­za en Es­pa­ña. Sin es­tas su­cur­sa­les, 160.000 clien­tes se que­da­rían sin red

La Voz de Galicia (Lugo) - - Economía - RU­BÉN SANTAMARTA

El con­cep­to de ban­ca mó­vil na­ció ha­ce vein­te años, pe­ro na­da te­nía que ver con los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes, los que van ca­mino de aca­bar con las su­cur­sa­les de siem­pre por­que per­mi­ten rea­li­zar todo ti­po de ope­ra­cio­nes des­de un apa­ra­to que ca­be en el bol­si­llo. El con­cep­to de ban­ca mó­vil en los 90 era bas­tan­te más gran­de e iba so­bre rue­das.

Y si­gue ahí. Es el bus con­ver­ti­do en ofi­ci­na, con su ca­je­ro y per­so­nal de se­gu­ri­dad, una ra­re­za que en Ga­li­cia so­lo man­tie­ne Aban­ca y que fue­ra del no­roes- te ape­nas sub­sis­te en otros tres te­rri­to­rios. El ob­je­ti­vo es cla­ro: acer­car los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros a lu­ga­res que, o bien se han que­da­do sin su­cur­sal por el pro­ce­so de re­es­truc­tu­ra­ción y cie­rres, o bien no la tu­vie­ron nun­ca pe­ro pre­ci­san ese ser­vi­cio. Es uno de los me­jo­res ejem­plos de eso que se dio en lla­mar la in­clu­sión fi­nan­cie­ra y que tan bien cum­plían las des­apa­re­ci­das ca­jas: per­mi­tir que cual­quier ciu­da­dano, con in­de­pen­den­cia de sus in­gre­sos, pu­die­ran te­ner su cuen­ta co­rrien­te.

Aban­ca man­tie­ne dos ru­tas con las que cu­bre las de­man­das de unos 160.000 clien­tes —tie­ne más de dos mi­llo­nes, en­tre par­ti­cu­la­res y em­pre­sas— de una vein­te­na de mu­ni­ci­pios o pa­rro­quias. De San­diás a Bal­tar, Os Blancos, Mon­te­rrei, Oim­bra, Rai­riz de Vei­ga, Tras­mi­ras Co­de­se­da, Ca­ba­nas, Ca­me­lle... En Se­ran­tes, una pa­rro­quia fe­rro­la­na que fue con­ce­llo has­ta 1940, di­cen que si les qui­tan ese ser­vi­cio se van del ban­co. «Es­ta ofi­ci­na no pue­de des­apa­re­cer», cuen­ta Pa­blo, uno de los pri­me­ros en lle­gar. Y lo ra­ti­fi­can la vein­te­na de clien­tes que pa­san des­pués. En una ho­ra, una vein­te­na por de­lan­te de Fran­cis­co Ma­ro­ño, a quien to­dos le lla­man Pa­co. Le co­no­cen de so­bra; lle­va más de diez años en ruta, sa­bien­do de sus fi­nan­zas y dán­do­les char­la a to­dos (es un ti­po de pa­la­bra ágil). Y él tam­bién los co­no­ce a to­dos. «¿O se sem­pre?», pre­gun­ta Pa­co a una clien­ta que tie­ne un pe­que­ño ne­go­cio en la zo­na. Lo de siem­pre es pa­gar al­gu­na fac­tu­ra y re­ti­rar di­ne­ro, ca­si siem­pre la mis­ma can­ti­dad. «Con is­to xa non te­ño que bai­xar a Fe­rrol, pa­ra min é su­fi­cien­te pa­ra to­da a se­ma­na», re­la­ta Car­men.

En ese bus los clien­tes pue­den rea­li­zar prác­ti­ca­men­te to­da la ope­ra­ti­va con­ven­cio­nal de una su­cur­sal, aun­que si tie­nen que fir­mar al­gu­na ope­ra­ción de cré­di­to —una hi­po­te­ca, por ejem­plo—, se les tie­ne que de­ri­var a una su­cur­sal con­ven­cio­nal.

La ofi­ci­na mó­vil de Pa­co y la de otra com­pa­ñe­ra —se re­par­ten las dos ru­tas— re­co­rren al año unos 85.000 ki­ló­me­tros y es­tán dis­pues­tas pa­ra aten­der no so­lo a esa po­bla­ción sin red, sino tam­bién cual­quier im­pre­vis­to: des­de ser­vir a usua­rios en fes­ti­va­les de mú­si­ca has­ta cu­brir im­pre­vis­tos. Dos ca­sos re­cien­tes: la bom­ba en la ofi­ci­na de O Ro­sal o el tem­po­ral del Klaus que inu­ti­li­zó par­te de la red.

«Es­te es un ser­vi­cio que los clien­tes agra­de­cen, y que sa­ben que es­tá el mis­mo día y el mis­mo si­tio», ex­pli­ca Pa­co mien­tras des­pa­cha a un ti­po que no cum­ple con el per­fil es­pe­ra­do: en la trein­te­na y con el smartp­ho­ne en la mano. Por­que lo cier­to es que la ma­yo­ría de la gen­te que pa­sa por de­lan­te de Pa­co su­pera los 70. Pa­ra ellos el mó­vil, con­fie­san, sir­ve pa­ra lla­mar y ver las fotos de hi­jos y nie­tos. Ni se les ocu­rre con­sul­tar sus mo­vi­mien­tos ban­ca­rios o ha­cer un pa­go. «Pa­ra iso te­mos es­to», re­su­me una de las clien­tas.

JO­SÉ PAR­DO

Clien­tes es­pe­ran­do a ser aten­di­dos en la ofi­ci­na mó­vil de Aban­ca ha­ce dos se­ma­nas en la pa­rro­quia fe­rro­la­na de Se­ran­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.