Un ár­bi­tro ga­lle­go lle­ga a la ca­te­dral

Ma­nuel Fran­co, con 22 años, par­ti­ci­pa ya en la pre­via de Wimbledon y ejer­ce­rá por pri­me­ra vez en el cua­dro fi­nal

La Voz de Galicia (Lugo) - - Deportes - PAU­LO ALON­SO LOIS

Ma­nuel Fran­co Ojea na­ció en Boiro, tie­ne 22 años, es­tu­dia En­fer­me­ría en San­tia­go y ya ar­bi­tró en una de­ce­na de tor­neos in­ter­na­cio­na­les de tenis en cin­co paí­ses. En so­lo dos tem­po­ra­das di­bu­ja una pro­yec­ción que po­dría per­mi­tir­le op­tar a una cha­pa bron­ce, un hi­to que to­da­vía no al­can­zó nin­gún ga­lle­go. Un re­to que exi­ge do­mi­nio del in­glés, ex­pe­rien­cia, exá­me­nes e in­vi­ta­cio­nes dis­cre­cio­na­les de las fe­de­ra­cio­nes. Su gi­ra de tor­neos le lle­va es­tos días a la pre­via de Wimbledon, don­de ya es­tu­vo el ve­rano pa­sa­do, pe­ro aho­ra pro­lon­ga­rá su ta­rea y tra­ba­ja­rá tam­bién du­ran­te el cua­dro fi­nal.

«To­da­vía no me lo creo», co­men­ta Fran­co Ojea, que to­da­vía no tie­ne una ti­tu­la­ción in­ter­na­cio­nal que sí al­can­za­ron el co­ru­ñés An­drés Ra­mos y el vi­gués Álex Soto. El olí­vi­co lle­gó a ha­cer el exa­men pa­ra lo­grar la cha­pa bron­ce —el ter­cer es­ca­lón del ar­bi­tra­je in­ter­na­cio­nal—, pe­ro ter­mi­nó apar­can­do su ca­rre­ra.

«Si la me­mo­ria no me fa­lla, Ma­nuel se­rá el pri­mer ár­bi­tro ga­lle­go en el cua­dro fi­nal de un

grand slam», ex­pli­ca Lis Igle­sias, ex­pre­si­den­te del Co­mi­té Ga­lle­go de Ár­bi­tros de Tenis.

Los tres es­ca­lo­nes ha­cia la éli­te

Aho­ra se cum­plen 20 años des­de que Soto logró su ti­tu­la­ción co­mo ár­bi­tro na­cio­nal en 1996. Ga­li­cia aco­gía tor­neos in­ter­na­cio­na­les to­dos los ve­ra­nos y ne­ce­si­ta­ba au­men­tar su es­ta­men­to de jue­ces de si­lla y de lí­nea. Dos tem­po­ra­das des­pués con­si­guió la ti­tu­la­ción in­ter­na­cio­nal en Tur­quía. «Co­mo lo iba ha­cien­do bien, me ani­ma­ban a dar nue­vos pa­sos». Ese exa­men le dio la cha­pa blan­ca, el cuar­to es­ca­la­fón, aún le­jos del bron­ce, la pla­ta y el oro, la éli­te que di­ri­ge fi­na­les de grand slams.

Trein­ta se­ma­nas de tor­neos

«Yo ju­gué a cier­to ni­vel, lue­go me de­di­qué más a la do­cen­cia y con el ar­bi­tra­je pu­de co­no­cer el tenis con una vi­sión más com­ple­ta, des­de los cha­va­les que em­pie­zan en tor­neos co­mo el de Vigo has­ta los que jue­gan los grand

slams», co­men­ta Soto, que es­tu­vo en Ro­land Ga­rros, Wimbledon, los Mas­ters 1000 que se ce­le­bran en Eu­ro­pa... En los tor­neos de me­nos res­pon­sa­bi­li­dad, co­mo juez de si­lla, y en los más im­por­tan­tes, co­mo lí­nea. Coin­ci­dió con Na­dal, Ver­das­co, Fe­rrer... «Lle­gué a tra­ba­jar 22 se­ma­nas al año en­tre el 2000 y el 2007, pe­ro en­ton­ces me sur­gió una opción la­bo­ral que me in­tere­sa­ba más», re­cuer­da el ár­bi­tro vi­gués.

Lo mis­mo le su­ce­dió al co­ru­ñés An­drés Ra­mos. Ti­tu­la­do co­mo ár­bi­tro na­cio­nal ya an­tes de ser me­nor de edad, a los 21 sa­có el tí­tu­lo in­ter­na­cio­nal y pi­só va­rios paí­ses. «En el 2014 ar­bi­tré ca­si 30 se­ma­nas». De Mé­xi­co a Ja­pón, y de Wimbledon a Va­len­cia. Has­ta que una ofer­ta la­bo­ral le de­jó sin tiem­po pa­ra di­ri­gir par­ti­dos.

To­da­vía con 22 años, Ma­nuel Fran­co, aho­ra en Wimbledon, pre­ten­de re­co­rrer ese ca­mino. Su ren­di­mien­to le va abrien­do puer­tas a un rit­mo al­to: «He ido apren­dien­do mu­chí­si­mo al ar­bi­trar en su­per­fi­cies di­fe­ren­tes a dis­tin­tos ti­pos de ju­ga­do­res».

El re­fe­ren­te de Lah­ya­ni

Ma­nuel Fran­co de­pen­de aho­ra de que le pro­mue­va la fe­de­ra­ción es­pa­ño­la. Ci­ta dos re­fe­ren­tes con los que ya tra­ba­jó en una pis­ta, el ita­liano Ma­nuel Mes­si­na, por su com­pli­ci­dad con to­dos los jue­ces de lí­nea, y el sue­co Moha­med Lah­ya­ni por su va­len­tía y ve­lo­ci­dad al co­rre­gir can­tos. Lu­cen en el es­ca­lón al que le col­ma­ría lle­gar. «Con­se­guir la cha­pa oro se­ría un sue­ño, pe­ro re­quie­re ser muy bueno y con­tro­lar to­dos los as­pec­tos: las lí­neas, los ju­ga­do­res, el pú­bli­co, los re­co­ge­pe­lo­tas... Aún ten­go que dar mu­chos pa­sos an­tes», re­fle­xio­na.

Li­diar con McEn­roe

El juez de si­lla de tenis se en­fren­ta a ju­ga­do­res con ca­rác­ter. Ha­bi­tual de las prue­bas ga­lle­gas in­ter­na­cio­na­les en los años 90, el co­ru­ñés Eduar­do Alon­so le pi­tó a John McEn­roe en una ex­hi­bi­ción en San­ta Isa­bel que tam­bién reunió a Ser­gi Bru­gue­ra, Car­los Cos­ta y Ka­rel No­va­cek. Y sa­lió ai­ro­so del pa­pe­lón an­te el ca­ris­má­ti­co y pro­tes­tón ju­ga­dor es­ta­dou­ni­den­se, en­ton­ces ya con­ver­ti­do en una le­yen­da.

Es una ca­rre­ra cor­ta, pe­ro en pro­gre­sión. Ya par­ti­ci­pó en tor­neos en cin­co paí­ses di­fe­ren­tes

El ár­bi­tro de Boiro par­ti­ci­pa ya es­tos días en la pre­via del tor­neo lon­di­nen­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.