La Ita­lia de siem­pre, pe­ro con ban­das

Al or­den, de­fen­sa y gen ga­na­dor, Con­te le ha aña­di­do dos ca­rri­les pa­ra ga­nar pre­sen­cia ofen­si­va

La Voz de Galicia (Lugo) - - Eurocopa 2016 - X. R. CAS­TRO

Di­ce el ma­nual que es­ta Ita­lia no en­ga­ña, pe­ro tie­ne sus co­sas di­fe­ren­tes. Es cier­to que de­fien­de con or­den, que tie­ne el gen ga­na­dor ins­ta­la­do en su ca­mi­se­ta y que par­te de un sis­te­ma que el 90 % de los fut­bo­le­ros re­pro­ba­rían, pe­ro el ri­val de Es­pa­ña en oc­ta­vos tie­ne otras co­sas. No utiliza una de­fen­sa de cin­co, sino que cie­rra con tres cen­tra­les y los ca­rri­le­ros son ofen­si­vos, los tres del cen­tro del cam­po com­bi­nan ki­ló­me­tros con po­si­ción tác­ti­ca y los dos de arri­ba, más que mar­car, tie­nen que abrir es­pa­cios. Por­que si al­go tie­ne cla­ro Con­te des­de sus tiem­pos de apren­diz de en­tre­na­dor es que sus equi­pos de­ben fi­na­li­zar con cua­tro en po­si­ción de re­ma­te.

EL PLAN B Las le­sio­nes de los ju­go­nes pro­vo­ca­ron un ajus­te

«En mi opi­nión es­to es un plan de emer­gen­cia», co­men­ta An­drea De Pau­li, corresponsal en la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca del Co­rrie­re De­llo Sport y co­men­ta­ris­ta de beIN Sports. Por­que Con­te se que­dó sin los ju­go­nes. Mar­chi­sio y Ve­rra­ti se le­sio­na­ron, des­pués ca­yó Mon­to­li­vo, y an­te la fal­ta de ca­li­dad el se­lec­cio­na­dor op­tó por apos­tar por el plan tra­di­cio­nal, aun­que con su to­que per­so­nal.

ES­QUE­MA Un 3-5-2 co­mo sis­te­ma, pe­ro con tres de­fen­sas, no cin­co

Aun­que pue­da pa­re­cer­lo, Ita­lia no de­fien­de con cin­co ju­ga­do­res, sino que lo ha­ce con tres cen­tra­les na­tos, to­dos ellos de la Ju­ven­tus (su de­fen­sa ti­tu­lar). Bar­za­gli, Bo­nuc­ci y Chie­lli­ni son los en­car­ga­dos de ce­rrar el jue­go y de ac­tuar de mu­ro an­te su com­pa­ñe­ro de equi­po Buf­fon (en­tre los cua­tro su­man 362 in­ter­na­cio­na­li­da­des con la az­zu­rra). «Ellos son los fue­ra de se­rie de es­ta Ita­lia», pre­ci­sa De Pau­li. En el ca­so de Bo­nuc­ci, es un des­ta­ca­do es­pe­cia­lis­ta en la aper­tu­ra del jue­go.

LOS CA­RRI­LES Pa­si­llos ha­cia el ata­que con Can­dre­va fi­jo en la de­re­cha

Si al­guien de­vo­ra ki­ló­me­tros en es­ta Ita­lia son sus dos ca­rri­le­ros, «que tie­nen ta­reas de­fen­si­vas pe­ro tam­bién mi­ran ha­cia ade­lan­te —di­ce el corresponsal—, que es un po­co la no­ve­dad». Can­dre­va en la ban­da de­re­cha es un in­to­ca­ble, por re­co­rri­do y por ca­pa­ci­dad pa­ra col­gar ba­lo­nes, mien­tras en la iz­quier­da Con­te ya ha pro­ba­do con Dar­mian y Si­glio.

EL EN­TRE­NA­DOR Au­tor de una te­sis so­bre el 3-3-4, su idea pri­ma­ria

An­to­nio Con­te le pu­so la guin­da a sus es­tu­dios pa­ra ser en­tre­na­dor pre­sen­tan­do un tra­ba­jo fi­nal de ca­rre­ra con el 3-3-4 co­mo sis­te­ma de jue­go. Es­ta apues­ta es la que tie­ne en la ca­be­za, y aun­que no la po­ne en prác­ti­ca en el plan­tea­mien­to ini­cial sí la eje­cu­ta en la fa­se de ata­que. «En Ita­lia los de­lan­te­ros no pue­den ir­se a las ban­das, sino com­bi­nar en­tre ellos por el cen­tro pa­ra de­jar las ban­das pa­ra los ca­rri­le­ros pa­ra ata­car con cua­tro», ex­pli­ca An­drea.

LA APUES­TA Ki­ló­me­tros en el me­dio cam­po a fal­ta de fút­bol

El gran dé­fi­cit de es­ta Ita­lia es la fal­ta de un Pir­lo en el cen­tro del cam­po. Sin un ju­ga­dor crea­ti­vo en la con­vo­ca­to­ria, los tres cen­tro­cam­pis­tas in­te­rio­res lle­van a su má­xi­ma ex­pre­sión los axio­mas de or­den y es­fuer­zo. Fren­te a Bél­gi­ca, en el par­ti­do que les de­vol­vió todo el cré­di­to, co­rrie­ron más que nin­gu­na otra se­lec­ción. De Ros­si y Pa­ro­lo, am­bos trein­ta­ñe­ros, mar­can los tiem­pos en el re­plie­gue y la sa­li­da y Giac­che­ri­ni, el más do­ta­do téc­ni­ca­men­te, es el que lle­ga des­de la se­gun­da lí­nea.

EL ATA­QUE A los de­lan­te­ros se les exi­ge tra­ba­jo más que ca­li­dad

«Ha re­nun­cia­do a In­sig­ne, que tie­ne más ta­len­to pe­ro no po­see las ca­rac­te­rís­ti­cas de que le gus­tan más a Con­te». La fra­se del es­pe­cia­lis­ta con­fir­ma la apues­ta por Pe­lle y Eder (bra­si­le­ño na­cio­na­li­za­do y muy cri­ti­ca­do en Ita­lia), dos de­lan­te­ros que ba­san su ta­rea en la pre­sión y en la pe­lea.

DA­NIEL ZENNARO

Los ita­lia­nos de­mos­tra­ron en el par­ti­do an­te Bél­gi­ca que pue­de de­fen­der co­mo un ejer­ci­to y en­con­trar so­lu­cio­nes en ata­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.