Seis per­so­nas duer­men ca­da día en el HULA pa­ra so­me­ter­se a prue­bas de sue­ño

El ser­vi­cio lu­cen­se, que es re­fe­ren­cia en Es­pa­ña en el tra­ta­mien­to de los pa­cien­tes con as­ma, ob­tu­vo la ex­ce­len­cia

La Voz de Galicia (Lugo) - - Lugo - DO­LO­RES CELA

En­tre seis y sie­te per­so­nas duer­men a dia­rio en las ca­mas ha­bi­li­ta­das en la uni­dad del sue­ño del HULA, que de­pen­de del ser­vi­cio de Neumología, pa­ra rea­li­zar los es­tu­dios que de­ter­mi­nan si pa­de­cen ap­neas. Es­ta pa­to­lo­gía, que cons­ti­tu­ye la cau­sa más fre­cuen­te de con­sul­ta res­pi­ra­to­ria, ge­ne­ra ca­da año 341 pri­me­ras ci­tas y el pa­sa­do año 1.066 prue­bas diag­nós­ti­cas, en­tre po­li­gra­fías res­pi­ra­to­rias y po­li­som­no­gra­fías. Del fun­cio­na­mien­to de es­ta uni­dad, jun­to con la de as­ma y la de EPOC, las tres en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias cró­ni­cas más pre­va­len­tes, tra­tó el je­fe de ser­vi­cio de es­ta es­pe­cia­li­dad, Luis Pé­rez de Llano, en la úl­ti­ma con­fe­ren­cia del ci­clo de char­las sa­lu­da­bles, or­ga­ni­za­da por la EOXI Lu­go, Mon­for­te y Cer­vo y La Voz de Ga­li­cia. Pé­rez de Llano apor­tó al­gu­nas cla­ves so­bre có­mo es­tá abor­dan­do el HULA es­tas tres pa­to­lo­gías.

AP­NEA

Per­fil: hom­bre, 40 años, con

so­bre­pe­so. Es la cau­sa más fre­cuen­te de con­sul­ta de pa­to­lo­gía res­pi­ra­to­ria. Se de­be a un pro­ble­ma de oxi­ge­na­ción que in­te­rrum­pe el sue­ño va­rias ve­ces a lo lar­go de la no­che. Pro­du­ce som­no­len­cia diur­na, ries­go de ac­ci­den­tes de cir­cu­la­ción y pro­ble­mas de con­cen­tra­ción. Su pre­va­len­cia es de en­tre un 2% y un 4% de la po­bla­ción adul­ta. Re­quie­re téc­ni­cas ex­per­tas pa­ra po­der diag­nos­ti­car­la, co­mo los es­tu­dios de sue­ño, que su­po­nen que el pa­cien­te ten­ga que que­dar­se a dor­mir una no­che en el HULA pa­ra con­tro­lar las in­ci­den­cias y ana­li­zar­las por or­de­na­dos. Dis­po­ne de un gru­po es­pe­cí­fi­co, con un mé­di­co y per­so­nal de en­fer­me­ría adies­tra­do.

Tra­ta­mien­to: CPAP (res­pi­ra­do­res noc­tur­nos). Son mu­chos los pa­cien­tes a los que se les in­di­ca y tam­bién mu­chos los que no duer­men con la mas­ca­ri­lla, lo que su­po­ne que el tra­ta­mien­to sea in­efi­cien­te. El ajus­te re­quie­re un se­gun­do es­tu­dio de sue- ño, se­gún se­ña­ló Pé­rez de Llano, quien des­ta­có tam­bién el im­por­tan­te pa­pel que jue­ga la en­fer­me­ría en la edu­ca­ción de los pa­cien­tes. No to­dos los pa­cien­tes que ron­can su­fren ap­nea.

EPOC

Per­fil: Per­so­na fu­ma­do­ra de en­tre 40 y 80 años. Es­ta en­fer­me­dad no es so­lo im­por­tan­te por su pre­va­len­cia, sino tam­bién por su gra­ve­dad. Cur­sa con fa­ti­ga y se diag­nos­ti­ca con una es­pi­ro- me­tría. Se ma­ni­fies­ta a tra­vés de bron­qui­tis cró­ni­ca y en­fi­se­ma pul­mo­nar. El 15% de los afec­ta­dos son hom­bres y el 5% mu­je­res. Es una pa­to­lo­gía, se­gún Pé­rez de Llano, que si­gue cre­cien­do y que no es­tá con­tro­la­da. «No he­mos con­se­gui­do — se­ña­ló el neu­mó­lo­go— cam­biar la pen­dien­te de la cur­va». Pa­ra lu­char con­tra el ta­ba­quis­mo el HULA (aten­ción pri­ma­ria tam­bién) dis­po­ne de su pro­pia con­sul­ta pa­ra ayu­dar a de­jar es­ta adic­ción. Ade­más del tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co, tam­bién ofre­ce reha­bi­li­ta­ción, en la que tra­ba­jan la mus­cu­la­tu­ra de las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res, con muy bue­nos re­sul­ta­dos. Pé­rez de Llano nue­va­men­te des­ta­có el pa­pel de la en­fer­me­ría pa­ra ex­pli­car la en­fer­me­dad y el uso de in­ha­la­do­res.

