El irres­pon­sa­ble que re­co­ge co­mo tem­pes­tad los vien­tos que sem­bró

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - JUAN CAR­LOS MAR­TÍ­NEZ

La bio­gra­fía de David Ca­me­ron ya no po­drá li­brar­se de los ad­je­ti­vos te­me­ra­rio e irres­pon­sa­ble. Se los han apli­ca­do los prin­ci­pa­les lí­de­res po­lí­ti­cos es­pa­ño­les, pe­ro tam­bién miem­bros proeu­ro­peos de su par­ti­do y di­ri­gen­tes de paí­ses tan pró­xi­mos co­mo Ir­lan­da. La ju­ga­da de Ca­me­ron pa­ra aca­llar a los eu­ro­es­cép­ti­cos to­ries e in­cor­po­rar­los a su des­ca­fei­na­do eu­ro­rre­for­mis­mo le ha sa­li­do mal, y las pér­di­das las pa­ga­rá él en pri­mer lu­gar, pe­ro tam­bién los ciudadanos británicos, que van a per­der po­der ad­qui­si­ti­vo; el Reino Unido, por­que es­co­ce­ses y no­rir­lan­de­ses ya re­cla­man re­fe­ren­dos, y la UE, en don­de que­da abo­na­do el cam­po de los ul­tra­na­cio­na­lis­mos dis­gre­ga­do­res.

Ca­me­ron ha se­gui­do un ca­mino si­nuo­so hasta la con­vo­ca­to­ria del re­fe­ren­do. Edu­ca­do con las éli­tes en Eton y en Ox­ford, des­co­no­ce las ba­ses de su país que han da­do el triun­fo a la op­ción de salida y, se­gún al­gu­nos crí­ti­cos, ado­le­ce de una gra­ve fal­ta del sen­ti­do de reali­dad.

En­tró en política co­mo ase­sor del Go­bierno de John Ma­jor, cuan­do el par­ti­do, tras la apo­teo­sis de la era That­cher, em­pe­za­ba a di­vi­dir­se en­tre eu­ro­es­cép­ti­cos y eu­ro­peís­tas. Du­ran­te los 13 años de Go­bier­nos la­bo­ris­tas, los to­ries fra­ca­sa­ron en su bus­ca de un lí­der ca­ris­má­ti­co. Ca­me­ron se im­pu­so con un pro­gra­ma in­no­va­dor, que pro­fun­di­za­ría en la re­duc­ción del pe­so del Es­ta­do con la su­bro­ga­ción de ser­vi­cios pú­bli­cos en or­ga­ni­za­cio­nes vo­lun­ta­rias de la so­cie­dad ci­vil.

La campaña del bre­xit ha des­ve­la­do la es­ca­sa con­vic­ción eu­ro­peís­ta del pri­mer mi­nis­tro. Se ha ai­rea­do una gra­ba­ción su­ya del año 2009, cuan­do era lí­der de la opo­si­ción, en la que fus­ti­ga du­ra­men­te el Tra­ta­do de Lis­boa que iba a en­trar en vi­gor por su «ma­si­va trans­fe­ren­cia de po­de­res de los Es­ta­dos na­cio­na­les de Eu­ro­pa a Bru­se­las» y por la crea­ción de un Eje­cu­ti­vo co­mu­ni­ta­rio.

Fal­ta de cre­di­bi­li­dad

Con es­tos an­te­ce­den­tes, la campaña de Ca­me­ron no ha si­do creí­ble. Sus crí­ti­cos creen que la con­ver­sión al eu­ro­peís­mo se pro­du­jo en cuan­to lle­gó al po­der y re­ci­bió con­se­jos en ese sen­ti­do del Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos. La con­vo­ca­to­ria del re­fe­ren­do no cua­dra con es­tas pre­sio­nes, pe­ro ya ha­bía com­pro­me­ti­do a su par­ti­do a con­vo­car la con­sul­ta si los to­ries lle­ga­ban al po­der. El fuer­te as­cen­so del Par­ti­do por la In­de­pen­den­cia del Reino Unido (UKIP) lo im­pul­só a va­lo­rar de nue­vo la con­vo­ca­to­ria, pa­ra que su par­ti­do se apun­ta­se el tan­to de los va­lo­res pa­trió­ti­cos.

Pre­ten­día, de pa­so, si­len­ciar a sus co­rre­li­gio­na­rios eu­ro­es­cép­ti­cos con una re­ne­go­cia­ción de la aso­cia­ción con Eu­ro­pa si­mi­lar a la que lo­gró That­cher en 1985 cuan­do se ins­tau­ró la re­ba­ja de apor­ta­cio­nes a la UE que se co­no­ce co­mo el che­que bri­tá­ni­co. En fe­bre­ro, tras una bre­ve ne­go­cia­ción en la ca­pi­tal europea, Ca­me­ron anun­ció que ha­bía con­se­gui­do «un acuer­do que da al Reino Unido un es­ta­tus es­pe­cial en la Unión Europea». Na­die le cre­yó. Pe­ro aun así él con­vo­có la con­sul­ta.

Los re­fe­ren­dos, co­mo apren­di­mos en Es­pa­ña du­ran­te el fe­li­pis­mo, se con­vo­can pa­ra ga­nar­los. Ca­me­ron se ti­ró a la pis­ci­na sin si­quie­ra es­tar con­ven­ci­do de que es­tu­vie­ra llena. Ayer, com­pun­gi­do y frus­tra­do, po­nía fin a su ca­rre­ra política mien­tras sus com­pa­ñe­ros de par­ti­do em­pe­za­ban a co­men­tar que ha­bía si­do el peor pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co des­de Lord North, el que per­dió las co­lo­nias de Amé­ri­ca en el si­glo XVIII.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.