La gran sa­ga de los is­lan­de­ses

Or­gu­llo y fe­li­ci­dad en una hin­cha­da que sue­ña con ven­cer a In­gla­te­rra en oc­ta­vos de fi­nal

La Voz de Galicia (Lugo) - - Eurocopa - JOSE VA­LEN­CIA

Is­lan­dia es un país le­gen­da­rio, de sa­gas, de épi­ca, de gran­des ges­tas y de vic­to­rias. Su literatura es­tá lle­na de ha­za­ñas me­die­va­les, que rían­se us­te­des de El Se­ñor de los

Ani­llos. La pe­que­ña is­la es­can­di­na­va, que se in­de­pen­di­zó de Di­na­mar­ca en 1944, es­tá es­cri­bien­do con le­tras de oro su his­to­ria fut­bo­lís­ti­ca. Fue un hi­to cla­si­fi­car­se por pri­me­ra vez pa­ra una Eu­ro­co­pa y ya pre­pa­ran el par­ti­do de los oc­ta­vos de fi­nal fren­te a se­lec­ción in­gle­sa, los que in­ven­ta­ron el fút­bol.

«Los is­lan­de­ses so­mos unos lo­cos del fút­bol in­glés —di­jo el se­lec­cio­na­dor Hei­mir Hall­gríms­son— ellos qui­zá no se­pan mu­cho de no­so­tros, pe­ro no­so­tros sa­be­mos mu­cho de ellos».

To­dos los is­lan­de­ses es­tán or­gu­llo­sos y fe­li­ces con su se­lec­ción. Un to­tal de 10.000 afi­cio­na­dos apo­ya­ron al equi­po en Saint De­nis, en don­de Is­lan­dia se im­pu­so a Aus­tria y con­se­guía el pa­se a oc­ta­vos de fi­nal: «Es­pe­ro que al­guien es­té cui­dan­do del país» de po­co más de 300.000 ha­bi­tan­tes, di­jo uno de los ju­ga­do­res al fi­nal del en­cuen­tro, mien­tras que otro sig­ni­fi­ca­ba que era un triun­fo en fa­mi­lia: «Co­noz­co al cin­cuen­ta por cien­to de la hin­cha­da que ha ve­ni­do», di­jo.

El mi­la­gro is­lan­dés es­tá ba­sa­do en el sa­cri­fi­cio, en la ra­za y la ilu­sión de unos ju­ga­do­res hu­mil­des pe­ro con ca­rác­ter.

El se­lec­cio­na­dor in­glés, el ve­te­rano Roy Hodg­son es cons­cien­te de lo que se en­con­tra­rá el lu­nes, día, 27, a las 21.00 ho­ras: «Is­lan­dia ha cons­trui­do su éxi­to a par­tir de una or­ga­ni­za­ción de­fen­si­va muy só­li­da y una éti­ca de tra­ba­jo in­creí­ble. Ten­dre­mos que ser más des­pia­da­dos y mos­trar un ma­yor ins­tin­to ase­sino de ca­ra al gol pa­ra ga­nar es­te en­cuen­tro», di­jo.

Co­rrie­ron lá­gri­mas y, mu­chas, en­tre los fut­bo­lis­tas is­lan­de­ses, téc­ni­cos, afi­cio­na­dos y has­ta en­tre los pe­rio­dis­tas tras el triun­fo fren­te a Aus­tria. Na­die les ha re­ga­la­do na­da y la en­tre­ga pa­ra el par­ti­do fren­te a los in­gle­ses es­tá ga­ran­ti­za­da. En es­te com­bi­na­do na­die se rin­de, la ilu­sión es la ban­de­ra.

Así son los son, que son las tres le­tras con las que fi­na­li­zan los ape­lli­dos de to­dos y ca­da uno de los ju­ga­do­res de es­ta se­lec­ción. Los ape­lli­dos is­lan­de­ses son en reali­dad pa­tro­ní­mi­cos. En la ma­yo­ría de los ca­sos se to­ma el nom­bre del pa­dre y se le aña­de Son (hi­jo de) en el ca­so de los ni­ños y Dó­tir, en el ca­so de las ni­ñas.

Cien pro­fe­sio­na­les

Is­lan­dia es un país con po­co más de 330.000 ha­bi­tan­tes y 27.000 li­cen­cias de fút­bol de los que ape­nas un cen­te­nar de ju­ga­do­res son pro­fe­sio­na­les, que jue­gan en dis­tin­tos equi­pos del fút­bol con­ti­nen­tal. Es el fút­bol en su es­ta­do más pu­ro.

«En Is­lan­dia so­mos unos lo­cos del fút­bol in­glés, sa­be­mos mu­cho de ellos»

KENZO TRIBOILLARD AFP

Los fut­bo­lis­tas is­lan­de­ses ce­le­bran su cla­si­fi­ca­ción pa­ra los oc­ta­vos de fi­nal de la Eu­ro­co­pa en el es­ta­dio Saint De­nis, en Pa­rís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.