Lu­go, una ex­cep­ción. Los neu­mó­lo­gos lu­cen­ses cons­ta­ta­ron al es­tu­diar a los pa­cien­tes de EPOC que ha­bía un nú­me­ro im­por­tan­te de ellos que es­ta­ban re­la­cio­na­dos con la in­ha­la­ción del hu­mo de la le­ña y vin­cu­la­dos a las la­rei­ras y a las co­ci­nas eco­nó­mi­cas.

So­bre­diag­nós­ti­co e in­fra­diag­nós­ti­co. Hay un nú­me­ro im­por­tan­te de en­fer­mos de EPOC que es­tán sin diag­nos­ti­car por­que no han acu­di­do a la con­sul­ta de su mé­di­co con fa­ti­ga, que es el prin­ci­pal sín­to­ma. Otros, sin em­bar­go, es­tán re­ci­bien­do tra­ta­mien­to pres­cri­to por sus mé­di­cos de ca­be­ce­ra sin ha­ber con­fir­ma­do el diag­nós­ti­co con una es­pi­ro­me­tría. «No he­mos con­se­gui­do —di­jo Pé­rez de Llano— que las ha­gan en to­dos los cen­tros de aten­ción pri­ma­ria». Los diag­nós­ti­cos erró­neos su­po­nen no so­lo un gas­to inú­til al sis­te­ma, sino tam­bién tra­ta­mien­tos in­ne­ce­sa­rios, que pue­den cau­sar efec­tos se­cun­da­rios.

Hos­pi­tal de día. El ser­vi­cio de Neumología del HULA, se­gún ex­pli­có Pé­rez de Llano pu­so en mar­cha el pri­mer cen­tro de día de la es­pe­cia­li­dad en Ga­li­cia, ya en la eta­pa en la que fun­cio­na­ba el hos­pi­tal de Cal­de. Lo im­plan­ta­ron des­pués en otros cen­tros ga­lle­gos. Su­po­ne una vía de ac­ce­so di­rec­ta pa­ra los pa­cien­tes del ser­vi­cio, se­gún ex­pli­có su je­fe. Exis­te un te­lé­fono pa­ra po­ner­se en con­tac­to con el per­so­nal y en el pla­zo má­xi­mo de 24 ho­ras acu­den a una con­sul­ta, que ge­ne­ral­men­te, se­gún di­jo se pro­du­ce en el mis­mo día. El hos­pi­tal de día fun­cio­na pa­ra los epi­so­dios agu­dos de ines­ta­bi­li­dad clí­ni­ca (exa­cer­ba­cio­nes), co­mo con­se­cuen­cia de em­peo­ra­mien­tos pun­tua­les. Es­te ti­po de aten­ción su­po­ne, se­gún Pé­rez de Llano, que so­la­men­te el 5% ten­gan que in­gre­sar.

Cui­da­dos pa­lia­ti­vos. Es una de las asig­na­tu­ras pen­dien­tes del ser­vi­cio, en la que es­tán dan­do al­gu­nos pa­sos. Cuan­do los neu­mó­lo­gos no con­si­guen con­tro­lar a sus pa­cien­tes en una ca­rre­ra ha­cia el em­peo­ra­mien­to las op­cio­nes son, el tras­plan­te o los cui­da­dos pa­lia­ti­vos. Los pri­me­ros no se rea­li­zan en Lu­go, se ha­cen en A Co­ru­ña. «No hay que qui­tar los tra­ta­mien­tos —di­jo en re­fe­ren­cia a los se­gun­dos— hay que ali­viar los sín­to­mas.

AS­MA

Una su­ma de fac­to­res ge­né­ti­cos y am­bien­ta­les. Su pre­va­len­cia es me­nor. Afec­ta a en­tre un 4% y un 7% de la po­bla­ción adul­ta y a un 10% de los ni­ños. Es una de las en­fer­me­da­des en las que el HULA es­tá es­pe­cia­li­za­do y de he­cho, es mo­dé­li­ca en Es­pa­ña. Ob­tu­vo la ex­ce­len­cia de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Neumología. Pé­rez de Llano apun­tó que se ha­bía crea­do una con­sul­ta es­pe­cí­fi­ca al con­si­de­rar que se tra­ta de un pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca. So­la­men­te un ter­cio de los hos­pi­ta­les la tie­nen. Su crea­ción la jus­ti­fi­có, en­tre otras ra­zo­nes, en que el 5% de los pa­cien­tes que la pa­de­cen su­fren una gran dis­ca­pa­ci­dad, pe­se a los tra­ta­mien­tos. Ge­ne­ra ade­más el 50% del gas­to de las en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias. Un as­má­ti­co gas­ta en me­di­ca­men­tos 1.726 eu­ros al año. Al igual que en EPOC, los pro­fe­sio­na­les del ser­vi­cio cons­ta­ta­ron que exis­te un so­bre­diag­nós­ti­co y des­cu­brie­ron que el 18% de los pa­cien­tes que acu­den a la con­sul­ta, que fu­man y tie­nen so­bre­pe­so no pa­de­cen la en­fer­me­dad. Sus sín­to­mas se con­fun­den con los de la an­sie­dad y de EPOC. Pa­ra con­fir­mar el diag­nós­ti­co son ne­ce­sa­rias prue­bas más es­pe­cí­fi­cas que no pue­de rea­li­zar en las con­sul­tas de pri­ma­ria.

Pé­rez de Llano plan­tea co­mo asig­na­tu­ra pen­dien­te los cui­da­dos pa­lia­ti­vos

AL­BER­TO LÓ­PEZ

Pé­rez de Llano es­tá al fren­te del ser­vi­cio des­de el 2005.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.