El pro­di­gio­so lus­tro de Pa­blo La­so

En los cin­co años con el téc­ni­co vi­to­riano, el Real Ma­drid ha ga­na­do 12 tí­tu­los, ha dispu­tado 16 fi­na­les y ha mos­tra­do un es­ti­lo es­pec­ta­cu­lar y vi­bran­te

La Voz de Galicia (Lugo) - - Deportes - JO­SÉ M. FER­NÁN­DEZ

El Real Ma­drid de Pa­blo La­so. Cin­co años des­pués de su ines­pe­ra­do des­em­bar­co en la ca­sa blan­ca, el téc­ni­co vi­to­riano se ha ga­na­do el de­re­cho a dar nom­bre a una de las épo­cas más bri­llan­tes de la sec­ción de ba­lon­ces­to del Ma­drid: 12 tí­tu­los en cin­co años, el úl­ti­mo la Li­ga ACB, el pa­sa­do miér­co­les, y 16 fi­na­les, más que en los 25 años an­te­rio­res. Unas ci­fras so­lo al al­can­ce de los mí­ti­cos Pe­dro Fe­rrán­diz o Lo­lo Sainz. Pe­ro, con ser im­por­tan­tes, las 3 Li­gas, 4 Co­pas del Rey, 1 Eu­ro­li­ga, 3 Su­per­co­pas y 1 Mun­dia­li­to no se­rán la úni­ca he­ren­cia que el téc­ni­co de­je cuan­do aban­do­ne el ban­qui­llo del Ma­drid. La afi­ción se ha apun­ta­do al es­ti­lo La­so, a una ma­ne­ra de en­ten­der el ba­lon­ces­to que lle­na el Bar­clay Cen­ter ca­da par­ti­do. Un es­ti­lo que el ma­dri­dis­mo ha sa­bi­do va­lo­rar por en­ci­ma de las vic­to­rias, co­mo de­mos­tró en la des­pe­di­da que tri­bu­tó al equi­po tras caer en cuar­tos de fi­nal de la Eu­ro­li­ga fren­te al Fe­ner­bahçe, al­go iné­di­to en un club co­mo el Ma­drid.

EL DES­EM­BAR­CO DE LA­SO El sus­ti­tu­to de Mes­si­na

A La­so le to­có la com­pli­ca­da ta­rea de su­ce­der a Et­to­re Mes­si­na, una frus­tran­te eta­pa más pro- pia de la ges­tión pa­ra la ga­le­ría de Flo­ren­tino Pé­rez que fru­to de una me­di­ta­da re­fle­xión. El 29 de ju­nio se cum­plen cin­co años de la lle­ga­da de La­so, un téc­ni­co sin el ca­ché ni el gla­mur de su an­te­ce­sor, pe­ro con la con­fian­za de Al­ber­to He­rre­ros. La ex­pe­rien­cia de Pa­blo La­so (Vi­to­ria, 1967) en los ban­qui­llos se re­du­cía al fi­lial del Pa­me­sa, al pri­mer equi­po va­len­ciano (me­dia cam­pa­ña), el Can­ta­bria y al Brue­sa GBC, con el que as­cen­dió a la ACB. Con ese his­to­rial y un pa­sa­do co­mo ba­se —in­ter­na­cio­nal en 61 oca­sio­nes— y buen en­ten­de­dor del jue­go, es has­ta ló­gi­co que fue­ra re­ci­bi­do con un es­cep­ti­cis­mo que se aca­bó a los sie­te me­ses, con la con­quis­ta de la Co­pa del Rey, un tor­neo que el Ma­drid no ga­na­ba des­de 1993. Lo que Mes­si­na no logró en año y me­dio, La­so lo con­si­guió en ape­nas me­dio año: un se­llo par­ti­cu­lar, con un una de­ci­di­da apues­ta por el jue­go ofen­si­vo y la ve­lo­ci­dad. La re­con­ci­lia­ción de la exi­gen­te gra­da ma­dri­dis­ta con el ba­lon­ces­to. Un pro­yec­to con se­ñas de iden­ti­dad, al­go que el fút­bol, pe­se a los millonarios dis­pen­dios de Flo­ren­tino Pé­rez, aun no ha con­se­gui­do.

LOS TÍ­TU­LOS Cin­co años de do­mi­nio blan­co

La Co­pa fue el úni­co tí­tu­lo que con­quis­tó en su pri­me­ra tem­po­ra­da, pe­ro ya en­ton­ces de­jó el po­so en el que ha apo­ya­do las cua­tro tem­po­ra­das pos­te­rio­res. De aque­lla plan­ti­lla so­bre­vi­ven Llull, Ser­gio Ro­drí­guez y Re­yes: al pri­me­ro, Mes­si­na no lo veía co­mo ba­se y los dos úl­ti­mos no le ser­vían. Pa­ra La­so, han si­do vi­ta­les en los triun­fos pos­te­rio­res. El Cha­cho y Llull dan sen­ti­do al jue­go y al ri­mo que el Ma­drid ne­ce­si­ta y Re­yes con­ta­gia ca­rác­ter y com­pro­mi­so. Jun­to a La­so, for­man el cuar­te­to que ha es­ta­do pre­sen­te en los 12 tí­tu­los, en los que ha do­mi­na­do el ba­lon­ces­to es­pa­ñol y ha su­mi­do al Bar­ce­lo­na en una de­pre­sión que se ha lle­va­do por de­lan­te a su di­rec­tor de­por­ti­vo (Joan Creus) y que pue­de aca­bar con un Xa­vi Pas­cual al que La­so tra­tó con enor­me ca­ri­ño tras el par­ti­do del miér­co­les. 3/4 Li­gas, 4/5 Co­pas, 1/5 Eu­ro­li­gas y 1/1 Mun­dia­li­to, un 60 % de los tí­tu­los, dos pre­sen­cias en Fi­na­les a Cua­tro de la Eu­ro­li­ga y el pleno de la 2014-15.

LA LI­GA Dos triun­fos con­se­cu­ti­vos

Pa­ra el Ma­drid, pro­ba­ble­men­te la tem­po­ra­da que aca­ba de clau­su­rar­se con el tí­tu­lo de Li­ga ha­ya si­do la más com­pli­ca­da. En pri­mer lu­gar, por la es­ca­sa pre­tem­po­ra­da de bue­na par­te de la plan­ti­lla, que dis­pu­tó el Eu­ro­bás­quet, y en se­gun­do, por­que sin ape­nas des­can­so, afron­tó en Bra­sil el Mun­dia­li­to. Pe­se a las le­sio­nes (Llull, Rudy...) y a una tem­po­ra­da con al­ti­ba­jos, el Ma­drid con­quis­tó la Co­pa del Rey y se rehí­zo pa­ra lle­gar a tiem­po pa­ra pri­var­le al Bar­ce­lo­na, por ter­ce­ra vez en los úl­ti­mos cua­tro años, del tí­tu­lo. Eso sí, que­dó fue­ra de la Fi­nal a Cua­tro de la Eu­ro­li­ga.

EL ES­TI­LO El Cha­cho y Llull

Si el es­ti­lo La­so des­can­sa en el es­pec­tácu­lo, en el jue­go rá­pi­do, el rit­mo y la ma­gia del Cha­cho Ro­drí­guez, Ser­gi Llull re­pre­sen­ta el triun­fo del com­pro­mi­so. El ba­se-es­col­ta-ale­ro re­nun­ció la cam­pa­ña pa­sa­da a una su­cu­len­ta ofer­ta de la NBA pa­ra se­guir sien­do el al­ma y el lí­der del Ma­drid.

JUAN CAR­LOS HIDALGO

Pa­blo La­so se abra­za con Ser­gi Llull, MVP de la fi­nal, tras ga­nar la Li­ga el pa­sa­do miér­co­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.